domingo, 6 de noviembre de 2016

El eructo de la CEOE




Pregunto educadamente: ¿qué tienen en la cabeza Joan Rosell y Abdulah Bin Faisal Al Saúd para afirmar enéguménicamente lo que han afirmado? Sabemos que el primero es el presidente de la patronal española; les digo a ustedes que el segundo es el embajador de Arabia Saudita en los Estados Unidos?

Rosell ha dicho que el acceso de las mujeres al trabajo es un problema para conseguir el pleno empleo (1); el saudita va por otros derroteros: «Bombardear Yemen es necesario, como pegar a mi esposa» (2). Comoquiera que ambas personalidades consideran que sus palabras son teología fina ni siquiera se toman la molestia de argumentarlas. Por mi parte, sostengo que estas palabras tan desgraciadas son compartidas por miles de hidalgos de bragueta en el mundo entero; y, al igual que ellos, tampoco me tomo la molestia de demostrarlo. Y más todavía, al menos en lo relativo a lo que han dicho, me inclino por la prudente idea de que ambos conceptos –y por ello, ambos personajes—forman parte de la misma familia zoológica, aunque no sé en qué grado de parentesco.  Porque las declaraciones de Rosell y el saudita tienen un vínculo que sitúa a «la mujer» al margen de la ciudadanía.

Ahora bien, sabemos que Rosell acostumbra a no dar puntada sin hilo. Por lo que mucho nos tememos que sus declaraciones se orientan posiblemente a algún objetivo en políticas de empleo. Cuando la CEOE eructa no es por casualidad.   
           
                        1) http://www.bez.es/302878675/Juan-Rosell-CEOE-cree-que-la-mujer-es-un-problema-para-lograr-el-pleno-empleo.html 

           2) http://www.publico.es/internacional/bombardear-yemen-necesario-pegar-mi.html

1 comentario:

Joana dijo...

Creo que por tener, ni aire tienen!
Seco, seco. Claro que para eso hay que tener cerebro...