jueves, 18 de septiembre de 2014

LA INSURRECCIÓN DE MILÁN (A propósito de L´Unità)



Escribe Pietro Ingrao

Tuve el primer encuentro directo con L´Unità la tarde del 26 de julio de 1943 en Milán. La noche anterior, en Roma, el rey cesó a Mussolini. Yo vivía clandestinamente y me hospedaba en una casa de Corso de Porta Nuova junto a dos compañeros obreros sicilianos, los hermanos Impiduglia que me daban hospedaje y me defendían de la policía, y una adorable muchacha lombarda, Santina, estaba unida al mayor de los dos hermanos que me ayudó y protegió durante mi estancia secreta en Milán con una gracia y un coraje natural.

La noche del 25 de julio era de un calor sofocante. Todos teníamos mucho sueño, cuando de improviso e inesperadamente entró Salvatore Di Benedetto, que era algo así como nuestro responsable de célula y casi un hermano. Salvatore empujó la puerta, se fue a la ventana  y gritó desaforadamente a la calle: «¡Muerte a Mussolini»!.

Saltamos de la cama sin entender nada. Después, llenos de furia, nos pusimos los pantalones y nos fuimos con Di Benedetto a la calle voceando: «¡Muerte al Duce, abajo el fascismo!». Acabamos en Porta Venezia donde una multitud enloquecida, y a sus anchas, vociferaba. Más tarde abrazamos a un exultante Elio Vittorini.  Y así fue durante toda la noche con un gentío exultante ante las sedes fascistas; la muchedumbre tiraba desde las ventanas de estas sedes cartas, sillas, armarios, banderas. Era una multitud encendida.  Todo se calmó cuando empezó a amanecer. El personal se fue a sus casas y a su trabajo.  Yo acabé con Vittorini y Di Benedetto en el local de la editorial Bompiani donde Elio trabajaba. Desde allí llamé por teléfono para que llevaran por la tarde una camioneta a Porta Venezia. 

A las dos estaba nuevamente en una enorme manifestación espontánea que desfiló ante San Vittore exigiendo la libertad de los presos políticos. Desde la cárcel el cortejo se dirigió otra vez a Porta Venezia y se detuvo ante la camioneta que había pedido desde la Bompiani.  Conseguí subir a la baca en la que nos disputábamos los micrófonos comunistas, socialistas, anarquistas, tronquistas y republicanos. Una vez conquistado el micro intenté esbozar un mitin, exigiendo la paz inmediata.  A la mañana siguiente el Corriere Della Sera escribió que en Piazza del Duomo habló «el obrero Pietro Ingrao». Con esta información errónea mi familia que, desde hacía meses, no sabía nada de mí, supo dónde me encontraba. 

El gentío lanzaba gritos de júbilo. Yo estaba con Salvatore en la casa de Vittorini que seguía en Corso Venezia. La tarde de este finales de julio era extrañamente tranquila con aquellas luces estivales que desaparecían a lo lejos, preparando las sombras de la noche. En la casa estaba Celeste Negarville, uno de los dirigentes del Partido comunista italiano que había conseguido entrar clandestinamente en Italia mientras se acercaba el hundimiento de Mussolini, a quien en nuestras bromas le llamábamos con el apodo de el Marqués de Negarville, dado lo extraño de su apellido y, sobre todo, por su gusto de la ironía y el éxito con las mujeres. Sin embargo, era un obrero y volvía a Italia tras un duro exilio. 

Me miró con una breve sonrisa haciendo un chiste divertido sobre mi «discurso» en Porta Venecia. Me dijo que teníamos que preparar en número de L´Unità sobre tan gran acontecimiento. Yo fui el encargado de hacer la crónica de la manifestación.  Después, cada cual en casa, nos pusimos a escribir. Yo me puse a relatar aquella manifestación: era la primera vez en mi vida que hablaba  ante una masa del pueblo de la que no sabía nada.

Todos estábamos en lo nuestro cuando la puerta de la habitación se abrió y aparecieron dos personas. Yo continué escribiendo. Pensé que sería gente de la casa, unos compañeros desconocidos. Uno de los dos, casi sorprendido de nuestra calma, dijo dos palabras que nos dejaron petrificados: «Somos carabineros». Nos preguntaron quiénes éramos y cómo nos llamábamos. Cuando llegó mi turno no sabía si decir mi nombre clandestino (Vittorio Infantino) o el verdadero. Pero antes interrogaron a Negarville: y dijo su extraño nombre. Y yo, entonces, dije el mío: Pietro Ingrao. Los carabineros arrestaron a Elio Vittorini por lo de la camioneta y a Salvatore Di Benedetto que les grito furiosamente quiénes eran. ¿Aquello era o no finalmente la libertad?

Optamos por ir a escribir aquel número de L´Unità a casa de Ernesto Treccani que nos parecía que era un desconocido de los policías que todavía no sabían qué estaba sucediendo. Me pareció que  Negarville estaba tranquilo, tal vez un poco indolente. Pero, apenas reiniciado nuestro trabajo de periodistas neófitos, cundió la alarma: la policía venía a casa de Treccani. Nos fuimos corriendo a la imprenta Moneta donde tendríamos la protección de los obreros frente a cualquier eventualidad. Negarville era tan sutil y sagaz cuanto lento en la escritura un poco prolija. O tal vez tenía que consultar con Roma.

Finalmente hicimos la editorial. Su título era largo, calibrado y redundante. Negarville rechazó nuestra petición que consistía en un titular más cálido y breve. Poco después un grupo de obreros gritando vivas nos trajo editado el periódico a dos caras que tenía un nombre famoso, tan simbólico en aquel momento. Verdaderamente, para mí fue un comienzo. Me mantuve en la redacción secreta de aquel periódico que no sabía si ya era legal o seguía siendo clandestino. Ahora no recuerdo bien si Gillo Pontecorvo estaba en la casa cuando irrumpieron los carabineros.

En la dirección de L´Unità de Milán estábamos tres: un servidor, Gillo y Henrriette, la novia de Gillo, que había venido de Francia: una joven de una belleza despampanante que quería estar junto a su enamorado y que parecía ignorar los riesgos terribles que corrían.

Componíamos los textos de aquel breve periódico en tipografías clandestinas de los alrededores de Milán, y de allí las llevábamos a la ciudad para su compaginación en la ciudad: de esta manera fuimos una empresa fluctuante, «new labour» antes de tiempo. La bicicleta fue esencial para aquella secreta combinación de trabajos. Teníamos una sola, pero con una amplia y sólida plataforma detrás del sillín. Su portaequipajes fue para nosotros una especie de zurrón de guerra.

A nosotros tres, periodistas clandestinos, nos gustaba mucho las formas de aquel periódico clandestino. A Gillo Pontecorvo mucho más que a mí. Pero le pedimos a Albe Steiner, un cabeza muy fina, que rediseñara la cabecera de L´Unità, que era la misma desde los tiempos de Gramsci y ya nos parecía fea y enorme.

Steiner creó una nueva, fuerte y seca, siguiendo su modelo racionalizador de la época. Nos pareció bellísima. Sin embargo, nos vino de Roma un duro reproche: ¿cómo osábamos cambiar la gloriosa cabecera de Gramsci, aquel nombre fabuloso que nosotros –unos reclutas acerbos— sólo entonces empezábamos a conocer? No obstante, nosotros nos mantuvimos con  la cabecera de Steiner.



Traducción de Tito Ferino

Radio Parapanda.   MACHADO Y BAEZA

miércoles, 17 de septiembre de 2014

LAS MARTINGALAS DE LAS MULTINACIONALES HOTELERAS



El presidente director general de los hoteles americanos Marriott quiere ayudar a las empleadas que trabajan para su cadena. Pero, en vez de aumentar su salario, ha lanzado una campaña para incitar a los clientes para que les den propinas. Esta iniciativa se llama «Deje una propina, por favor» (L´enveloppe s’ il vous plait), que ha sido creada conjuntamente con María Shiver, la ex mujer de Arnold Schwarzenegger.  «Muchos clientes no saben que es necesario dejar una propina, por ello hay que hacer un esfuerzo de explicación», dice Shiver. Durante esta  semana colocaremos 160.000 sobres en las habitaciones de Marriott en los Estados Unidos. […] El salario de las mujeres en Marriott es variable.  Una pequeña minoría de ellas está sindicada (en Washintong) y gana 14 euros por hora; la media ronda los 7 euros por hora. La presidenta directora general gana 5,5 millones de euros al año… (1)

Primera consideración: ¿qué se apuestan ustedes a que, en menos que canta un gallo, esta martingala se extiende –si es que ya no lo está--  en España. Segunda: ¿exactamente que relación existe entre ello y la enorme endeblez de la afiliación sindical en ese sector y en la cadena Marriott. Tercera: nos invita a reflexionar sobre endosamientos. Esto es, hacer recaer en otros lo que me corresponde.

Nos hemos acostumbrado a que IKEA nos venda una serie de productos por piezas que, después, debemos montar nosotros. La multinacional nos endosa a nosotros un trabajo que, ni siquiera, su precio es descontado. Nos hemos acostumbrado, además, a que cada cual se ponga la gasolina en el coche en las estaciones de servicio.  La empresa nos endosa a nosotros ese trabajo que tampoco se ve recompensado ni siquiera con una pinta de gasolina de más. Tres cuartos de lo mismo ocurre con los endosamientos que se están generando en cuestiones relativas al Estado de bienestar que se dejan al albur de la caridad y de la beneficencia; esto es, los servicios públicos endosan a la ciudadanía una serie de responsabilidades que le corresponde al welfare. Así las cosas, como cunda la martingala de Marriot puede que llegue el día que desde los diversos ministerios pongan en marcha una campaña similar: «Dé una propina al maestro, por favor», «échele algo al médico, por favor». Y ello sin que desgrave.  Si seguimos así el sistema puede acabar siendo un Patio de Monipodio.  


Radio Parapanda. TIEMPO DE GRANDES MANIOBRAS

martes, 16 de septiembre de 2014

JORDI PUJOL Y LA IMAGINACIÓN DE LA POLICÍA DE FRANCO

Ni el inspector Clouseau hubiera hecho tanto el ridículo.   

JOSEP FONTANA NOS RECOMIENDA QUE ...



Un servidor tenía previsto recomendar el libro La economía española en perspectiva histórica, de Jordi Maluquer de Motes, editado por Pasado & Presente. Abro la prensa, durante mi café mañanero, y veo que el maestro Josep Fontana lo hace en  El Periódico: “Una nueva historia económica”.  Así pues, sigamos –sólo a estos efectos-- el castizo dicho de «donde manda patrón, no manda el marinero».  Suscribo desde el pitón hasta el rabo la sugerencia de tan afamado profesor.   

Sépase quienes lo ignoran --y recuerden los que lo saben-- que Maluquer es uno de los mayores expertos en historia económica de España.  Puntilloso como pocos ha dedicado veinte años a la escritura de esta obra que recorre la vida española desde el siglo XVIII. Josep Fontana nos dice que el enfoque del libro es diferente del convencional. Porque «concede una gran importancia a la historia política y social». Esto es, no habla de los hechos económicos como algo escindido de las personas.  Y comoquiera que el libro concede una importancia capital a los siglos XIX y XX la importancia para los sindicalistas está más que cantada. Naturalmente también para los estudiosos en la materia y para quienes en la vida pública ejercen responsabilidades de cualquier tipo y nivel. Dicho lo cual entiendo que un motivo de justificación de los diputados que no siguen atentamente desde su escaño los debates parlamentarios –o que están en la cantina--  podría ser la lectura sosegada de este libro.

Me atrevo a decir que una explicación de los diversos avatares del recorrido del movimiento obrero y sindical desde sus orígenes en España estaría coja sin su relación con lo que explica Maluquer de Motes. De lo que infiero que los departamentos de formación sindical harían bien aprovechando el libro. Que debería estar, por supuesto, en las bibliotecas de las casas sindicales. Especialmente porque la obra no invita a la erudición sino a la reflexión atenta de la vinculación real del movimiento obrero y sindical con los hechos económicos, sociales y políticos que se narran en esa historia de La economía española. Por ello, no estaría mal que en la prensa sindical se recomendara la lectura y estudio de este libro.

Ya lo saben: vox Fontana vox populi.    


lunes, 15 de septiembre de 2014

DE NACIONALISMOS Y SOCIALISMO



Oído cocina: «Toda la clase trabajadora del mundo está mirando aquí, a nuestra revolución democrática, a la revolución que va a suceder en las urnas el jueves. Somos gente que lucha contra los recortes, contra la austeridad. Eso no es nacionalismo, es socialismo».   Así ha hablado un joven de Cardiff en un mítin a favor de la independencia de Escocia:  No es William Wallace, es Karl Marx.  

No tengo suficiente información para saber si millones de trabajadores de todo el planeta están mirando a ver qué pasará en Escocia el jueves próximo. Mi intuición, sin embargo, me dice que este joven exagera lo suyo. Posiblemente «la clase trabajadora del mundo» esté más pendiente de otras cosas más ineludiblemente prosaicas. Una de dos: o el joven escocés tiene más información o un servidor no dispone de canales adecuados de todo lo que, aproximadamente, pasa en el mundo.

El joven, no obstante, se cura en salud en un momento dado: «esto no es nacionalismo, es socialismo». Lo ha argumentado candorosamente cuando esta frase es la consecuencia de «somos gente que está luchando contra los recortes, contra la austeridad». No sabemos quién es ese muchacho, pero quien interviene en un mitin, sea en Escocia o en el Albaicín, no es un espontáneo, es un dirigente. 

En todo caso, a la par que nos quitamos el sombrero saludando la lucha contra los recortes y la austeridad en  Escocia –y en todos los albaicines del mundo, naturalmente— nos preguntamos: ¿por qué esa lucha debe comportar naturaliter la ruptura con quienes lo están haciendo, por ejemplo, en Inglaterra?

Hasta la presente un sector de la izquierda ha argumentado que la cuestión nacional debe ir vinculada a la cuestión social. Pero lo cierto es que, así las cosas, en la práctica lo que se ha dado –lo que se viene dando--  es la subalternidad de “lo social” con relación a “lo nacional”.  Que, en mi opinión, podría tener un origen: la desvinculación, no teorizada ni formulada, de las vías nacionales al socialismo con relación al internacionalismo solidario, que concretamente ha llevado al solipsismo de la izquierda, que se ha quedado (parodiando a don Luis de Góngora) «amarrada al duro banco de la galera turquesca» de cada Estado nacional. De una izquierda, política y social, que se ha empeñado en no ver las metamorfosis sucesivas del sistema capitalista. Lo que se traduce en que, en mayor o menor grado, las izquierdas están en una utopía al revés.

Así las cosas, no es de extrañar que determinados sectores de izquierda no hayan caído en la cuenta de la advertencia de Hobbes: «los hombres ocultarían o incluso pondrían en duda los teoremas de la geometría si estos chocaran con los intereses políticos de la clase gobernante» (1).  Lo que vale para las clases gobernantes parroquiales o cosmopolitas; ya formen parte de la rastrería de politicastros o de otras hechuras.    


(1) Leviatán, capítulo XI.
               

Radio Parapanda. YO TE HARÉ UN MONUMENTO



domingo, 14 de septiembre de 2014

ESE SANDIO DE PUJOL JUNIOR



Por Gaspar Baticola*


Esa tal Vicky, la ex novia de Pujol Junior, representa una cesura con relación a las esposas, novias o similares que «no sabían nada de nada» de sus parejas. La Vicky lo sabía todo. Nada que ver, por tanto, con la sobrevenida amnesia de Cristina con lo de su Urdangarín. Y a fe mía que está sacando partido y beneficios de ese «saberlo todo». Por de pronto sale de rositas de su colaboración en los negocios de Junior; y, por lo demás, ahí la tenemos como tertuliana en los espacios de gran audiencia televisiva. La otra noche, según informa el gran Ferran Monegal, compitiendo en ardor con Pilar Rahola. Véase El Periódico, 14 de septiembre de 2014, en «Antes Al Qaeda que Madrid».

De lo relatado por el maestro Monegal, el periodista que nos ha enseñado a ver críticamente la televisión, sacamos las siguientes consideraciones: Pujol Junior, siendo un descerebrado patológico, pudo amasar una fortuna colosal, pero fue un rematado cretino. Vamos a ver, el caballerete podía confiar en la impunidad que le daba ser un vástago del patriarca: eso entra dentro de los cálculos. Pero no supo respetar los códigos ancestrales de las más básicas condiciones del mundo de los negocios, sean estos del color que sean. Por ejemplo, poner en nómina a su novia y pagarle un buen jornal. Ni siquiera supo o quiso llevarla en palmitas este sandio de Junior. En conclusión, el hijo del patriarca hizo añicos el discutido teorema de que tiran dos tetas más que dos carretas. Y como consecuencia Junior está empapelado y la Vicky luciendo pico en los platós.  Y, por supuesto, cobrando lo suyo. Con lo que no es aventurado afirmar que es pionera en el negocio de la transhumancia de los arrepentidos dándole a la sin hueso en las televisiones.

¿Quién dijo que la corte de los milagros de Isabel II era irrepetible?



* Gaspar Baticola es el autor de  Gacetillas desde mi chambao, Editorial Alquería del Gozco, 2013.  

sábado, 13 de septiembre de 2014

EL CACIQUISMO AYER Y HOY



(Primeros tanteos sobre el particular)

1.-- Cuentan los viejos cronicones de antañazo que don Natalio Rivas, diputado entre 1901 y 1923, en cada campaña era de los que prometían el oro y el moro si ganaba las elecciones. Al parecer, en cierta ocasión se pasó de rosca, prometiendo resolver de raíz el problema endémico del paro en su circunscripción por Granada. Entonces, surgió una potente voz de los asistentes: «Colócanos a tós, Natalico».  No consta que Rivas moviera un dedo al respecto. Lo que no fue óbice para salir triunfalmente reelegido. De un lado, la potente fuerza del cacicazgo; de otro lado, la servidumbre voluntaria, que diría La Boétie, de sus votantes.

2.-- No tengo los conocimientos suficientes –ni siquiera los necesarios-- para establecer la diferencia «orgánica» entre los cacicazgos de la época de don Natalio y los de nuestros tiempos. Pero intuyo que existe un hilo conductor que recorre tan largo trayecto. Si ayer el cacicazgo era fundamentalmente agrario, hoy hunde sus raíces en una actividad económica multiusos, no sólo en el ladrillo. En todo caso, entiendo que se trata de una diferencia de grado, no de cualidad.  En todo caso, hoy como ayer, el vínculo del cacicazgo con la política se da por descontado. Y si ayer ponía sus huevos en los diversos partidos de la Restauración –el mismo don Natalio era del Partido Liberal--, ahora los hay que, dicho lorquianamente, se disfrazan de izquierdas para no infundir sospechas. Naturalmente, es posible que haya quien impugne que hoy exista esa figura del cacicazgo y, concretamente, la del cacique. Espero los argumentos para mi mejor conocimiento.  

3.--   En todo caso, lo que une lo de ayer a lo de hoy es la proximidad geográfica del cacique, ya sea personalmente o mediante sus hechuras, al territorio en cuestión. Una presencia, pues, directa del cacique con la sociedad civil y con las instituciones municipales y de las comunidades autónomas, concretada en una red de clientelismos en torno a intereses económicos, favores y conchabeos varios. Así las cosas, la corrupción aparece con un cierto sostén de masas (la clientela) no desdeñable. Naturalmente lo más visible es la que, por su grosor, ha sido detectada y publicitada por los medios de comunicación, pero existe también la corrupción al detall (del trapicheo) ampliamente difusa.  

4.--  La política, y especialmente la izquierda, hasta donde yo sé, apenas ha reflexionado al respecto. Ha hecho bien formulando la autonomía del poder municipal frente al centralismo, incluido el de su comunidad autónoma; también ha acertado ante la autonomía de las comunidades autónomas frente al centralismo al por mayor. Pero no ha puesto las bases para socavar la tendencia “natural” al caciquismo, removiendo los obstáculos para su aparición y desarrollo. La política, en todo caso, parece que ha estado más atenta a la necesaria lucha contra el viejo centralismo (al que no pocos quieren resucitar) que ante la teratología del caciquismo de nueva y vieja estirpe.


5.--  Estas páginas están abiertas a don Carlos Arenas Posadas, el Enviado de Clío en la Tierra, para que introduzca una enmienda a la totalidad o por cachos de lo que decimos en este ejercicio de redacción.  Mientras tanto, me acerco a la estantería y cojo el libro   “Señores y señoritos: empresarios y caciques en la Andalucía contemporánea”, naturalmente su autor es el mencionado profesor Arenas Posadas.    Vale 

Habla Carlos Arenas Posadas

El clientelismo, el patronazgo, el caciquismo, el paternalismo, el capital social relacional, el capitalismo de amigotes, etc. son términos sinónimos y realidades tan viejas como la misma sociedad. Viene a ser la expresión de un intercambio de favores entre personas y clases económicamente muy desiguales; tanto más fuerte y arraigado cuanto más desigual sea la sociedad en cuestión. Generalmente, se intercambian votos (impunidad) por mercedes en forma de colocaciones, permisos, subvenciones, etc. Como digo, proliferan en aquellas sociedades en las que los individuos no encuentran solución colectiva a sus problemas y, como en el dilema del prisionero, deciden colaborar con la policía antes que confiar en su compinche (en sus iguales). El profesor de Granada José Cazorla, escribió ya en los ochenta, un artículo premonitorio, y silenciado, que llamó: del clientelismo familar (don Natalio) al clientelismo de partido (PSOE). Ya que me convocas, te diré que en el libro que acabo de terminar dedico un capítulo al clientelismo en la historia andaluza. Saludos, Carlos

viernes, 12 de septiembre de 2014

RECORTES SALARIALES: La caída de un fetiche




Los economistas neoliberales que han optado por su profesión en vez de por ser ideólogos empiezan ya a denunciar la ineficacia de los recortes salariales. Es el caso de  Francesco Giavazzi e Guido Tabellini, a los que se ha unido Luigi Zingales, también en contraste con la ortodoxia dominante. Es lo que debería suceder a todas las personas inmunes al fanatismo. Quienes han optado por ser economistas deben haber echado cuentas de los grandes estropicios a millones de  personas que ha hecho el ataque al salario y al conjunto de la economía.

Por otra parte, en otra cofradía de la cosa económica (ésta más sensata y poco amiga de panfletos) el profesor de Economía y presidente del Círculo de Economía Antón Costas nos ofrece un potente arsenal de argumentos contra una política que no sólo no soluciona el problemón sino que lo agrava. Lo tienen ustedes en Los bajos salarios no funcionan, El Periódico de ayer.  En todo caso, vale la pena añadir que la oposición del profesor Costas a los bajos salarios viene de hace mucho tiempo, véase por ejemplo su trabajo Salarios menguantes.

 

No ha sido infrecuente que, desde la tropa neoliberal, se calificara al sindicalismo de «corporativo» porque mantenía una postura adversa a los recortes salariales. No les importaba que con los recortes se debilitara la demanda interna, ni que interfiriera la creación de empleo, ni siquiera que condujera a la recesión.   El dogma es el dogma.   


Por lo demás, todavía es la hora de que se analice seriamente el comportamiento de los empresarios y de sus organizaciones. Con la idea de abrir boca diré que, hoy como ayer, representan un tropel de intereses corporativos, un conjunto de retales dispersos que no configura la confección de una prenda. Y las organizaciones patronales son, ciertamente, un grupo de presión que no tiene un proyecto, por voluntad propia, de interés general. Es el autismo. Un autismo que, en todo caso, delega en la política la construcción de un interés general que le convenga “corporativamente”.

En todo caso, el sindicalismo confederal empieza ya a tener aliados contingentes contra la aventurera y corporativa política de bajos salarios. Ya veremos, sin embargo, qué depara la próxima negociación colectiva. Si esta batalla se pierde las cosas irán a peor. Por ello, el sindicalismo debe afinar la puntería. En ese orden de cosas, me parece de gran utilidad la observación fuerte del profesor Antonio Baylos:  


«El sindicalismo español tiene que decir cuál es su proyecto de regulación, es decir, pronunciarse sobre el diseño nuevo al que deben someterse las relaciones laborales en un contexto democrático y preparar el marco de reformas que sitúe al trabajo con derechos en el centro de la sociedad, haciendo inútil por consiguiente las reformas de estructura impuestas desde los centros político-financieros a las economías nacionales»: http://baylos.blogspot.com.es/2014/09/mirar-europa.html


La explicación es clara: al no ser la cuestión salarial una variable independiente es preciso que sea compatible con el conjunto de las relaciones laborales que desea el sindicalismo.


   

jueves, 11 de septiembre de 2014

LA PARÁBOLA DEL SINDICATO




José Luis López Bulla


Introducción


Por supuesto, estamos en «tiempos neoliberales» como dice el enunciado de este debate que ha organizado Orencio Osuna en www.espacio-publico.com, y tiene como referencia el trabajo inicial de Joan Coscubiela. Ahora bien, soy del parecer que la cuestión principal es la emergencia de la cuarta revolución industrial –propiciada por una vasta, veloz y versátil novísima tecnología— que está generando un espectacular proceso de innovación y reestructuración de los aparatos productivos y de servicios, cuyos  tiempos ya no coinciden con los ritmos del ciclo económico; una economía global pensada según los cánones neoliberales, ciertamente.  Quedamos, pues, en lo siguiente: la madre del cordero no es la globalización, sino la revolución industrial de esta fase con sus consecuencias de innovación y reestructuración, y de ahí debe partir el sindicalismo confederal desde el centro de trabajo, que llamaremos ecocentro de trabajo, en continua mutación.

Primer aviso: esta observación inicial no está en la mirada de todo el sindicalismo europeo, lo que explicaría –aunque parcialmente--  el repliegue y desorientación desde el inicio de la crisis de 2008, a pesar de las gigantescas movilizaciones que se han dado en todo este periodo. No sólo repliegue sino enclaustramiento de la práctica sindical (y de sus movilizaciones) en cada Estado nacional, y dentro de éste (en algunos casos) la emergencia de brotes nacionalistas.  Es más, lo chocante del caso es que, en todo este largo periodo, el sindicato europeo –agobiado por la crisis y el aprovechamiento que están haciendo las derechas económicas y sus franquicias políticas--  ha puesto en el congelador todo un cuaderno de grandes planteamientos: pongamos que hablo de la negociación colectiva a escala europea, por ejemplo. Más todavía, no es posible retomar la gran cuestión de la Europa social sin la existencia de una negociación colectiva europea, que fue un proyecto del sindicalismo europeo de los años noventa, que sigue celosamente guardado en los archivos esperando quién sabe qué ocasión.   


Primer tranco.


De entrada, el elogio obligado (y justo) al sindicalismo


1.1.-- Desde la legalización de los sindicatos  en España (1977) hasta el estallido de esta gran crisis se ha producido el ciclo de conquistas sociales más importante en la historia de nuestro país, tanto por su amplitud como por su importancia en la condición de vida del conjunto asalariado. Lo digo, sobre todo, porque nobleza obliga. Este «ciclo largo» ha trenzado un notable elenco de bienes democráticos; de un lado, en el terreno más directo e histórico del sindicalismo como es la negociación colectiva; de otro lado, en el novísimo  de los terrenos del Estado del bienestar: sanidad y educación, protección social y derechos sociales dentro y fuera  del ecocentro de trabajo. Además, la novedad ha estado en que estas materias eran patrimonio exclusivo de la acción política de los partidos: los sindicatos deben preocuparse sólo (decían enfáticamente los partidos, incluidos los de izquierdas) sólo de los salarios y la reducción de la jornada laboral. Ese no fue el camino que siguió el moderno movimiento sindical español, que nunca aceptó esta artificiosa división de funciones. De modo que en el abandono de esa ropa vieja (la supeditación del sindicato a unos u otros partidos) está una de las claves más brillantes y eficaces de ese almacén de bienes que se han conseguido durante el «ciclo largo».  En el epistolario de Bruno Trentin se encontró una carta que Trentin dirigió a Palmiro Togliatti el 2 de febrero de 1957. En ella el sindicalista responde a Togliatti sobre una intervención en el  Comité Central del PCI. El secretario general comunista afirmó que «no correspondía a los trabajadores tomar iniciativas para promover y dirigir el progreso técnico» y que «la función de propulsión en torno al progreso técnico se ejerce únicamente a través de la lucha por el aumento de los salarios». Trentin no está de acuerdo y le escribe a Togliatti:  «Francamente, nosotros pensamos que la lucha por el control y una justa orientación de las inversiones en la empresa presupone en muchos casos una capacidad de iniciativa por parte de la clase obrera sobre los problemas relacionados con el progreso técnico y la organización del trabajo, intentando quitar al patrón la posibilidad de decidir unilateralmente sobre la entidad, las orientaciones, los tiempos de realización de las transformaciones tecnológicas y organizativas». [Citado por Iginio Ariemma en http://theparapanda.blogspot.com.es/2014/08/guia-de-lectura-de-la-izquierda-de.html]

Aclaremos: ese «ciclo largo» ha tenido una tensión que ha hecho posible la acumulación de tantos bienes democráticos: la búsqueda de la personalidad independiente y autónoma del sindicalismo de todas las tutelas externas, de todos los intereses que desde fuera le encorsetaban y, no sería exagerado, decir que le constreñían.  Estas conquistas se han dado en casi la mitad de tiempo de lo conseguido en Europa tras la Segunda guerra mundial. Sin embargo, tengo para mí que, desde el propio sindicalismo confederal, no se ha valorado, durante el recorrido de dichas realizaciones, la acumulación de tantos bienes democráticos. Creo que hay dos explicaciones de la ausencia de dicha valoración. Una, se ha dado más importancia –rayana en la mitomanía de los conflictos— a las luchas que a las consecuencias positivas de esas luchas; es decir, no se ha visto la relación entre movilización y conquistas sociales; de ahí que el sindicalismo, en tanto que «sujeto reformador», como hemos dicho en otras ocasiones, haya quedado diluido. La segunda explicación está en la existencia de un alma en el sindicato que parece entender lo conseguido para los trabajadores en clave de «caridad» y no de conquistas sociales.

Las consecuencias, o al menos algunas de ellas son: los trabajadores no han sido educados, desde las filas del sindicalismo, como los sujetos principales de tales conquistas, y el propio sindicato todavía no ha sido lo suficientemente consciente de su capacidad de dirección y coordinación, de su personalidad como «sujeto reformador». Un botón de muestra: ¿en qué convenio colectivo se ha hecho la crónica de esa negociación, de su conflicto y la valoración de los resultados? Desde luego, lo que ha prevalecido oralmente es la épica de las luchas, pero no la conclusión de ese trayecto. En definitiva, no pocos trabajadores, en el mejor de los casos, han visto con claridad la relación entre el protagonismo reformador del sindicato y la consecución de ese importante elenco de conquistas. Lo que tendría una conclusión evidente: los niveles de afiliación no guardan relación con la importancia de lo conseguido. 

1.2.--  En este «ciclo largo» (1977 – 2008) se ha producido un giro copernicano en las relaciones intersindicales: pasada una primera etapa de gresca y mutuos sectarismos se ha ido concretando una rica experiencia de unidad de acción. Soy del parecer que aquí está la madre del cordero de lo alcanzado en el «ciclo largo». Vale la pena señalar que tan prologada fase de unidad de acción ha sido construida no en base a criterios ideológicos sino en la práctica diaria, poniendo siempre en primer plano coincidencias y objetivos. Ni qué decir tiene que la fuente de esta unidad ha sido el itinerario de los sindicatos en busca de su personalidad independiente. En todo caso, entiendo que se han llegado a unos niveles que se acercan a la construcción de un sindicato unitario.  Alguien dijo que  «la unidad sindical no es solamente un instrumento sino un valor tan relevante como los objetivos que queremos alcanzar», y desde luego dio en el clavo.

1.3.--  Existe ya una densa literatura sindical sobre  hasta qué punto las derechas políticas y económicas –con sus franquicias de toda laya--  arremeten contra los sindicatos haciendo del conflicto social una cuestión de orden público y de la huelga un problema de código penal. Primera consideración: en todo nuestro largo recorrido nunca nos fueron fáciles las cosas; segunda, si fuéramos un sujeto cooptado, compadre acrítico de los cambios y transformaciones, nos jalearían, pero perderíamos el consenso del conjunto asalariado desde el ecocentro de trabajo. 

1.4.--  Por otra parte, es destacable la intuición difusa en el mundillo sindical de la necesidad de proceder a una refundación o repensamiento del sujeto social. Precisamente en esa dirección se orienta este trabajo –un largo ejercicio de redacción sin otras pretensiones— cuya voluntad es echar una mano. Así pues, intentaré desarrollar someramente la gran mutación que se ha producido, que no ha hecho más que  empezar y el nuevo enfoque sindical que, en mi opinión, se requiere. Un enfoque radicalmente nuevo en torno al nuevo paradigma, la personalidad del sindicalismo confederal con relación a sus paredes maestras: la contractualidad y los instrumentos de la representación sindical.  Son unos problemas que acucian al sindicalismo español y, por supuesto, con grados diversos al movimiento sindical europeo.   


Segundo tranco 


Los rasgos más relevantes del nuevo paradigma


2.1.--  Siguiendo las investigaciones de Bruno Trentin, especialmente las de su «libro canónico» La ciudad del trabajo podemos convenir que el fordismo (no así el taylorismo) se está convirtiendo en pura herrumbre en los países desarrollados.  El fordismo fue esencialmente un sistema de organización de la producción que, junto al taylorismo, logró imponer un tipo determinado de sociedad, que ha recorrido todo el siglo XX. La caída de este sistema determina la desaparición –repetimos, en los países desarrollados--  de una forma de trabajar, unas relaciones sociales y una nueva geografía del trabajo completamente distintas. La permanente revolución de las fuerzas productivas, basadas en las novísimas tecnologías de la información, en un mundo globalizado, han provocado un nuevo paradigma: un ecocentro de trabajo en constante mutación, donde lo nuevo queda obsoleto en menos que canta un gallo. Se trata, pues, de un proceso de innovación y reestructuración gigantesca de los aparatos productivos, de servicios y del conjunto de la economía. Este proceso podemos decir –incluso con cierta indulgencia--  ha pillado con el pie cambiado a la izquierda social y al conjunto de la política. No sólo en España, también en Europa. Hablando con recato, se diría que los sujetos sociales y políticos han estado distraídos.

En paralelo a este proceso irrumpe enérgicamente la globalización y la interdependencia de la economía. Sin embargo, en esta metamorfosis (la innovación-reestructuración en la globalización) el sindicalismo y la política de izquierdas mantienen su quehacer y «la forma de ser» como si nada hubiera cambiado. Cambio de paradigma, pues, excepto en los sujetos sociales y políticos, que siguen instalados en las nieves de antaño. Este desfase es, en parte, responsable de que (por lo menos en el sujeto social) se tarde en percibir que se estaba rompiendo unilateralmente –primero de manera lenta; después abruptamente--  el compromiso fordista-keynesiano que caracterizó el «ciclo largo» de conquistas sociales, especialmente los derechos en el centro de trabajo y la construcción del Estado de bienestar. He repetido hasta la saciedad que el objetivo neoliberal era el siguiente: proceder a una «nueva acumulación capitalista» para sostener una fase de innovación-reestructuración en la globalización de largo recorrido al tiempo que se rocede a una potente «relegitimación de la empresa», como ya dijera, hace años,  un joven Antonio Baylos en Derecho del Trabajo: Modelo Para Armar.   De ahí las privatizaciones y la eliminación de controles; sobran, pues, en esa dirección tanto la Carta de Niza  (diciembre de 2000) como, en España, el acervo de conseguido durante el «ciclo largo». Este y no otro es el objetivo central de las diversas entregas de la llamada reforma laboral. Dramáticamente podemos decir: los intelectuales orgánicos de las diversas franquicias de la derecha aprovecharon el cambio de paradigma, mientras la izquierda estaba en duermevela o bien –como critica Alain Supiot--  entendió que frente a la ruptura del pacto fordista-keynesiano sólo cabían planteamientos paliativos.


Vale la pena decir que el sindicalismo confederal español se opuso, y no retóricamente, con amplias movilizaciones de masas, tanto a los estragos de las llamadas reformas laborales como a la desforestación de lo público en terrenos tan sensibles como la sanidad y la enseñanza. Sin embargo, hemos de constatar un hecho bien visible: lamentablemente no ha salido victorioso, y ni siquiera esa partida ha acabado en tablas, aunque en determinas zonas haya conseguido frenar una parte de los estragos. Tras el parón del «ciclo largo» y la imposición de la reforma laboral, dentro y fuera del ecocentro de trabajo, la parábola del sindicalismo ya no es ascendente. Tres cuartos de lo mismo ha sucedido en Europa.

Surge, entonces, la siguiente pregunta: ¿por qué las movilizaciones sostenidas y ampliamente seguidas no consiguieron su objetivo? Como es natural, echarle la culpa a las derechas y sus franquicias no resuelve gran cosa. El problema de fondo está, a mi juicio, en qué responsabilidades propias tenemos nosotros, el sindicalismo confederal, en toda esta historia. O, lo que es lo mismo: ¿qué verificación hacemos de nosotros mismos, eliminando las auto complacencias y la auto referencialidad? Intentaré decir la mía, aunque me cueste la animadversión de amigos, conocidos y saludados.

Si es evidente que existe una relación directa entre el interés del poder privado, empresarial y político, en aplicar autoritariamente los procesos de innovación-reestructuración en la globalización, es claro que dicho poder privado ha inscrito su estrategia –primero, «guerra de movimientos», después «guerra de posiciones»--  en el paradigma realmente existente, esto es, la emergencia que ha sucedido al fordismo. Sin embargo, el sindicalismo ha dado esa batalla con el mismo proyecto y la misma organización de la época de hegemonía fordista. Así las cosas, el sindicalismo plantea una necesaria batalla, aunque ésta –en su proyecto, contenidos y formas organizativas--  se encuentra desubicada del paradigma realmente existente.  Lo que, además, explicaría la pérdida de control sobre los horarios de trabajo y el conjunto del polinomio de las condiciones de trabajo. Concretando: las relaciones de fuerza para ganar se crean en la realidad efectiva; de ahí que, si se está en Babia, el resultado está cantado de antemano.

2.2.--  Podemos afirmar, en todo caso, que en el sindicalismo confederal hay intuiciones en torno al gran cambio que se ha operado tanto en el ecocentro de trabajo como en el conjunto de la economía. Unas intuiciones que, aunque deshilvanadas, figuran en la literatura oficial, esto es, en los informes y documentos congresuales. No obstante, esa literatura oficial (aprobada por amplias mayorías en las grandes solemnidades congresuales) no encuentra eco en la literatura real, a saber, en las prácticas cotidianas de los procesos de negociación colectiva que, como bien afirma  Juán Manuel Tapia, es la «centralidad del proyecto sindical». Sin embargo, esa literatura sigue siendo un ajuar ineficazmente chapado a la antigua, esto es, instalado en la chatarrería del sistema fordista. Que esto es así lo demuestra un problema que viene de lejos. Pongamos que hablo de la batalla por la reducción del horario de trabajo. Habrá que convenir que de esa lucha no hemos salido bien parados. Muy cierto, los empresarios se han opuesto a sangre y fuego. Pero, ¿cuáles son nuestras propias responsabilidades en ello? Pocas o muchas deben analizarse. Y, en esa dirección, me pregunto: ¿no será que, debido a nuestra desubicación del nuevo paradigma, hemos hecho un planteamiento como si todavía estuviéramos en un campante fordismo? ¿No será que una reivindicación necesaria y justa como ésta se ha llevado a cabo al margen de la realidad de las gigantescas transformaciones en curso? Más todavía, ¿no es cierto que, por lo general, concebimos la reducción de los horarios de trabajo también al margen del resto de las variables de la organización del trabajo y como si fuera una «variable independiente» de todas y cada una de ellas? Instalarnos, pues, en que la responsabilidad es de nuestras contrapartes empresariales, sin ver las nuestras, dificulta --¡y de qué manera!--  salir de ese laberinto. 

En resumidas cuentas, no habrá refundación del sindicato –así en España como en Europa--  si nuestra praxis no se orienta, al menos, en estas dos direcciones: la comprensión de que el fordismo es ya pura herrumbre y, en consecuencia, urge que los contenidos reales de los procesos negociales sean la expresión de la transformación de este, y no otro que ya murió, paradigma de la innovación-reestructuración global e interdependiente. La hipótesis es, pues, la siguiente: sólo en este paradigma actual puede el sindicato remontar su parábola que hoy es descendente; sólo en el paradigma actual se puede intervenir en la crisis de representación  y de eficiencia en la que nos encontramos; y sólo en ese paradigma se puede crear, gradualmente, una nueva relación de fuerzas que nos sea favorable. Y, más todavía, sólo en ese paradigma, que es global e interdependiente, puede el sindicalismo iniciar la remontada. Lo que implica tirar por la ventana toda práctica de enclaustramiento sindical en cada Estado nación y, a la par, evitar las derivas parroquianas de la emergencia de algunos nacionalismos.   


Tercer tranco

Avanzando propuestas: «el Pacto social por la innovación tecnológica»

3.1.-- Comoquiera que hemos estado sosteniendo que el sindicalismo confederal está desubicado del nuevo paradigma, que por pura comodidad llamaremos postfordista, es de cajón exigirle que diseñe una primera aproximación a un proyecto capaz de incluirlo en esta gran transformación. Ya hemos referido que, aunque deshilvanado e incompleto, en ciertos materiales congresuales hay determinadas pistas, ciertos indicios por donde se debe empezar es construcción. Advirtamos, de entrada, que un proyecto no es un zurcido de retales dispersos: es, digámoslo así un «texto», que debe verificarse diariamente y dónde todas sus variables deben ser compatibles entre sí. Un texto, además y sobre todo, donde quede clara la función principal. Sin más dilación planteo que esa función principal debe ser la cuestión tecnológica. Y, más concretamente, algo que ya abordé hace años: en http://alametiendo.blogspot.com.es/2011/07/pacto-social-por-la-innovacion.html y en http://elpais.com/diario/2003/04/25/catalunya/1051232840_850215.html. Entiendo que, para lo que deseo proponer, los considero plenamente vigentes. Se trata de entrar en una fase de largo recorrido que llamo el «Pacto social por la innovación tecnológica». Me interesa decir que este planteamiento no sólo es válido también para el sindicalismo europeo sino que debe ser su elemento central. Desde luego, entiendo que para el sindicalismo español es el camino para: reconstruir las consecuencias de la crisis económica, trascender la reforma laboral y sus efectos y, finalmente, resituar al sindicalismo en esta fase de innovación-reestructuración.  

Antonio Gramsci dejó dicho que «El movimiento histórico nunca vuelve atrás y no existen restauraciones in toto» [El cesarismo en Política y sociedad. Ediciones Península, 1977]. De esta idea gramsciana deducimos que, tras la salida de la crisis, sea cual fuere la forma que adopte dicha salida, no se volverá a la situación anterior a la reforma laboral, porque esta no se concibió ni se puso en marcha en función de la crisis económica. El sindicalismo, pues, tendrá que reconstruir no restaurar. Una reconstrucción que será gradual y, posiblemente, de una gran complejidad. 

Aclaro: este Pacto social por la innovación tecnológica no se refiere a un momento puntual, esto es, de una negociación convencional análoga a lo que hemos conocido como políticas de concertación. Es, más bien, un itinerario que pone en el centro de sus preocupaciones y reivindicaciones el hecho tecnológico. Ese largo recorrido no se circunscribe, sólo ni principalmente, a los acuerdos “por arriba” sino que pone en marcha un entramado extendido a todos los sectores y territorios, a todos los ecocentros de trabajo. En este nuevo eje de coordenadas, el sindicato tiene la oportunidad de ajustarse las cuentas a sí mismo. Me explico, hemos hablado en otras ocasiones de hasta qué punto el fordismo y el taylorismo colonizaron a las organizaciones sociales (también al conjunto de la política). Pues bien, interviniendo en el hecho tecnológico, en los procesos concretos de innovación-reestructuración global, cabe la hipótesis de que en ese recorrido lago del pacto social por la innovación tecnológica, el sindicalismo no sólo conteste el abuso sino el uso de la organización del trabajo. Ya nos hemos referido en otras ocasiones que, bajo el fordismo y el taylorismo, sólo contestamos el abuso. Más todavía, lo que estamos planteando no se refiere a una actitud pasiva frente al hecho tecnológico, esto es, en no obstaculizar el avance técnico, sino especialmente en una actitud activa con un esfuerzo inédito por anticipar las repercusiones del progreso técnico.

Más todavía, a partir de este (itinerante) pacto por la innovación tecnológica cabe la hipótesis de construir una honda reforma del Estado de bienestar de nuevas características. A saber, eliminando gradualmente su carácter de resarcidor en aras a abrir oportunidades inclusivas.
3.2.--  Ahora bien, este planteamiento que intenta, ordenada y gradualmente, poner el sindicato patas arriba requiere, a mi entender, estos grandes desafíos: uno, ya dicho, interpretar adecuadamente los procesos reales que se desarrollan en los ecocentros de trabajo, viendo lo que va surgiendo y lo que desaparece; dos, intervenir decididamente en la organización del trabajo; tres, proponer los derechos propios de esta fase tecnológica; y cuarto, señalar con qué amistades preferentes vamos a caminar en tan largo recorrido. Vayamos por partes.

No basta, sin embargo, interpretar adecuadamente los procesos reales, es fundamental que esa interpretación con punto de vista fundamentado se encarne en praxis, tenga su fisicidad propia a la hora de la negociación difusa que estamos planteando. O, lo que es lo mismo, hay que pasar de la literatura oficial a la real: la real es la que se concreta  en la plataforma reivindicativa y, tras los lógicos meandros de la negociación, llega a su punto de conclusión.

Entiendo que es preciso superar que el dador de trabajo tenga todo el poder a la hora de fijar la organización del trabajo. En ese sentido es fundamental que se proponga el instrumento de la «codeterminación»; si se lee e interpreta adecuadamente se verá que no estamos hablando de la cogestión que, a mi entender, ni está ni afortunadamente se la espera. Entendemos la  cotederminación  como  la fijación negociada, como punto de encuentro, entre el sujeto social y el empresario, anterior a decisiones "definitivas" en relación, por ejemplo, a la innovación tecnológica, al diseño de los sistemas de organización del trabajo y de las condiciones que se desprenden de ella. A mi juicio, la codeterminación es el derecho más importante a conseguir en el centro de trabajo. Para ello, lógicamente, se precisa una reforma de algunos artículos del Estatuto de los Trabajadores. Mientras tanto, debería ser el centro de todas las plataformas reivindicativas. Más todavía, mediante la intervención sindical en todo el polinomio de la organización del trabajo cabe la posibilidad de ir eliminando todo lo que queda del taylorismo –recuérdese que hemos hablado de la defunción del fordismo, pero no del taylorismo que sigue vivo y coleando— en el centro de trabajo innovado.

Así pues, la codeterminación presidiría el elenco de derechos propios de esta fase, junto a todos los relativos a los saberes  (incluidos los profesionales) y el conocimiento. Entendemos los «saberes profesionales» de esta manera: la unión de dos dimensiones complementarias: la del “saber” en su acepción más amplia, constituida por elementos de teoría, práctica, modalidades de relaciones, modelos éticos de referencia y sistemas de valor y la dimensión “profesional”, constituida por competencias necesarias para el ejercicio de determinadas actividades en uno o más ámbitos. De esta definición de los saberes profesionales llegamos a una propuesta: la necesidad de elaborar un Estatuto de los Saberes.  Este Estatuto sería la conclusión de  una estrategia global de redistribución del acceso a los saberes y a la información, democratizando la revolución digital y tecnológica. Lo que tiene su máxima importancia en estos tiempos que necesitan que el sindicalismo (y la política) valoren el capital cognitivo en todas sus intervenciones; una batalla a la que, lógicamente, hay que implicar a los poderes públicos. Y comoquiera que no hay batalla sin su correspondiente grito mediático, propongo el siguiente: «Más saberes para todos». A grandes rasgos podrían ser: a) la formación a lo largo de todo el arco de la vida laboral,  que ya hemos citado; b) enseñanza digital obligatoria y gratuita; c) acceso a un elenco de saberes por determinar; d) años sabáticos en unas condiciones que deberán ser claramente estipuladas. Se trataría de un proyecto cuya aplicación se orientaría a todo el universo del trabajo. 

Estamos hablando de un proyecto que sirve para incluir la formación, el conocimiento y los saberes –en palabras de Marx, el general intellect— en el actual paradigma, orientado a la autorealización de cada trabajador y a  la humanización del trabajo, a la racionalidad y eficiencia del ecocentro de trabajo. Vale la pena traer a colación las palabras de un alto manager de Volkswagen a mediados de los años noventa: «Ahora entramos en una fase de transición y de turbulencias que durará diez años  y que lo cambiará todo. ¿Cómo es posible gobernar este cambio sin una clase trabajadora y su saber hacer y con el  patrimonio profesional  que se ha acumulado en todos estos años? Yo no puedo arrojar a la cesta de los papeles un patrimonio de este género. Con él debo intentar cambiar y transformar la empresa». Lástima que el empresario-masa  y las élites del management no hayan entendido ese mensaje. Han preferido la discrecionalidad autoritaria, incluso a costa de la eficiencia de la  empresa, porque concebían que el actual proceso de acumulación capitalista (al igual que en los orígenes de la primera revolución industrial) había que hacerla sin sujetos alternativos, ni controles democráticos.

Esta batalla debe darla un sujeto extrovertido como lo es el sindicato. Que puede movilizar a un importante batallón del talento (investigadores, científicos sociales, operadores jurídicos…) para --junto a los trabajadores y a modo de los «círculos de estudios suecos»--  proponer un proyecto de humanización del trabajo, liquidando los vestigios del «gorila amaestrado» del que habló con tanto desparpajo el ingeniero Taylor. En este sentido adquiere una importancia considerable la idea que repetidamente plantea nuestro amigo Riccardo Terzi, a saber, que los sindicalistas sean unos «experimentadores sociales», no sólo en las cuestiones organizativas sino en todo el quehacer del sujeto social en la relación entre ciencia, técnica y organización del trabajo. 


4.--  La forma sindicato y la representación


De hecho, la casa sindical tiene los mismos planos que proyectamos tras la legalización en 1977, a pesar de los grandes cambios –conquistas incluídas en este «ciclo largo»-- que se operan en el ecocentro de trabajo. Nos referimos a la morfología del sindicato y a su representación. La primera observación que se deduce de todo lo anteriormente dicho es que lo que nos pareció válido hace treinta y siete años ahora he envejecido considerablemente. La nueva geografía del trabajo, que ha ido cambiando espectacularmente a lo largo de estos 37 años, tiene que ver muy poco con la de aquellos entonces cuando construimos la casa sindical. Vale la pena, pues, pararnos a pensar hasta qué punto nos es de utilidad mantener tan obsoleta morfología sindical.


Ahora bien, el problema central no estriba –sólo ni principalmente--  en el envejecimiento de las formas de representación del sindicato, especialmente en el ecocentro de trabajo. La cuestión está en la afasia, de un lado, entre cambios en el centro de trabajo y el mantenimiento de las mismas formas de representación anteriores a tales mutaciones; y, de otro lado, la inserción plena del centro de trabajo en la globalización mientras las formas organizativas del sindicato –especialmente la representación--  mantienen el carácter típico de los tiempos del fordismo en el Estado-nacional. En concreto: han envejecido y, a la par, se han desubicado de los procesos en marcha de la reestructuración e innovación globales. Este es, por ejemplo, el gran problema de los comités de empresa, a los que debe tanto el sindicalismo español, pero que ahora se han convertido en un freno para representar y tutelar la nueva geografía del trabajo. De ello se ha hablado largo y tendido en   http://theparapanda.blogspot.com.es/2007/02/una-conversacion-particular.html, y a ella nos remitimos.   

Esta crisis de representación que se ha acentuado frente a los cambios, cuantitativos y cualitativos que intervienen a diario en el cuerpo vivo del conjunto asalariado y no sólo en términos de renta y salarios, de profesiones y situación ante el empleo, también en términos subjetivos: presencias culturales diversas, exigencias diferentes y  prioridades individuales distintas que hace tiempo no conseguimos aprehender y, por tanto, representar.  Por ello, me esfuerzo en reclamar que tenemos necesidad de un nuevo modelo organizativo ya que la actual estructura centralista no está en condiciones de captar la complejidad frenética del tejido social.  


5.— La participación como necesidad y derecho

Las estructuras dirigentes del sindicato están legitimadas por el conjunto de los afiliados. La explicación es bien sencilla: las estructuras no se autolegitiman sino que son legitimadas. Esta obviedad, sin embargo, nos interpela a sacar conclusiones. A saber, la «soberanía» del sindicato radica en su base afiliativa y— para determinadas decisiones--  en el conjunto de los trabajadores, estén afiliados o no: http://lopezbulla.blogspot.com.es/2007/12/texto-definitivo-sobre-la-soberania.html   Así pues, los grupos dirigentes gestionan esa soberanía. De ahí que parece conveniente repensar los hechos participativos dándoles un nuevo enfoque en dirección de una práctica, que esté reglada en los textos estatutarios. Nuevo enfoque: reconocer dónde radica la soberanía sindical y estipular de manera solemne que la participación, en consecuencia, es un derecho, además de una necesidad.

Que sea un derecho me parece una consecuencia directa de quién legitima a quién y de nuestro planteamiento acerca de la soberanía. Que es una necesidad merece razonarse adecuadamente.  No sólo, con ser importante, se puede justificar en aras a la democracia deliberativa, también merece que nos refiramos al conjunto de utilidades y propuestas que surgen de toda discusión bien ordenada. Especialmente cuando este orden está precedido de unos textos escritos con claridad. Por ejemplo, propuestas de plataformas de convenio, planteamientos de nuestras contrapartes en relación a mil cosas, que no pueden dejarse a la buena de Dios de la cultura tradicional y fundamentalmente oral del sindicalismo.

Para evitar suspicacias tengo interés en reafirmar que el sindicalismo es una organización democrática. Es más, ahora que estamos ante una cierta mitomanía con las primarias para elegir los primeros dirigentes de los partidos políticos, es bueno recordar que, desde los primeros andares de algún sindicato, las listas para las elecciones sindicales eran confeccionadas sobre la base de unas primarias –no sólo referidas al primero de la candidatura sino al conjunto de los candidatos— que no nosotros llamábamos pre selección. Así pues, habrá que decirles a los mitómanos aquello de «menos lobos, señor cura».

La participación de los trabajadores, hemos dicho de manera reincidente, es un derecho y una necesidad. Al menos hoy no hace falta que nos extendamos en esta cuestión. En todo caso, es obligado que captemos las novedades que el hecho tecnológico ha provocado sobre ese particular en el ecocentro de trabajo innovado. Una de las novedades es la aparición de una curiosa equivocidad: las nuevas tecnologías, que están conformando un ecocentro de trabajo constantemente innovado, interfieren en el interior de éste el estilo de participación de los trabajadores que, por lo general, sigue siendo de matriz fordista; pero, tan vasta panoplia de nuevas y novísimas tecnologías favorece, fuera del centro de trabajo, la participación de los trabajadores, esto es, propicia la emergencia de que los hechos participativos expresen lo que, en los famosos Grundisse, Marx llamó el «general intellect» en beneficio y utilidad de la acción colectiva. Ahora bien,  se trata de una contradicción entre nuevas tecnologías y hechos participativos en el ecocentro de trabajo, sino de una inadecuada forma de hacer participar a los trabajadores en el contexto de la nueva geografía del trabajo. 

 

Hace ya muchos años, a mediados de los noventa, Juan López Lafuente –uno de los dirigentes más perspicaces de Comisiones Obreras--  captó las posibilidades de vincular el hecho tecnológico con una participación informada, activa e inteligente en el ecocentro de trabajo. El relato de la experiencia de López Lafuente es, en apretada síntesis, el siguiente: el comité de empresa de Catalunya Ràdio convoca una asamblea de todos los centros de trabajo, cuyos miembros están desparramados en diversas localidades. ¿Cómo hacer que la participación sea plena, a pesar de la dispersión en tantas localidades? Alguien da en la tecla: aprovechemos todo el instrumental técnico de la empresa.  Y ni cortos ni perezosos convocan la asamblea que se realiza a través de los canales internos de las ondas. «Aquí, Reus, pido la palabra»; «Tienes la palabra, Reus»; «Aquí, Girona, pido la palabra»; «Espérate a que te toque, Girona»… Finalmente, y al igual que en las asambleas tradicionalmente presenciales, nuestro Juan López hizo el resumen del debate y las conclusiones.  Hoy, con los nuevos lenguajes, hablaríamos de «empoderamiento» de la nueva tecnología por parte de los representantes de los trabajadores.  También es destacable la experiencia del personal de la Universidad de Castilla La Mancha: 1.500 trabajadores en cinco campus diferentes, utilizan una plataforma virtual que les  permite debatir problemas, elaborar documentos, adoptar medidas de acción colectiva, quedando de todo ello reflejado en actas de acceso público para todos los miembros de la representación unitaria y en su caso para los propios trabajadores.

 

Es obvio que no se puede extrapolar esta experiencia. No importa. Lo que vale es la imaginación y el resultado alcanzado. Lo que tiene interés es que los representantes de los trabajadores de Catalunya Ràdio transformaron la dispersión de los centros de trabajo en una asamblea ecuménica de nuevo estilo. El hecho tecnológico dejaba de ser una interferencia para convertirse en un acicate de la participación.  Así pues, que el hecho tecnológico signifique un impedimento o un acicate para la participación depende de cómo se inserte plenamente el sujeto social en el nuevo paradigma.

 

No ha sido infrecuente en los sectores de la enseñanza el ejercicio del conflicto de una manera nueva: la simultaneidad de estar en huelga con dar clase en la calle y centros emblemáticos de la ciudad, significando, en opinión del profesor Francisco José Trillo, «una mirada acusadora a cierto desden que niega la posibilidad de experimentar otros vías que hagan clamorosamente visible el conflicto». Ha sido un acto de protesta  que, además, ha conseguido una gran simpatía ciudadana.  

Hay que felicitarse del considerable avance que ha dado el sindicato con su presencia en las redes sociales. Por lo general se concreta en una vasta trama de webs y blogs de secciones sindicales y de dirigentes cualificados. Ahora bien, con ser importante la información que ofrecen –lo que no es poca cosa— de lo que estamos hablando es de la participación. Esto es, de la traducción de la información en participación. Pues bien, dadas las características de las webs y de los blogs podemos afirmar que, sin embargo y a pesar de su importancia, estas redes todavía no están pensadas para provocar la participación. Este, a mi entender, es el reto.

 

Alguien dirá que esta participación no puede substituir a las asambleas y reuniones tradicionalmente presenciales. Vale, eso ya lo sabemos. Pero aquí de lo que se trata es de aprovechar la democracia expansiva que puede generarse a partir de estos medios de nuevo estilo.  

 

Por ello, todo lo que se está planteando en este capítulo se refiere a la necesidad de una mayor acumulación de democracia, de sindicalismo más próximo. En apretada síntesis, a una democracia de nuevo estilo. Por ejemplo, ¿qué impide que exista una mayor acumulación de hechos participativos en momentos tan decisivos como la negociación colectiva? Me estoy refiriendo a los momentos decisivos del convenio colectivo. ¿Acaso es un disparate que, antes de la firma o no del convenio, se proceda a un referéndum que sancione la bondad o no de lo que se ha preacordado? ¿Acaso no es exigible que aquellas organizaciones sindicales que se llenan la boca con lo del «dret a decidir» [el derecho a decidir]  para asuntos políticos empiecen practicando en su propia casa exactamente eso, el derecho a decidir?

En conclusión, la participación –derecho y necesidad— para no ser mera retórica debe tener sus propias reglas con rango estatutario de obligado cumplimiento.  De esta manera se va avanzando en la configuración de un «sindicato de los trabajadores», que no es exactamente igual que un sindicato para los trabajadores como tantas veces he señalado.       


6.--  Sobre el conflicto 


Empecemos por una cuestión que el sindicalismo no parece haber comprendido de manera suficiente: la victoria del conflicto social depende de un conjunto de variables, tales como la justeza de las reivindicaciones, la relación entre formas de movilización y la plataforma reivindicativa, los niveles cuantitativos y cualitativos de la afiliación y el consenso que despierta el sindicato, en tanto que tal, entre el conjunto asalariado. Condición indispensable: que todo ello esté inserto en esta fase que ya, como se ha dicho repetidamente, no es la fordista.  

Históricamente el ejercicio del conflicto se ha caracterizado por un acontecimiento rotundo: si la persona dejaba de trabajar, la máquina se paralizaba por lo general; este detalle era el que provocaba la realización de la huelga. Hoy, en no pocos sectores, la ausencia de vínculo puntual entre el hombre y la máquina (esto es, que la persona deje de trabajar) no indica que la máquina se paralice. Más aún, gran parte de los conflictos se distinguen porque las personas hacen huelga (dejan de trabajar), pero las máquinas siguen su plena actividad. Podemos decir, pues, que la disidencia que representa el ejercicio del conflicto no tiene ya, en determinados escenarios, las mismas consecuencias que un antaño de no hace tanto tiempo. Esto es algo nuevo sobre el que, a nuestro juicio, vale la pena darle muchas vueltas a la cabeza. Parece lógico, pues, que el sujeto social se oriente en una dirección práctica de cómo exhibir la disidencia, promoviendo el mayor nivel de visibilidad del conflicto. En otras palabras, la visibilidad del conflicto tendría como objetivo sacar la disidencia del espacio de la privacidad para hacerla visiblemente pública. En suma, para una nueva praxis del conflicto, apuntamos los siguientes temas de reflexión: 1) el carácter y la prioridad de las reivindicaciones, tanto generales como aquéllas de las diversidades; 2) la utilización de la codeterminación; 3) los mecanismos de autocomposición del conflicto; 4) la utilización de las posibilidades reales que ofrecen las nuevas tecnologías para el ejercicio del conflicto; 5) nuevas formas de exhibición de la disidencia, dándole la mayor carga de visibilidad en cada momento.

Importa hablar de los servicios mínimos. Yo siempre he planteado que quien convoca el conflicto debe gestionarlo con plena independencia y autonomía. De ahí mi rotunda oposición a los servicios mínimos.  Como alternativa a ello me he manifestado reiteradamente a favor de un Código de autorregulación del ejercicio de la huelga. Lo dije en "L´ acció  sindical en els serveis públics", Nous horitzons, Abril 1979 y, entre otros escritos, en  http://www.comfia.info/noticias/37445.html. A este último me remito.

El Código de autorregulación de la huelga sería un especial instrumento para el ejercicio del conflicto en aquellos sectores donde dicho ejercicio afecta directamente a la ciudadanía: enseñanza,  sanidad, transportes, limpieza de las ciudades. Entiendo que las orientaciones generales irían por: 1) proponer una acción colectiva en los sectores públicos que sea la fiel expresión del vínculo entre los asalariados del sector y el conjunto de los usuarios que utilizan los servicios públicos;
2) buscando las alianzas, estables y coyunturales, entre los que van a ejercer el conflicto y los usuarios;
2) lo que es posible mediante unas formas de presión que no provoquen bolsas de hostilidad entre los huelguistas y los usuarios.


7.--  Nuestras responsabilidades como sindicato


He procurado sacar a la superficie toda una serie de cuestiones que, en mi opinión, debe corregir el sindicalismo. Lo he hecho sin pelos en la lengua. Ello, tal vez, provocará algunos zarpullidos en determinadas pieles sensibles. Y quizá algunos dirán que mi ejercicio de redacción no tiene en cuenta los niveles de agresión que recibimos desde muchos sitios. Me limitaré, con una famosa anécdota, a explicar mi atrevimiento.

Como hemos explicado en diversas ocasiones en 1956 la FIOM-CGIL sufrió una severa derrota en las elecciones sindicales de FIAT. Las primeras explicaciones que dieron no pocos dirigentes fueron tan perezosas como vulgares: «La culpa la tiene la dirección de la empresa y el resto de los sindicatos que se han vendido a ella». Pues bien, Giuseppe Di Vittorio –el primer dirigente de la CGIL--  interviniendo en Turín en un salón atestado de gente, habló de esta manera: «Pues sí, la responsabilidad de la dirección de la empresa es grande, pongamos que tiene en ella un 95 %. Nosotros tenemos, pues, un 5% de responsabilidad en esta derrota. Lo que sucede es que nuestro 5 por ciento se convierte ante nosotros en nuestro cien por cien».

Dicho lo cual, la CGIL pasó a una investigación propia de su quehacer en la fábrica. De esa manera, Sísifo remontó la cuesta y la parábola del sindicato empezó a remontar. 


Parapanda, 1 de septiembre de 2014