miércoles, 2 de noviembre de 2016

La utilidad del sindicalismo


«Sin el sindicato se vive mal». No lo dice un sindicalista sino cuatro economistas de los Estados Unidos, el país más hostil al sindicalismo. Lo han publicado en un estudio del autorizado (clica) National Bureau of Economic Research.  Se trata de los profesores Richard Freeman, Eunice Han, David Madland y Brendan Duke. La tesis central de esta investigación es: el sindicato no sólo es útil sino necesario. Lo es –afirman--  para poner en marcha la movilidad social, frenar la tendencia de la sociedad americana al continuo crecimiento de la tasa de desigualdad.

Hará bien el lector en estudiar este trabajo académico. Para sorpresa de propios y extraños –nos dicen estos científicos sociales— los efectos de la sindicalización no se refieren solamente a los afiliados. Hay una correlación geográfica entre alta sindicalización y el bienestar de la población local en general.  O, lo que es lo mismo, las conquistas sindicales tienen una serie de efectos colaterales que afectan a toda la sociedad. 

Por lo general las afirmaciones que hacemos los sindicalistas suelen tener una excesiva carga retórica, que convence sólo a los convencidos. ¿No sería conveniente hacer una investigación del tipo que hemos señalado donde se demuestra con datos aquello que afirmamos? En todo caso, me permito las siguientes sugerencias: alguien debería traducirlo al castellano, otro alguien debería ponerlo como asignatura obligatoria de estudio y, definitivamente, publicado para conocimiento general. La conclusión es: toda afirmación debe ser demostrada. Eso de que «la fe mueve montañas» sirve sólo para grupúsculos y sus caballerizos.