miércoles, 29 de junio de 2016

Manoseando a Mister Brexit




Primer tranquillo

Siguen las opiniones de ciertos comentaristas mejor informados que un servidor achacando al brexit una buena parte de la responsabilidad del batacazo electoral de la izquierda. Posiblemente tengan razón, pero yo sigo en mis trece: de momento son intuiciones que todavía nadie ha podido demostrar con datos en la mano. Hay que decir que algunos dirigentes se han referido a ese motivo con tanto esfuerzo como poca diligencia para bucear en las responsabilidades concretas de su propio partido.

Ahora bien, endosar al brexit tamaña responsabilidad se convierte en un arma arrojadiza para quien la plantea. Porque tiene que explicar los motivos de la ciudadanía que le ha dado la espalda por tal cuestión y, por tanto, no ha confiado en la gestión que quien ello afirma haría del post brexit. En suma, hay que acabar el razonamiento que se inicia manoseando el brexit. Lo que tampoco garantiza la bondad de lo que se manifiesta.

¿No habíamos quedado en que la derecha no gestiona las crisis sino que se aprovecha de ellas? ¿No hemos dicho que la derecha no ofrece seguridad en estas situaciones delicadas? (Cosa que un servidor mantiene). Entonces, ¿por qué se argumenta que Mister Brexit le ha echado un capote al Partido Apostólico? Posiblemente, para no abrirse las tripas y ver qué hay dentro de ellas. Y es que parece que tienen un lema: lejos de nosotros la funesta manía de analizar.

Segundo tranquillo

De todas formas, esto del brexit  está siendo aprovechado para oficiar un ajuste de cuentas entre las viejas generaciones y la juventud: a los vejancones británicos se les hace aparecer como dinosaurios antieuropeos y como sectarios insolidarios; a la juventud,  «divino tesoro», según Rubén Darío, se le atribuye el europeísmo y la grandeza de miras. Esta es la interpretación que está calando y ampliándose. Los datos indican otra cosa. Ni tanto ni tan calvo.

Un personaje tan templado como Enrico Letta nos ofrece un dato que echa por tierra el discurso binario entre la zafia senectud y el divino tesoro.  El ex primer ministro italiano nos dice que: «una clave para entender el voto del brexit es que, entre los electores del grupo etario entre los 18 y los 24 años ha ido a votar  solamente el 36 por ciento  y los mayores de 65 años han acudido un 83 por ciento, votando mayoritariamente en contra» (1). Cierto, todo indica que mayoritariamente ese 36 por ciento juvenil ha votado masivamente la permanencia en la Unión Europea. Pero a la inmensa mayoría se le pegaron las sábanas ese día.  En ese sentido, la argumentación esgrimida es bastante cojitranca: propone una premisa mayor, se salta la segunda premisa y concluye pontificalmente la ocurrencia que ya tenía en la cabeza a través de un silogismo viudo.

En resumidas cuentas, dejemos que los prestidigitadores hagan su honorable oficio sin interferencias de los que tocan el piano de oído y de quienes meten interesadamente el barullo que les conviene. Hago una excepción: John Carlin, porque me cae bien, aunque fue el primero que abrió el fuego. Se trata de una cofradía cuyo lema podría ser: lejos de nosotros la funesta manía de demostrar. 

    1) http://www.huffingtonpost.it/2016/06/25/letta-giovani-brexit_n_10673198.html



martes, 28 de junio de 2016

26 J: no le echéis la culpa al pueblo




Joaquim González Muntadas
Director de Ética Organizaciones SL


26 de Junio, el pueblo ha hablado. El resultado está ahí, provocando el enfado y la frustración entre quienes esperábamos otro reparto de escaños en el Congreso de los Diputados, un Congreso que en estos  momentos de especial complejidad deberá afrontar un futuro lleno de riesgos y también de oportunidades, que habían quedado disimulados tras los discursos épicos y las tácticas de folletín durante la larguísima campaña electoral.

No son buenos resultados para quienes entendemos que tras las elecciones del 20D se perdió la oportunidad de construir una nueva forma de hacer política y de relación entre los políticos en nuestro país. Nuestro dilema principal no estaba entre quién era el principal o hegemónico partido de la izquierda política, quién el verdadero socialdemócrata o quién hacía la campaña electoral más rompedora, divertida, emocional, sonriente o triste. Nuestro dilema ni siquiera estaba centrado en quién sería presidente y vicepresidente. 

No, para muchos ciudadanos este no era el dilema. Entendíamos que las nuevas elecciones iban a representar más que una “segunda gran oportunidad” en realidad sería “la perdida de la gran ocasión” para afrontar un cambio moderado, sí, moderado y gradual, pero imprescindible para regenerar nuestras instituciones. Una oportunidad perdida para acometer las reformas que están en el cajón hace décadas y reparar los destrozos sufridos en el  tejido social por la crisis y las políticas insensibles hacia los colectivos más vulnerables y castigados. La oportunidad de acometer esos retos pendientes: la educación, el desempleo , el paro juvenil, la industrialización y mejora de nuestro sistema productivo, la fortaleza del sistema de pensiones, acabar con el embrutecido mercado de trabajo, reforzar el papel de los agentes sociales, su autonomía y la negociación colectiva, etc. etc. 

Para quienes pensamos en la necesidad del cambio, insisto, moderado y gradual, la pregunta es: ¿podemos estar satisfechos tras el 26J?  Creo que no, más bien todo lo contrario. Algunos, como ciertos conocidos politólogos y comentaristas políticos lo expresarán sentenciando que tenemos unos ciudadanos miedosos, atemorizados y analfabetos. Otros, en lugar de reflexionar sobre las estrategias equivocadas y asumir con valentía los errores cometido por los responsables políticos, colgando en las redes su  enfado y decepción con expresiones como “los españoles somos patéticos”, “habrá  que admitir que somos un país de mierda”,  “me avergüenzo de este país”, “en España se premia a los corruptos y ladrones”, “la gente tiene lo que se merece”….. Incluso, algunos de mis paisanos catalanes afirmando “estoy orgulloso de ser catalán porque aquí no se premia a los ladrones” etc. et.

Volveremos a leer análisis sobre las causas de estos resultados y volveremos a ver animados platós de TV con sus periodistas y politólogos, donde escucharemos sus sesudas conclusiones sobre por qué la ciudadanía ha votado como ha votado. Pero parece ser que la razón no debe estar muy lejos de resumirse en: “porque les ha dado la gana a los ciudadanos y ciudadanas”. Una decisión tan legitima y tan errónea para unos o tan acertada para otros como cuando decidieron con su voto libre y democrático meter al bipartidismo el 26 D en el cajón de la historia. Y por ello me siento igualmente decepcionado o igualmente orgulloso de mis conciudadanos y conciudadanas  como en todas y cada una de las elecciones desde 1977, sean legislativas, municipales u autonomías.. ¿Por qué? porque el pueblo es libre y soberano, ahora y siempre

Vistas y oídas algunas reacciones de vergüenza hacia la ciudadanía ante los resultados del 26J, se podría convertir en realidad la parodia escrita por Bertolt Brecht en su poema ‘La Solución’, en la que un gobierno, decepcionado por el pueblo que le había tocado en suerte, deliberaba sobre la posibilidad de disolverlo y elegir uno de nuevo.  Pero lo que se elige son los políticos y los gobiernos, no los pueblos. Por tanto la explicación de los resultados electorales se deberá buscar, no en las supuestas bondades o miserias de la ciudadanía. Sino en los posibles aciertos o errores de los distintos dirigentes políticos que para eso es su oficio, uno de los más bellos y nobles que puede hacer una persona cuando se ejerce con responsabilidad, inteligencia, valentía, generosidad y ética. 


lunes, 27 de junio de 2016

La humillación




Ya conocen ustedes los resultados. Son, sin lugar a dudas, una humillación. La derrota ha sido tan formalmente inesperada que cuesta trabajo dar una explicación con cara y ojos de lo sucedido. Y mucho me temo que oiremos pocas voces sensatas que expliquen con fundamento el resultado de estas elecciones: el Partido Apostólico saca pecho e incrementa su representación, los socialistas retroceden nuevamente y Unidos Podemos pierde más de un millón de votos con relación a las anteriores generales.

Hasta la presente conspicuos dirigentes del PSOE, especialmente doña Susana Díaz y la cabeza de cartel por  Barcelona, parecen conformarse con: menos mal que hemos frenado a Podemos, la primera; la culpa de esto es de Podemos, la segunda. Que en el fondo son la traslación del viejo aforismo «mors tua vita mea» y del chusco «tuerto yo, ciego tú». Que, en todo caso, ni siquiera pretenden explicar lo ocurrido.

¿Por qué ha ocurrido este descalabro caballuno? Les confieso sin rubor alguno: no tengo la menor idea. Yo hacía como aquel Vicente que estaba en la corriente de lo que decía (una parte de) la gente. Por si alguien ha leído en diagonal repito: no tengo explicación razonada de lo que ha pasado. Y, aunque todavía es pronto, todavía nadie ha explicado los motivos.

Cierto, se multiplican los comentarios de que los resultados del brexit nos han jugado una mala pasada. Tal vez. No tengo los datos suficientes para llegar  a dicha conclusión. Así es que, para futuros comentarios, pongo en barbecho ese motivo. De momento lo único que puedo decir es una obviedad de analista de barriada: de un lado, en los cielos hay más gaviotas; de otro lado, la izquierda  que no reforma y la que no transforma han perdido plumaje.

Ahora bien, tan sólo se me ocurren dos sugerencias: las izquierdas, que han salido derrotadas, deben evitar que, a partir de ahora, la legítima competición política se oriente, tras esta derrota, en más división; para ello, cada cual debe partir de sus propias responsabilidades en su fracaso particular, no en el del otro. Y algo más, las casas de las izquierdas, políticas y sociales, tienen demasiadas goteras, muchos desconchados y, con los postigos cerrados, hay poca ventilación. Ni con una mano de pintura se resuelve el problema. Se necesitan obras estructurales desde los fundamentos al tejado, pasando por las paredes maestras. El «quítate tú que me pongo yo» no es un mandamiento conveniente.


Por lo demás, sigue en pie mi indocumentación del por qué nos han dejado sin dentadura.


domingo, 26 de junio de 2016

Margallo no tiene quien le escriba




La reputación que se le atribuye al ministro Margallo como persona capacitada es probablemente exagerada. Sin ir más lejos, ayer se reunieron en Berlín los responsables de Exteriores para tratar en caliente la papeleta del brexit. A nadie se le ocurrió, por lo que se ve, pensar que la presencia de Margallo podía ser de alguna utilidad, de manera que no se cursó invitación alguna para que el ministro español acudiera al encuentro. Y si alguien le invitó, Margallo no acudió. Recordemos que ayer Margallo poco tenía que hacer ya que estábamos en eso que se llama jornada de reflexión. Por lo tanto, así las cosas, nos atrevemos a decir que la susodicha reputación profesional de nuestro hombre es mera murmuración, nacida en los ambigús del Partido Apostólico.

Por otra parte, esta es otra consecuencia de la ausencia de la «cuestión europea» en la campaña electoral, injustificable en todos los partidos y muy en especial de aquellos que se han declarado europeístas, muy europeístas, requeteeuropeistas de verdad. También de este Margallo, cuya bipolaridad ha ido creciendo a lo largo de la campaña: los días pares, luciendo una aproximada cortesía de salón; los días nones, haciendo ostentación de regüeldos de secano, confundiendo a Lope de Vega en «porque, como las paga el vulgo, es justo hablarle en necio para darle gusto».

Desde luego, lo que se constata con la ausencia de Margallo en Berlín, es el nulo peso de España en los asuntos europeos: la inanidad de Mariano Rajoy y sus monaguillos, lo útil que resulta la inasistencia de Margallo y lo que ustedes quieran añadir.


Finalmente,  se rumorea que el consumo de agua de litines, a medida que avanza el día, aumenta en determinados medios. 

sábado, 25 de junio de 2016

¿Sólo la Merkel es responsable del brexit?




«La política europea de la austeridad alemana está arruinando la Unión Europea» (1). Son palabras de Romano Prodi tras conocer los resultados del referéndum británico.  Poco podemos añadir al respecto, pues Prodi que siempre estuvo en las altas atalayas sabe de qué va el asunto. De manera que nosotros, comentaristas de barriada, casi nada podemos añadir.

Ahora bien, echarle la culpa a Merkel y sus amistades alemanas es una observación reduccionista que esconde la voluntaria subalternidad de todos los que han acompañado a la señora de manera acrítica y, por lo tanto, subalterna. Por lo tanto, la afirmación de Monti es, como las medias verdades, aproximadamente tan falsa como los viejos duros sevillanos, que eran totalmente falsos. Ciertamente, Merkel siempre quiso una Europa plegada a lo que pensaba que eran los intereses alemanes. Nunca a los intereses europeos; el caso griego no fue una excepción. Y Monti, que conoce el paño, lo sabe perfectamente y, en cierta media, lo vivió en sus propias carnes.

Así pues, ahora lo más fácil es echarle las culpas a este incompetente de Cameron y, de paso, esconder las responsabilidades, directas e indirectas, a los mandatarios de los estados nacionales y a los chiringuitos trasnacionales de la Unión. Y a todos que siempre babosearon que no hay alternativa a este tipo de Unión Europea. Al de los estados nacionales como fiel infantería de Merkel.

Más todavía, Prodi conoce perfectamente toda la literatura sindical que ha proyectado la Confederación Sindical Europa, orientada a la mejor Europa posible, haciendo observar las derivas extremadamente negativas así de la Unión como la burda copia que de ella hacían los gobiernos nacionales.

Ciertamente, no corren buenos tiempos para la lírica europea. Especialmente porque esta situación se ha dado en el contexto de la crisis de la izquierda y de la parábola descendente del sindicalismo. De modo y manera que separar el brexit y sus consecuencias de la crisis de proyecto y representatividad de las izquierdas, sociales y políticas, no es enhebrar atinadamente la aguja. Por lo que, entiende un servidor con la modestia de los comentaristas de barriada, Monti está echando un capote a los fámulos de Merkel y sus ambigús.

Esperemos que mañana por la noche se abra una lucecita que modestamente pueda abrir nuevos caminos, también para Europa.  


         1) http://www.huffingtonpost.it/2016/06/24/brexit-romano-prodi_n_10651234.html?ncid=fcbklnkithpmg00000001


viernes, 24 de junio de 2016

Tras el brexit, ¿qué harán los sindicatos británicos?




Los británicos han votado que su país salga de la Unión Europeo. Se supone que ellos sabrán lo que les conviene. Lamento tan estúpida decisión que nada bueno les traerá ni a ellos ni a nosotros. Tiempo habrá de reflexionar sobre el particular, de momento toca encajar el golpe, y como acto de desahogo, aprovechando que estamos en San Juan, tiraré unos cuantos petardos para molestar a algunos turistas británicos que esta mañana jaleaban el resultado cerca de la playa.

Ahora mismo la preocupación que tengo es: ¿qué hará la Trade Unions? ¿Seguirá administrativamente la decisión del brexit abandonando la Confederación Europea de Sindicatos? Entiendo que es urgente y necesaria una definición del sindicato británico. Creo que nada impide que nuestros amigos mantengan su adhesión a la CES, al menos en lo que se refiere a los Estatutos. Ahora bien, de igual manera soy del parecer que los órganos dirigentes del sindicato europeo deben tratar el asunto lo más rápidamente posible que se pueda  Por dos razones: una, por las previsibles convulsiones económicas que pueda acarrear el brexit; y, otra, porque de la misma manera que la Unión Europa ha quedado mellada, la CES –sin las Trade Unions--  puede perder media dentadura. Así pues, no dejen las cosas para septiembre.


En resumidas cuentas, a partir de ahora  la CES debe estar de guardia y con un fuerte retén.


jueves, 23 de junio de 2016

Fernández, ese chusquero ministro de Interior, Gomas y Lavajes




¿En qué manos estamos? Es una pregunta pertinente tras el nuevo escándalo que ha protagonizado el beato Fernández, ministro de Interior y de otras gomas y lavajes.

Ya saben ustedes una parte de los últimos sucedidos. Analistas de pluma templada han hablado ya de las primeras derivadas políticas, éticas y morales de lo que se ha dado en llamar el fernándezgate.  Nuestras consideraciones irán por otros derroteros. Que un ministro se dedique a investigar ilegalmente a políticos y sus familiares en beneficio de su propio partido, es algo que atenta contra las paredes maestras de la democracia y del Estado de derecho. En esas condiciones, tales covachuelas se transforman en cloacas. Y comoquiera que el origen de este escándalo está en el despacho oficial del ministro, esta buhardilla deja de ser un aparato del Estado para convertirse en una sentina. Más todavía, de las grabaciones se desprende que ese caballero informa a Mariano Rajoy de lo que se trae entre manos y al Fiscal general --«esto la fiscalía te lo afina, haremos una gestión»-- que será encargado de aquilatar las argucias legales para emplumar a los que piensa investigar, los dirigentes políticos catalanes soberanistas y sus familias. Convirtiendo al uno y al otro en sendos almacenes de estiércol.

Ahora estamos en condiciones de afirmar que la sospecha de que el beato Fernández es un agente activo de la conspiración se ha convertido en certeza. Es un agente compulsivamente activo de una extraordinaria torpeza. Si el diálogo entre el beato Fernández y su interlocutor fue grabado en la sede oficial de Interior, Gomas y Lavajes parece claro que es –por decirlo de una manera suave-- una considerable falta de pericia. Y tres cuartos de lo mismo podemos decir si fue de otra manera. Quiero decir que incluso como conspirador, este Fernández es un chapucero.

¿En qué manos estamos? Todo indica que este Fernández es una persona superlativamente ineficaz, incapaz de ofrecer la aproximada seguridad a la ciudadanía en este mundo tan convulso, amenazado por el terrorismo y otras lacras contemporáneas. Estamos, pues, en las peores manos, y estoy convencido que, además, las cancillerías europeas se han llevado las manos a la cabeza y se pensarán mucho qué niveles de información compartirán con este caballero y el equipo que se rodea.

Leo en un periódico barcelonés que, aprovechando el fernándezgate, una breve reseña sobre Fouché, retratado magistralmente por Stefan Zweig. No hay nada que comparar. Fouché, desde su siniestra grandeza, fue magistral. Nunca le pillaron en un renuncio. Este Fernández es un aprendiz al que se le ha pillado con las manos en la masa, sólo protegido por la mayoría absoluta de su partido. Más concretamente, Fouché fue un profesional, Fernández es simplemente un chusquero.


Nuestro país necesita algo más que un baldeo. El Partido Apostólico está totalmente desacreditado, también, en los grandes asuntos de la seguridad de la ciudadanía. Rajoy y Fernández se han empeñado en ese descrédito.


miércoles, 22 de junio de 2016

La industria en los programas electorales



Comisiones Obreras ha mostrado recientemente su antipatía a la ausencia de la industria en los programas electorales de los partidos políticos. Debemos decir que el sindicato no acostumbra a hablar en balde. En todo caso, para curarnos en salud, lo hemos comprobado: ni la vieja grasa industrial ni los indicios de la innovación tecnológica en el sector aparecen en los prospectos electorales. No están en los papeles de la vieja política y, tres cuartos de lo mismo, tampoco figuran en las fuerzas emergentes. En los discursos de unos y otros nadie dice ni oxte ni moxte sobre el particular. Por lo que se ve, los candidatos son pocos industriosos.

Hay casos que parecen explicarlo. Por ejemplo, en las derechas, de caspa y brillantina, se dijo en su día que «la mejor política industrial es la que no existe». Un constructo que acabó contagiando a aquel Solchaga a mediados de los años 80 y que posteriormente nadie enmendó. Sin embargo, nada disculpa que, en la izquierda que quiere gobernar, se dé el mismo o parecido silencio. Digamos, pues, que en los prospectos electorales de unos y otros hay algo más que una laguna muy preocupante. Entiendo que, así las cosas, ya no se corresponde con aquella educada expresión de Bruno Trentin, «la política está distraída en este asunto», pues en esta ocasión lo más atinado sería que, al menos en la cuestión industrial, la política está en la inopia. Recuérdese que el DRAE explica que la inopia es equivalente a pobreza, indigencia, escasez. Todo ello a pesar de que la industria da de comer, ahora menos que antes, a millones de personas, directa o indirectamente.

Alguien, rizando el rizo, me diría que ese silencio es una consecuencia más de la derrota de los capitales industriales frente a los especulativos; otros afirmarían que ello es fruto del minifundismo industrial de nuestro país. Y no faltará quien haga notar las grandes dosis de superestructuralismo de los prospectos electorales. Sea como fuere, la cuestión industrial se ha quedado como el gallo de Morón: sin plumas y con lánguido cacareo.

Quedan pocos días para corregir esa orfandad. Esperemos que aquellos que misteriosamente llamamos los nuestros  digan cuatro cosas, preferentemente bien dichas.



martes, 21 de junio de 2016

El divismo de algunos periodistas




(Una brevería)

Pienso que nuestro país cuenta con un número apreciable de buenos periodistas. La novedad está en que hay muchas mujeres sobresalientes. Mi observación es que, en no pocas ocasiones, se juntan a esta buena profesionalidad dos elementos que difuminan esta cualidad que comento. Es en los medios televisivos donde aparecen dos defectos que empiezan a arraigarse.  De un lado, la manía casi espasmódica de interrumpir constantemente al entrevistado, al que no se le deja terminar la respuesta. De otro lado, la obsesión del periodista por obtener la respuesta que él mismo desea escuchar. Por lo general estas actitudes están presentes en una serie de profesionales Se diría que donde ha cuajado más ha sido en un reducido grupo de divos que podría tener una influencia negativa en las escuelas de periodismo y en las facultades de ciencias de la información. Es un divismo que de manera reiterativa convierte al periodista en la estrella de la entrevista, mientras que el otro  deviene mera comparsa.

Posiblemente la cosa empezara como elemento de corrección del cantinfleo, de la imprecisión y la vaguedad de una serie de políticos cuyo lenguaje sirve tanto para un barrido como para un cosido. Ahora bien, de ese intento de corrección se ha pasado a un exhibicionismo del profesional del medio televisivo que empieza a ser asaz cargante. Con otra novedad: el periodista de este estilo va abandonando su estatuto de intermediador entre la política y la opinión pública, pasando a querer ser un actor “político” más, que actúa como tal. Lo hace a través de un estatuto auto concedido como representante de la sociedad civil, que le lleva a una representatividad auto conferida.

En fin, Manuela Carmena, agobiada por las interrupciones de su entrevistadora, respondió pausadamente: «Para que tus preguntas sean útiles, déjame que acabe de responderlas». Lo dijo sonriendo, como no dándole importancia a la cosa.

Radio Parapanda. Joaquín Aparicio en CRISIS DE LOS REFUGIADOS, CRISIS DE EUROPA




lunes, 20 de junio de 2016

La formación de dirigentes sindicales 4.0




Primer tranquillo

«… Para esto,  es una excelente noticia que estas últimas semanas la Confederación Europea de Sindicatos (CES) haya anunciado su compromiso prioritario de intervenir con sus propuestas y discusión y la formación de sus cuadros sindicales, en todo aquello que representa la Industria 4.0, la digitalización de la economía y la robotización, para    garantizar que las personas estén presentes en el debate público e institucional y en la negociacion colectiva. Y, por qué no, también, utilizando las nuevas posibilidades que las tecnologías ofrecen a los sindicatos para forjarse un nuevo papel en las empresas y en la sociedad.» Es el colofón de un artículo de Joaquim González, Industria 4.0, los trabajadores no somos robots en http://lopezbulla.blogspot.com.es/2016/06/industria-40-los-trabajadores-no-somos.html

Hay que decir que es una decisión atinada. La acción sindical en su conjunto requiere también priorizar, y en este caso la prioridad en la formación de dirigentes sindicales la CES se orienta adecuadamente. Por este motivo: las decisivas aportaciones que, por lo general, se han hecho al sindicalismo, a lo largo de la historia, han tenido, por lo general, su origen en el centro de trabajo innovado. De ahí se alargaron, primero, al conjunto del universo fabril y, después, al resto de los centros de trabajo y estudio. Hoy, con el fordismo en estado de senescencia, la prioridad de la formación sindical pasa, según la CES, por la industria que llamamos 4.0. No hace falta decir que dar prioridad no significa abandonar nada, simplemente se trata de saber dónde y cómo poner el acento principal.

Segundo tranquillo

Parece obvio que toda operación de refundación del sindicato ponga en primerísimo lugar una didáctica convincente en  lo que dimos en llamar la formación de cuadros. Me imagino que no hay que insistir demasiado en ello, en particular cuando se ha dejado atrás la fase ascendente del movimiento organizado de los trabajadores y se ha pasado a lo que llamé en su día La parábola del sindicato: http://lopezbulla.blogspot.com.es/2014/09/la-parabola-del-sindicato.html. El cambio de situación ha sido de grandes proporciones y todavía está por ver en toda su dimensión las consecuencias de ello, especialmente por la falta de investigaciones sobre el particular.

Tercer tranquillo

En la pirámide de edad de los dirigentes sindicales a todos los niveles podemos observar que la mayoría de los cuadros son cincuentones. No sólo no es preocupante sino que, en mi opinión, me parece una edad idónea para las tareas que tienen encomendadas. Cuestión diferente es que, por muchas razones, haya dificultades para el refresco y la emergencia de nuevas generaciones en la dirigencia sindical. Más todavía, dado que los sociólogos se empeñan en considerar que cada año que pasa aumenta la edad (también de los sindicalistas), es conveniente estar al tanto de ello, pues en menos que canta un gallo los grupos dirigentes puede parecer miembros de un sanedrín.

Ahora bien, si se sigue el atinado método de la CES conviene tener presente algunas cuestiones, así para los cincuentones como para los (insuficientes) cuadros de menor edad, pues estos últimos han sido orientados e influenciados (como no podía ser de otra manera) por los veteranos.

Los sindicalistas cincuentones –y más todavía los de mayor edad--  se han formado y han ejercido sus responsabilidades en la fase del sindicalismo ascendente. Y para mayor precisión en un contexto de certidumbres o aparentes certezas. Fue una fase de continuo incremento de conquistas que, aunque con relativa lentitud, hacía visible la utilidad del sindicalismo y concretamente la utilidad de estar afiliado. Lo sabemos, nunca fue fácil, ni cómodo. Pero, con todos los matices que se quieran poner, ello fue incontestable para quien no tenga legañas  en los ojos.

En el actual paradigma de la parábola descendente del sindicalismo ya no estamos en la fase de ampliación de derechos y controles, sino en la defensa de lo anteriormente conquistado, un importante almacén de derechos democráticos, algunos de ellos cercenados y otros seriamente amenazados. No sólo en España: ahí tenemos las importantes movilizaciones francesas como botón de muestra y, anteriormente, la situación italiana.

En resumidas cuentas, el tránsito de la fase de ampliación a la de defensa es algo en que se encuentran ubicados todos los grupos dirigentes sindicales. Esta es una característica a tener en todo proceso de esa importante tarea de la formación de cuadros. Porque el ejercicio del conflicto social, en cualquiera de sus manifestaciones democráticas, es ante todo un conflicto de saberes y conocimientos concretos en esta fase de 4.0. 



domingo, 19 de junio de 2016

En la muerte de Leopoldo Espuny



Miquel À. Falguera i Baró

La personalidad de Leopoldo Espuny se caracteriza por tres trazos: fue una persona siempre vinculada con el sindicalismo, en especial, con las Comisiones Obreras. Fue un reconocido jurista. Y, lo que dio apoyo a todo lo anterior: Poldo era comunista. Bien también era perico pero hoy no es día para hablar de sus defectos*.

Obviamente me toca a mí hablar aquí de la vertiente de Leopoldo como profesional del Derecho. Podría recordar mil anécdotas que he vivido con él cuando fue mi maestro en mi etapa de abogado o mis experiencias  como amigo personal. Pero os de confesar que odio este tipo de necrológica, dado que se basa esencialmente en el subjetivismo de quien la narra. Y además, estoy convencido que a Poldo no le gustaría. 

A Leopoldo se lo tiene que situar en el marco de aquella vieja escuela iuslaboralista (formada, entre otros, por Luis Salvadoras, Josep Solé Barberà, Albert Fina y Montse Avilés, Cuenca,  Francesc Casaste, Antonio Martín, y luego,  Ascensió Solé o el Sevi** y tantos otros) que defendieron en tiempos muy difíciles los derechos de los trabajadores y, en su día a día profesional  conformaron buena parte del derechos sociales que hoy, recortados, conforman nuestro marco constitucional. 

Aquella vieja escuela tuvo que “inventarse” de la nada el derecho del trabajo desde el páramo franquista. Pero hicieron también una cosa que a menudo se olvida: recordando el poeta, dado que el fuego de ayer ni el fuego de hoy calentaron, hicieron fuego nuevo. Rompieron con viejos dogmas y descubrieron ellos (y nos descubrieron a nosotros) que el Derecho es algo más que una simple superestructura al servicio de las clases dominantes.  Es también el elemento central conformador de la civilidad democrática. Porque contra aquello que hoy se nos quiere imponer desde el pensamiento hegemónico, democracia no es sólo libertad o (si bien esta es imprescindible): es también igualdad y es también fraternidad (o aquello que los padres constituyentes americanos calificaban como “derecho a la felicidad”, por lo tanto: el derecho de cualquier ciudadano a que la sociedad le garantice una vida digna en la que pueda desarrollar todas sus potencialidades como persona). Democracia no sólo es ir a votar cada cuatro años (o cada seis meses) o poderse manifestar por los calle; es esencialmente, la aceptación de los valores fraternales de civilidad.

No deja de ser sintomático que aquello que la “vieja guardia” descubrió en tiempos tan difíciles esté hoy en el centro del debate teórico del pensamiento de los pensadores de cultura marxista. No únicamente en el estado español o en Europa: también a buena parte de Latinoamérica y, en especial, en Cuba.

Me atormenta desde hace tiempo la constatación de que los iuslaboralistas que continuamos el camino de aquellos pioneros no hemos sido capaces de avanzar por la senda por ellos marcada. Me atormenta ver  como los valores democráticos de civilidad de Leopoldo y todos aquellos antecesores dignos se devalúan día a día por los poderosos. Y me atormenta constatar que los continuadores  no hemos sido capaces de inventarnos nuevas soluciones alternativas.

Nuestra incapacidad ha comportado que lo nuevo haya surgido a nuestra espalda y que lamentablemente no se los hayamos podido traspasar como haría falta nuestras experiencias. No hemos sido capaces de traspasar el viejo acerbo, como los viejos maestros hicieron con nosotros.

No era el caso, sin embargo, del Leopoldo  ya senecto, que en su última etapa se dedicaba a escribir, y publicó Rebelion la siguiente reflexión: “Me cuesta seguir el paso de la marcha multitudinaria. Leo un cartel: “Si lucho pueden vencerme, si no lucho estoy vencido”. Y sigo andando con una mezcla de alegría y preocupación. Estoy jubilado. Entre la multitud que marcha ilusionada veo a muchos de mi condición que lucharon durante la larga noche de la plutocracia terrorista y sólo consiguieron una libertad condicional, esto que “llaman democracia y no lo es”. Los viejos no tenemos el derecho de abandonar a los jóvenes y dejarlos tirados en este estado de cosas de la que somos responsables”.

Hace cinco años, con motivo de su septuagésimo aniversario, su familia le organizó una pequeña fiesta con algunos amigos. Me tocó hablar y allá recordé que creo que Leopoldo es la única persona de la que puedo concretar el día que lo conocí: el 25 de enero de 1977, el día siguiente de la matanza de Atocha. Aquel día los estudiantes comunistas habíamos convocado un asamblea a la facultad de derecho (como protesta por las previas muertes de Arturo Ruiz y Mari Luz Nájera) y teníamos fuertes presiones de la dirección del Partido para que canceláramos el  acto (se nos decía que no teníamos que caer en provocaciones). Pero allá estaba Leopoldo –que si no recuerdo mal formaba parte del comité de Barcelona y tenía que hablar en el Paraninfo de la Facultad-, que nos dijo –y cito textualmente-: “yo, en vuestro lugar, haría la asamblea”. La hicimos.

Conocí, por lo tanto, a Leopoldo cuando divisábamos una nueva primavera. Me despido ahora de él cuando parece posible otra nueva primavera. De buen seguro que su enorme corazón de viejo luchador, hinchado de solidaridad y fraternidad con los demás no pudo soportar la alegría de ver como el viejo árbol de la emancipación volvía a florecer.

Gracias por tus enseñanzas, en las cosas del Derecho, de la vida y, especialmente, por los valores que nos transmististes. Y perdona, querido Leopoldo, nuestra incapacidad para seguir tu ejemplo.

Gracias, camarada. 




·                    *   Los pericos son los seguidores del RCD Espanyol (N. del E.)

** Sevi es el mote afectuoso por el que se conoce a Rafael Senra (N. del E.)

sábado, 18 de junio de 2016

La CUP y Maquiavelo: ¿contagio o ignorancia?




¿Saben algunos dirigentes de la CUP quién fue Maquiavelo? Mucho me temo que en el último comunicado de una de sus fracciones exhiben una descomunal ignorancia. Sorprende –o tal vez no tanto— que una fuerza política que se considera de izquierdas (o por lo menos culturalmente bien informada) use el adjetivo «maquiavélico» con los mismos tonos e intenciones de lo más retrógrado de las iglesias cristianas y las derechas más graníticas. A saber, en el sentido de doblez, hipocresía, traición; en suma, malas artes. Esta es la leyenda que se organizó contra  el secretario florentino  con tanta fuerza que penetró en el sentido común garrulo y para pasmo de propios y extraños ha usado una fracción de la CUP contra otra de la misma organización.

Les explico: la CUP anda revuelta y, siguiendo las viejas tradiciones de las izquierdas, sus diversas tendencias cristalizadas se están tirando los platos a la cabeza. Ahora no importa el motivo para lo que queremos decir. Uno de los grupos ha acusado al resto de mantener posturas «sectarias y maquiavélicas». ¿Maquiavélicas? Veamos.

La primera en construir la leyenda fue la iglesia católica, que desde 1559 envió las obras del secretario florentino al Índice de libros prohibidos, creando sobre todo una imagen negativa. El celo más encarnizado lo pusieron los jesuitas, que quemaron la imagen de Maquiavelo en Ingolstadt por ser «coadjutor del demonio». Existe también un antimaquiavelismo protestante: el primer Antimaquiavelo fue publicado en 1576, escrito por un hugonote francés, Innocent Gentillet, que no quería dejar en manos de los de Loyola el monopolio de un manjar tan suculento. Su ejemplo fue seguido por el jesuita español Ribadeneyra. No me resigno a poner en conocimiento de ustedes que, durante los «procesos de Moscú» (léase las purgas estalinistas), el fiscal del Estado, Viscinsky, acusó a Kamenev, de haber prologado El Príncipe, cuando ejercía de Embajador de la URSS en Roma. Ya lo pueden decir: todas las religiones fueron el azote del «maquiavelismo».

Y en esas estamos cuando vemos que, en un ajuste de cuentas político, una parte del grupo dirigente de la CUP, tras dimitir, acusa al otro de comportamientos maquiavélicos. Con lo que una de dos: o exhiben gallardamente su sequía cultural o se han contagiado de quienes, desde los campanarios y las covachuelas de las derechas de secano, han arremetido contra uno de los intelectuales más potentes que en la historia han sido. Me imagino al profesor Julià de Jódar, destacado diputado cupero, se le habrán puesto los vellos de punta.  

Nota bene.--  En la Santa Croce, Florencia, se encuentran las tumbas de italianos gloriosos. En el bello monumento a Maquiavelo está esculpido: «Tanto Nomini Nullum Par Elogium” (“Ningún Elogio Es Adecuado A Tanta Fama”. Como debe ser.


Una parte de la CUP le debe a Maquiavelo una reparación pública. Cosa que le iremos recordando de vez en cuando. (En la foto, la tumba de Maquiavelo)


viernes, 17 de junio de 2016

El tridente de unos pasos a la izquierda



Aristu, Rodríguez, Tébar. No piensen que es la tripleta defensiva del legendario Alcoyano. No. Este es el tridente, mi tridente de cabecera.  Para más datos: Javier Aristu, Paco Rodríguez de Lecea y Javier Tébar. Ellos dirigen la revista Pasos a la Izquierda (http://pasosalaizquierda.com/). 

La revista ha cumplido un año. A pesar de tan corta vida, la publicación tiene una consolidada madurez y, según se comenta en mentideros, foros y poblados de diversa condición ha alcanzado un considerable y reconocido prestigio. El tridente, consciente de las responsabilidades de una revista de este tipo, nos ofrece una constante superación en cada número. Ya llevan cinco.

Tengo para mí que Pasos salió en un momento oportuno: en el de la emergencia de una nueva situación política en España, en un contexto de cambios y transformaciones sociales. El tridente y los colaboradores procuran leer todo ello y, con punto de vista fundamentado, nos ponen al tanto.


Celebro el primer aniversario. Y animo a los amigos, conocidos y saludados al seguimiento y acompañamiento de la revista. Como diría Carles Navales, que nos dejó hace tiempo, un servidor calificaría a Pasos como «tu revista amiga».


jueves, 16 de junio de 2016

¿Susana Diaz es un centauro?



(Brevería)


“Ningún voto andaluz irá a financiar los privilegios de Ada Colau”, ha sentenciado jupiterinamente Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía (1). La primera reacción que lógicamente nos viene a la cabeza es: ¿esta señora es la propietaria de los votos de los andaluces, de todos los andaluces? Obviamente, se trata de una pregunta retórica. Más todavía, ¿todos los votantes socialistas votarán para impedir que la Colau no disponga de sus “privilegios”? Es posible que no pocos de sus parciales lo crean, pero no me entra en la cabeza que el electorado socialista pueda dar cabida a esta insensatez. Una insensatez o, mejor dicho, una maruhendidad: esa condición natural que exhibe el director de un diario de cuyo nombre no me da la gana nombrar, consistente en la mendacidad consciente y de estilo matón. Podría decirse que doña Susana ha adoptado, provisionalmente, la morfología del centauro: cabeza de Guerra y cuerpo de Bono, aunque podría ser al revés, tanto monta.

De los “privilegios” de la alcaldesa de Barcelona, nada sabíamos. Es más, el portavoz del grupo municipal socialista, Jaume Collboni, nada nos había informado sobre el particular. Y es sabido que Collboni es una persona cabal que no habría entrado en el equipo de gobierno de la ciudad su tuviera conocimiento de los “privilegios” de la alcaldesa. Por cierto, tampoco desde las bancadas de la oposición a Colau, que no acostumbra a aplaudirla, se ha mencionado el uso de “privilegios”. Lo dicho: se trata de una marhuendidad para uso de mítines electorales de secano, picoteos de los tertulianos de garrafón y consumo de moyate a granel. Pero tal vez haya otra hipótesis: los nervios, que siempre sabemos que son malos consejeros.

Sugiero, pues, que doña Susana vaya al facultativo de turno. Ahora bien, la cuestión es: ¿cuándo un centauro no está en forma debe ir al médico o al veterinario?





Cicaterías electorales




(Una brevería)

Millones de personas acudirán a las elecciones sabiendo que: a) a su opción de voto no será suficiente para formar gobierno en solitario; y b) por lo tanto será necesario un pacto con otra formación. Otros millones de personas saben efectivamente qué alianza propone su partido preferido. Por lo tanto, entiendo que en estos comicios, que están a la vuelta de la esquina, hay ciudadanos más informados que otros, y no por culpa de ellos.  

Hasta la presente el PSOE y Ciudadanos guardan celosamente el secreto. Naturalmente, cada cual gobierna los asuntos de su casa como cree conveniente. Y todo indica que la cicatería informativa forma parte de los artificios de las campañas electorales. Allá cada cual con sus tácticas de campanario.

Tengo para mí que se pueden argüir dos motivos para exigir que cada partido en liza ponga al corriente de su electorado una cuestión tan relevante como la de los pactos de gobierno. En primer lugar, el deber que cada partido tiene ante su electorado de que el conjunto de los votantes –propios o incluso ajenos-- esté igualmente informado. En segundo lugar, porque estas elecciones tienen un  cierto carácter de “segunda vuelta” tras el coitus interruptus de las anteriores. Es decir, el 26 de Junio se aproxima a un ballotage. No digo que lo sea, sino que se aproxima. De donde infiero que, estando así las cosas, me parece que es un deber de cada partido decir con quién quiere dirigir la vida política e institucional del país; y, de la misma manera, es un derecho de cada votante saber, de antemano, esa preferencia.


En los próximos días o se aclara el asunto o aparecen metáforas para no decir a las claras lo que se piensa.


miércoles, 15 de junio de 2016

El Corredor Mediterráneo: La Vía Augusta ferroviaria del siglo XXI



Manuel Gómez Acosta
Ingeniero




El “Corredor Mediterráneo" (en adelante Corredor MED)  forma parte de las necesarias infraestructuras del transporte, que son sin duda instrumentos de competitividad del territorio y de cohesión social, en toda la vertiente Mediterránea española. El trazado del corredor coincide con el de la vía Augusta romana, la calzada romana más larga de Hispania que conectaba Cádiz con los Pirineos, sin duda una Hispania vertebrada alrededor del eje de la Bética-Tarraconense

En la actualidad el proyecto ferroviario denominador Corredor MED, atraviesa cuatro CC.AA.  (Catalunya, País Valencià, Murcia y Andalucía), unas onces provincias españolas y cinco de las mayores aéreas metropolitanas del país. Todo ello representa el 60% de las exportaciones a la UE, cerca del 50% del PIB español y de la población española , el 55% de la producción industrial.

El proyecto tiene dos claros componentes,  el de la conexión de núcleos poblacionales a través del tráfico ferroviario de  pasajeros que contribuirá sin duda a la cohesión social de los territorios que relaciona y una segunda componente de conexión de puertos, nudos logísticos y centros industriales, que sin duda contribuye a la competitividad de dichos territorios.

El objetivo inicial seria la explotación de un eje exclusivo para mercancías y otro para trenes convencionales de pasajeros, que posteriormente en función de los presupuestos disponibles pudiera  adaptarse a la alta velocidad. En algunos tramos a través de una vía de ancho mixto (tercer carril) y en otros con vía propia de ancho estándar europeo.

El eje ferroviario que se propone tiene importante repercusiones positivas tanto desde el punto de vista de reducción de los costes de transporte como de la contaminación medio ambiental. El nuevo eje permitiría transportar 524.000 millones de toneladas de mercancías en 2025 y estudios económicos realizados indican que podría suponer una reducción de  145 millones de toneladas  de emisiones de CO2 durante el período 2016-2045. El corredor tiene como objetivo que el transporte ferroviario de mercancías en España, que en la actualidad no llega al 5% del total de mercancías  transportadas, pueda doblarse en el 2025 y se aproximara  al 18% del transporte ferroviario de mercancías en Europa, cuyo objetivo se acerca al 30% en el horizonte del 2025. 

Estudios de ASCAME (Asociación de Cámaras de Comercio del Mediterráneo) demuestran que solo el 23% del tráfico marítimo que circula por el Mediterráneo es absorbido por los puertos MED, el restante 77% va directamente a los puertos del Norte de Europa, se trataría pues de crear las condiciones para que se cambiara esta relación tan desfavorable para los puertos mediterráneos.


Al mismo tiempo el corredor MED al conectar  con la Red Europea de Transporte Ferroviario /TEN (Trans European Network Railways), potenciaría la dimensión europea del eje Estocolmo-Algeciras , con un recorrido de  3.500 kms, que conecta 245 millones de ciudadanos (el 54% de la población de la UE) y supone el 66% del PIB europeo

El coste del proyecto en sus estimaciones iníciales y en su alcance  más ambicioso (corredor de mercancías y de pasajeros  con tramos de AV) , podría requerir una inversión  más 140.000 M€ ,unos 30.000M€ para España y más de 10.000 M€ de inversión en Catalunya, con unas condiciones de retorno atractivas que podría ser un buen acicate para la financiación PPP (partenariado publico privado).


Sin duda la colaboración público-privada, es un elemento clave para maximizar la eficiencia inversora. La Comisión Europea considera además que esta fórmula de colaboración y financiación es un instrumento idóneo y adecuado para mejorar la ejecución de proyectos estratégicos, obteniendo un mayor rendimiento económico y social , mejorando la distribución de beneficios y repartiendo los costes de financiación de la infraestructura durante su vida útil . El problema actual de la aplicación de estas formas de financiación radica en las políticas de austeridad de reducción del déficit que aplicadas de forma "fundamentalista" dificultan el desarrollo de proyectos de esta envergadura .Estaría por ver si la propuesta del llamado "Plan Juncker" pudiera activar este tipo de proyectos

Entrando en materia

En la actualidad cuando hablamos de corredor MED , nos referimos a dos líneas diferenciadas, una de alta velocidad en ancho europeo que según el Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte 2005-2020 debería ir desde la frontera francesa hasta Almería por toda la costa e incluye la posibilidad de continuar por todo el Mediterráneo hasta Algeciras.

El otro seria el corredor de mercancías, la opción más ambiciosa seria la defendida por la asociación FERRMED, de incluir un nuevo  corredor de mercancías de doble vía exclusiva para mercancías hasta Algeciras (coste estimado entre 27.500 y 51.500M€). El 19 de octubre de 2011 este corredor fue reconocido por la UE en la revisión del TEN  con un recorrido entre la frontera francesa hasta Algeciras.

Es imprescindible para el desarrollo de la región mediterránea la existencia de un corredor ferroviaria  con plataformas  segregadas  que en ancho estándar permitan los tráficos de viajeros en altas prestaciones y los tráficos de mercancías

En este corredor coexistirán pues tráfico de pasajeros y mercancías ferroviarias, las dificultades derivan de una enorme complejidad técnica. Existen  diferentes anchos de vía: el llamado ancho ibérico de Renfe de 1668 mm, el estándar europeo de 1435 mm.  y en algunos tramos habrá que situar un tercer carril, que consiste en colocar un carril adicional en la vía de ancho ibérico para que puedan también circular lo de ancho estándar. Diferentes electrificaciones a 3KV en corriente continua en la red de ancho ibérico y de 25 KV en corriente alterna en las líneas de ancho estándar.

Habrá que crear nuevas estaciones y apartaderos de 750 metros de longitud  que permitan formar trenes de mercancías operativos integrados en la TEN.

Sin duda hay elementos llamativos que encuentran difícil explicación. Mientras que las conexiones ferroviarias Madrid-Barcelona y Madrid-Valencia disponen de una doble vía de alta velocidad a 320 kms/hora  y una doble vía en ancho ibérico para el tráfico de mercancías, la conexión Barcelona-Valencia que une la 2º y 3ª aéreas metropolitanas de España solo dispondrá en el futuro de una doble vía de ancho mixto (tercer carril) a velocidad de 160 kms/hora , algo que no se puede explicar solamente con razones técnicas y presupuestarias, aunque sí es cierto que el trazado y las vías actualmente existentes complican y mucho las soluciones técnicas a implementar. Sin duda lo expuesto contribuye a crear agravios comparativos muy fáciles de instrumentalizar políticamente, sobre todo en el escenario de conflictos territoriales.


Cronología  y Situación actual


En 2003 , nadie desde Catalunya reivindicó  el Corredor Mediterráneo cuando el Gobierno de Aznar, aliado de CiU, presentó el Corredor Central Zaragoza-Canfranc-Francia y solicitó su incorporación a  la Red Europea de Transporte Ferroviario /TEN.

En el 2004 se produce la creación del lobby FERRMED  al que he citado con anterioridad y  un año más tarde en el 2005 la Generalitat de Catalunya, siendo Presidente de la Generalitat Pasqual Maragall, reivindica por primera vez  la necesidad del Corredor MED.

En Octubre del 2011 el Corredor MED es incluido en la revisión de la TEN  con recorrido entre frontera francesa y el puerto de Algeciras. Un año más tarde en marzo del 2012 la CE deniega la inclusión del Eje Pirenaico dentro del TEN dadas las dificultades de ejecución, la larga duración prevista en unos 20 años y el alto presupuesto que requeriría el túnel de Canfranc.

Las infraestructuras instrumentalizadas

El corredor MED es un claro ejemplo de cómo las infraestructuras se han convertido en el “campo de batalla” de la confrontación política, dónde criterios como la sostenibilidad económica, la competitividad territorial y la cohesión social  quedan supeditados en muchos casos  a reivindicaciones políticas de los territorios.

Los nacionalismos, tanto central como periféricos, necesitan alimentarse de frustraciones y en muchos casos de decisiones incomprensibles, como la posición inicialmente opuesta y beligerante durante el Gobierno de Aznar de no apostar por  el Corredor MED y posteriormente "corregida" en el último Gobierno del PP.
La incomprensible posición del PP  ha contribuido sin duda a incrementar el sentimiento de agravio y evidentemente ha sido instrumentalizada en la lucha partidista, en este caso lo que es peor en la confrontación entre territorios.  Las dejaciones y el abandono durante años del Corredor MED ha sido una excelente plataforma para activar y dinamizar los agravios comparativos entre los nuevos reinos de Taifas autonómicos.

Durante los últimos años, las distintas Comunidades Autónomas competían entre ellas. Dos eran los proyectos enfrentados el corredor MED y el corredor central, este ultimo como se ha dicho anteriormente denegado por la CE dadas sus dificultades de ejecución y alto coste. Curiosamente la reivindicación del Corredor Central es decir la conexión con la TEN desde Madrid a través del túnel pirenaico de Canfran reaparece en plena campaña del 26 J, cuando el programa "IKEA" de Podemos recoge la reivindicación del paso pirenaico en el horizonte 2020.

Que España es una realidad plurinacional no está en cuestión, el problema de fondo radica el cómo integrar las reivindicaciones de las CC.AA en la racionalidad de un proyecto español compartido. Las reivindicaciones en el campo de las infraestructuras de las diferentes confluencia aliadas con Podemos:  Mareas (AVE a Galicia), Podemos Aragón a favor del corredor pirenaico, Compromís (País Valencià) y En Comú Podem en Catalunya, a favor del Corredor MED nos indican que es necesaria una estrategia compartida que supere las reivindicaciones de cada territorio, que con tanta fuerza aparecen en época electoral.


Entiendo que encierra una gran dificultad reconducir el justo debate partidista al terreno de la racionalidad social y económica, pero sin embargo no hay más remedio que intentarlo.