miércoles, 22 de enero de 2020

Miguel Ángel Rodríguez ya está colocado


Solo a los poco avisados ha podido extrañar el nombramiento de Miguel Ángel Rodríguez (en adelante MAR) como jefe de gabinete de la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. MAR es un tipo volcánico así en el uso de la palabra como enérgico a la hora de hacer chocar con su Mercedes a tres vehículos estacionados en la vía pública. No queriendo sino por culpa  de tener su cabeza en poder de las uvas. MAR –diría Baroja--  es ansí. En fin, que ya tenemos colocado a MAR. 

El nombramiento de MAR no es irrelevante. Tiene unas características singulares y unas consecuencias evidentes. MAR, la mano larga de Aznar, tiene un mandato claro: viene a establecer una granítica competencia con Vox y a ser la vara verde de Ayuso, considerada en algunos  sectores del partido, un tantico mosquita muerta. Las consecuencias son estas: los de Casado avisan a los navegantes proclives al centrismo que pierdan toda esperanza. Más todavía, con MAR el Partido Popular está diciendo que no está contagiado por los ultras sino que ellos son los herederos de los Cien Mil hijos de san Luis y, por lo tanto, Vox no tiene media hostia.  

Si el minifundio de Arrimadas no aprovecha la ocasión  no parece que pueda levantar cabeza. Así se las ponían al séptimo Fernando.

martes, 21 de enero de 2020

Waterloo no paga traidores, Mayor Trapero



Josep Lluis Trapero, el primer jefe de los Mossos de l´Esquadra, calificado como  héroe tras el tristemente célebre 17 de Agosto en las Ramblas de Barcelona; el máximo responsable de la policía autonómica cuando aquel 1 de Octubre del mismo año se formó la que se formó, compareció ayer en Madrid ante la Justicia. Ningún político de la primera (ni segunda, ni tercera) división independentista acudió a arroparlo. Trapero fue al banquillo a cuerpo juncal. Sabemos de muy buena fuente que en los cenáculos independentistas se organizó meticulosamente la inasistencia. «Roma no paga traidores». Trapero es, así pues, el nuevo traidor del elenco que gestiona Waterloo y sus franquicias.

Las palabras de Trapero al Fiscal no defraudaron: la  declaración unilateral de independencia fue una barbaridad. Más contundencia todavía: tenía un operativo, con helicóptero incluido, para detener –si fuera preciso--  a Puigdemont y el resto del gobierno catalán. Abro paréntesis: con toda seguridad este Puigdemont no ignoraba los preparativos de su detención, ¿no será, pues, que puso pies en polvorosa para huir de los Mossos? Esto en el caso de que Trapero tuviera esa intención. Cierro paréntesis.

Las cosas claras: no sabemos si Trapero habla de manera contundente porque las cosas fueron así o –como otros se malician—por pura estrategia defensiva ante el Tribunal. Lo que sí está claro es que Trapero está ahora en la zona de los traidores y vendidos.  Su mentora, despechada, la Musa del independentismo, está como la Zarzamora «llora que llora por los rincones».

Frio en Madrid. Nieve en la España vaciada. Y la Brigada Aranzadi oliendo la presa. 


lunes, 20 de enero de 2020

La Mesa Gobierno de España – Gobierno de la Generalitat



La condición sine qua non para que Esquerra Republicana de Catalunya facilitara con su abstención la investidura de Pedro Sánchez era la constitución de una Mesa de diálogo entre los gobiernos central y autonómico. Se llegó a dicho acuerdo y los diputados de Junqueras allanaron la investidura, cada cual con la importancia, poca o mucha, que concedían a la gobernabilidad  de España.

Si la Mesa se consolida el gobierno de coalición se mantendrá y ERC se consolidará: se podrán aprobar los Presupuestos Generales del Estado, se abriría un nuevo ciclo político en España con la posibilidad de nuevos avances democráticos. Ahora bien, la Mesa tiene un problema: al ser un instrumento de diálogo entre ambos gobiernos, será Quim Torra quien, haciendo un esfuerzo inaudito por el trabajo que ello representaría, tendría que presidir la parte catalana. Error inmenso de ERC al plantear la mesa con esa característica. ¿Por qué lo hizo? Con toda seguridad para que el acuerdo con el PSOE tuviera mayor capacidad de digestión en las diversas hermandades del independentismo y por la idolatría de ERC hacia la figura institucional del presidente de la Generalitat sea éste Agamenón o Menelao. 

Ahora bien, Torra no tiene ningún interés en que ERC se consolide y mucho menos en que España haya gobierno, y si lo hay mejor que sea de la España de secano y orinal. Por lo que el diligente Torra torpedeará ad nauseam la Mesa de negociaciones o conversaciones, o como quiera llamársela. En resumidas cuentas, la cosa sigue como el tiempo: borrascosa y con vientos huracanados. Toquemos madera: podríamos quedar atrapados en la tempestad.


P/S.---  Lean a Paco Rodríguez de Lacea en http://vamosapollas.blogspot.com/2020/01/cunadismo-de-izquierdas.html

domingo, 19 de enero de 2020

No hay derecha en España





Vamos a hablar hoy de la derecha vaciada.  O, tanto da, de la derecha vacía. Que no es otra cosa que la constatación de la inexistencia hoy en España de una derecha ilustrada. Ciudadanos pudo serlo, pero la inmadurez política y el engreimiento de su líder, Albert Rivera, --más el estilo funcionarial de su grupo dirigente--  llevaron al partido a una radicalización impostada y a una política de alianzas aceleradamente derechista. Ello llevó a Ciudadanos al fondo del barranco. El partido es ahora un minifundio. Lo que pudo ser un partido de la derecha democrática –y no instrumentalmente democrático como hoy lo es el Partido Popular— fue tantas veces a la fuente con la ultraderecha que finalmente se quebró: un paso más en la derecha vaciada.  

Ciudadanos está discutiendo su futuro. Arrimadas tiene ahora la oportunidad de demostrar que no es un espejismo, una hijuela de Rivera, el rostro amable de aquella hecatombe electoral. Y el desafío de conseguir credibilidad tanto personal como para su partido. Por ejemplo, cuando la madrileña Begoña Villacís declara bombásticamente que «el veto parental no se implantará en Madrid» tocamos madera porque cosas similares dijeron en Andalucía, Madrid  y Murcia y al final acabaron bajando la cerviz ante el caballo blanco de Santiago (el de Vox). Oportunidad y desafío de ser la derecha democrática. Si se mantiene en el riverismo se irá a una derecha completamente vaciada, poblada por los ultras de secano y orinal.

Ciudadanos prepara su congreso. Un elemento aparece como novedad en sus documentos preparatorios: se levanta el veto al PSOE, aquel veto que infantilmente puso en marcha Rivera y siguió perinde ac cadáver Arrimadas. Naturalmente para poner contrapeso a ello escriben la vulgaridad de «estaremos contra los populismos de derecha y de izquierda». Que en este caso puede interpretarse así: «Al subir la barca / me dijo el barquero / las niñas bonitas / no pagan dinero».

Con todo, no parece que Ciudadanos rompa la anomalía española de la derecha vacía. La cosa viene de muy atrás. Mi padre no encontraba explicación a que en España la derecha nunca hubiera tenido políticos del fuste de Churchill, De Gaulle, Adenauer, Alcide De Gasperi. Aquel bribón de Andreotti diría que «manca finezza». No, lo que siempre faltó a la derecha española fue inteligencia. Sus dirigentes sólo se desenvolvieron bien en el campanario, en el campamento y en el sagrario.   

sábado, 18 de enero de 2020

Aclarando cosas de la Plataforma que nos traemos entre manos.


 «Mi viejo amigo Orentino Alonso me hace una serie de preguntas y consideraciones con relación a la iniciativa que un grupo de amistades de muchos años hemos puesto en marcha, eso es, la Plataforma de apoyo al programa de gobierno, negociado por el PSOE y Unidas Podemos. Procuraré no dejarme nada en el tintero, porque –me parece a mí--  lo que  plantea Orentino puede interesar a muchos de los que ya se han ´apuntado´  y a otros que esperan hacerlo»


Querido José Luís, hace un rato estuve diez minutos dudando si comentar algo en el post de la convocatoria sevillana. Al final lo dejé, decidí esperar. Pero ahora que vuelves al asunto con el buen consejo a partidos y organizaciones que sustentan al gobierno (parte de tu reflexión de hoy que comparto plenamente ) y difusión de la plataforma A Favor del Programa Gobierno Progresista (AFPGP) me lanzo aquí a trasladarte/os mis dudas e iniciativas de la susodicha. Lo acertado de la iniciativa no deja lugar a dudas ante la acogida y número de miembros en apenas diez días. Pero ¿qué es la AFPGP? , ¿una plataforma de apoyo transversal y apartidista? ¿un movimiento? ¿ un think thank numeroso y de transmisión en redes ?.... Me parece muy oportuna tu reflexión de hoy porque los partidos y movimientos que apoyan al GOBIERNO no deben descuidar su trabajo y sus redes territoriales. Pero nosotros, en mi opinión, no deberíamos ser eso, tampoco un movimiento (que por poco que se mueva exige estructuras y objetivos más definidos). En mi opinión somos una caja de resonancia amplia en redes (que no excluye actividades territoriales) de apoyo al PROGRAMA de Gobierno que permitió la investidura.

»Me momento me dedicaría a crecer e ir trabajando una especie de código de uso y objetivos. Experiencias como la de la Coruña o Sevilla pueden ser útiles para verse las caras pero no pueden confundirse con el terreno que partidos, organizaciones y movimientos deben transitar desde ya. La militancia en ellos de buena parte de los miembros de la AFPGP debería implicarse al ciento por ciento en esos menesteres. Huiría, en principio, de cualquier apariencia de querer/ poder convertirse en instrumento de poder o de influencia ( incluso aúlica ) no así de foro de apoyo y pensamiento al PROGRAMA y de raciocinio sobre las dificultades y distintos puntos de vista ( no simplemente binarios ) necesarios y a tener en cuenta en su aplicación. Si como tu mismo alientas llegásemos a los 25.000 ya no se si seguiría pensando lo mismo, pero de momento me ceñiría a eso. Y a ver que sucede en las dos reuniones anunciadas. Abrazos, joven emprendedor».  Hasta aquí la importante comunicación de Orentino.

Le respondo.


Querido amigo, te agradezco el interesantísimo comentario que me haces y tus sugerencias sobre el particular. En todo caso, me vas a permitir una pequeña introducción de la que se desprenderán, directa e indirectamente, algunas respuestas.

La novedad de esta plataforma estriba en que se caracteriza por ser de apoyo; hasta la presente, las cosas –más o menos parecidas--  que montábamos las izquierdas eran, por lo general, a la contra. De ahí que, dadas las características de lo que nos traemos entre manos, no sepamos con precisión qué terminología debemos usar al respecto. Preguntas, qué somos. Respuesta: un grupo de personas que necesariamente debería albergar a muchos miles, muchos miles, muchos miles para conseguir los objetivos. Por eso “lo que somos”  se irá formando sobre la marcha. No es improvisación, es tanteo. Estamos en la fase inicial. Su objetivo es llegar a los primeros 25.000 amigos.   Fíjate que he puesto en bastardilla lo de plataforma y amigos.

Superada la primera fase, tras los primeros 25.000 veremos si lo que se mueve se va perfilando como movimiento o qué. Cierto, no será un movimiento al uso o no debería serlo. Pero –de momento--  no encuentro otra palabra.

Tenemos a nuestra disposición el Muro de facebook donde –si fuera bien aprovechado--  serviría para debatir a fondo todo lo que planteas. Pero las redes son como son, y cada cual lo usa pro domo sua.

En todo caso, el grupo que hemos puesto en marcha esta iniciativa tenemos muy claro que la cosa no puede ser ni un movimiento, viejo o nuevo; ni un instrumento de ningún partido; ni tampoco una claca de aplaudidores del gobierno.  Simplemente un numeroso grupo de personas que estamos interesados en que el programa de gobierno se cumpla. Mientras tanto, iremos avanzando –sobre la base de acierto y error--  en los medios de debate que tenemos y los que se puedan crear. Un abrazo, querido amigo. 

viernes, 17 de enero de 2020

Sugerencias al PSOE y a Unidas Podemos



Tener 80 años puede tener algunas ventajas. Por una parte, tus observaciones, sugerencias o consejos no provocan desconfianza, esa desconfianza que produce aquello de «¿qué querrá este ahora?»; a tan provecta edad sólo se espera sosiego y pocos sobresaltos. Por otra parte, la experiencia acumulada puede servir de alguna utilidad.

La sugerencia es la siguiente: no dejen abandonadas a su suerte a las estructuras organizativas territoriales. Sepan que esa espina dorsal es imprescindible para dar sostén al partido y, por extensión, al gobierno. De manera que un modelo de organización permanente (y no sólo para los momentos puntuales de las convocatorias electorales) es imprescindible. Cosa chocante: eso es cosa tan sabida teóricamente como olvidada en la práctica. 




Cambiamos de tercio. La plataforma de apoyo al programa de gobierno que nos traemos entre manos está en su fase de gestación. Hasta la presente la experiencia de ´convocatoria´  que patrocina Pepe Santana, en Sevilla, es un ejemplo de iniciativa a tener en cuenta. Mientras tanto las inscripciones siguen en https://www.facebook.com/groups/676264126501899/



jueves, 16 de enero de 2020

El pacto de Inés Arrimadas con Waterloo


Reina la confusión en el independentismo político. Es algo tan indecible como la espantá de Bigote Arrocet a María Teresa Campos. (Bigote desconsideradamente ha dejado a la presentadora vía guasap). En esa confusión reaparece un personaje que echábamos en falta, Elsa Artadi, activista de postín de can Waterloo, antigua casa Convergència.  

El escenario es el siguiente: las fuerzas políticas independentistas se han reunido para analizar el pacto que suscribieron PSOE y ERC para la investidura del Presidente del Gobierno. Los de Junqueras se quedan solos: Waterloo, amasijo de post  post post convergentes, y la CUP se oponen a dicho pacto. El argumento de la Artadi es el siguiente: «Nos preocupa que se dé la imagen de Pedro Sánchez como un presidente dialogante, cuando no lo es». De traca. Pues resulta chocante este aprendiz de argumento toda vez que lo que se está discutiendo en dicha reunión es precisamente el diálogo y pacto entre el mencionado Sánchez y ERC. Un detalle en el que tal vez Artadi no había caído. Digamos, pues, que esta es una de las consecuencias de tanto chicoleo en las redes sociales donde lo mismo se plancha un huevo que se fríe una corbata.

Postdata.-- ¿Quién dijo que el minifundio de Inés Arrimadas y el Partido Popular se la tenían jurada a los independentistas? Calumnias. Ciudadanos y los del PP han  pactado con Waterloo. Nada menos que el incremento de los sueldos de los diputados del Parlament de Catalunya. Nuevo triángulo político: Casado, Arrimadas y Puigdemont. El argumento es el siguiente: pecunia non olet. Con lo que podemos proponer el siguiente aforismo político: yo estoy de acuerdo con mis pactos y en contra de los tuyos.
   

miércoles, 15 de enero de 2020

Carta abierta a un amigo sobre mi apoyo al programa del gobierno.


«Me maravilla y reconforta que alguien que ha visto y vivido en primera persona tantísimas cosas, como don José Luis López Bulla, tenga esa ilusión desbordante ante el nuevo Gobierno, eludiendo la personalidad de su presidente, que -con todo respeto por otras opiniones- a mí me parece humanamente impresentable». Así ha hablado mi amigo Luis Garnacho –jurista en busca de mayor lucidez-- comentando uno de mis ejercicios de redacción en este mismo blog. Por eso he creído necesario responderle personalmente y, comoquiera que él lo ha hecho públicamente, un servidor le corresponde amablemente con el carácter abierto de esta respuesta.

Querido Luis, me alegro de que te reconforte mi posición sobre el nuevo gobierno. Ahora bien, no entiendo que te maraville, pues lo extraño sería que yo mostrara desinterés  por el programa de gobierno. Un programa que, como sabes, es inseparable «de la personalidad de su  presidente».  Que a ti te parezca que Pedro Sánchez sea «humanamente impresentable» ni quita ni añade nada substancial al programa de la coalición progresista.  De entrada se trata de una opinión subjetiva que entraría en el campo de la psicología, que es un tema ignoto para un servidor.

Querido amigo, no se trata de una «ilusión desbordante» sino de un interés concreto, material. Así, pues, ¿debo ser indiferente a que una parte significativa de las exigencias de mi familia numerosa –el sindicalismo confederal--  se hayan plasmado en un programa de gobierno? ¿debo decir ¡psé! a la posibilidad de que se entre en un nuevo ciclo de conquista de derechos en los terrenos sociales y ecológicos? Así que entiendo que realmente ni te maravilla ni te reconforta mi posición sobre el particular, sino que, como pretexto, muestras  tu desacuerdo con el presidente del gobierno. Tus motivos tendrás. En todo caso te hago ver lo siguiente: recuerda al famoso hugonote, el cuarto Enrique de Navarra con su «París bien vale una misa». Pura política.  Por eso te digo laicamente que trascender la reforma laboral bien vale el apoyo a Pedro Sánchez. Pura política, repito. Más todavía, si el presidente del gobierno se compromete con el programa sería estúpido que respondiera que eso es pura comedia, que lo incumplirá a las primeras de cambio. Mi respuesta es, por lo tanto, «¡adelante!», y ante cada situación concreta posterior actuar de manera concreta. Más todavía, si se incumple tendré que interrogarme que  responsabilidad me corresponde a mí. Se supone que me entiendes, viejo amigo. Por eso he inspirado la puesta en marcha de una plataforma de apoyo al programa del gobierno. Lee bien: de apoyo al programa de gobierno.

Esta propuesta tiene esta justificación: a muchos nos interesa el contenido del programa, por eso –para que tenga más posibilidades de aplicación--  es conveniente que haya muchas personas que lo apoyen. Es un (implícito) pacto de ciudadanía. 

Querido Luis, entiendo perfectamente que estás resabiado contra Pedro Sánchez. Tus posiciones sobre el pleito catalán, muy cercanas al minifundio de Ciudadanos, nos distancian. Pero, si no las conviertes en política laica (en el sentido que Palmiro Togliatti daba a esa expresión) corres el riesgo de transitar hacia la droite divine, que es una merindad independiente de las derechas de secano. Más todavía, creo que deberías repensar el famoso apotegma de «fiat iustitia et pereat mundus», que con ánimo campeador distingue a la Brigada Aranzadi. Y aquel «Summus ius summa inuria» del que ya os previno a los juristas vuestro padre Cicerón. He dicho a los juristas, porque los rábulas están justamente para que no se arregle nada y salga el Sol por Llavaneras.

Un abrazo. 

 Tuyo en Anselmo Lorenzo, JLLB



martes, 14 de enero de 2020

¡Por fin!




Fumata rossa: hay gobierno. Han fracasado quienes se empecinaron en la parálisis. Un gobierno extraordinariamente novedoso: por su composición y por las características de su programa. Un gobierno que reconcilia a dos partidos que se han lanzado reproches, a veces extremadamente duros, con un compromiso de tirar para adelante. Más todavía, se trata de un gobierno que es una expresión de la madurez del conjunto de las izquierdas. Un gobierno que, según Pedro Sánchez, debe hablar para una misma cosa con el mismo nombre. Me permito un matiz: me conformo con que hablen con sinónimos.  

El equipo gubernamental se ha comprometido con un programa que en la práctica podría abrir un nuevo ciclo. Esto es lo que temen las derechas de secano y orinal y sus franquicias: la Brigada Aranzadi, los escribidores y radiofonistas de los medios zahurderos, los altos funcionarios de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, sector Palmar de Troya. Demasiadas enemistades. De ahí que el gobierno de Pedro Sánchez debe procurarse aliados estables. Javier Aristu son «el movimiento sindical y el movimiento feminista. Ambos son, hoy día, los principales baluartes de un combate social no solo defensivo sino propositivo. Cada uno con sus características culturales y organizativas; uno, muy consolidado en sus estructuras y en su sentido de la realidad de fuerzas; el otro más flexible y difuso pero no menos potente» (1). Totalmente de acuerdo. ¿Por qué? Por esta sencilla y pragmática razón: el programa de gobierno es la expresión política de las demandas de los representados por el sindicalismo y el feminismo. Por lo que su aplicación también depende del apoyo que reciba el gobierno frente a la intemerata de los ataques de la Caverna. Este es el sentido del implícito pacto de ciudadanía con el gobierno. Do ut des. Este es el sentido de los primeros andares, todavía en  taca taca, de un grupo ya numeroso de personas que conformamos una plataforma de apoyo al programa de gobierno (2). Cuyo primer objetivo es crear un amplio y consistente estado de ánimo en la dirección que apuntamos más arriba.

Advertencia tan cariñosa como enérgica: el pacto de ciudadanía es necesario, pero lo más urgente y prioritario –entiendo--  es que tengan vida propia las estructuras territoriales de los partidos firmantes del programa. Es la famosa pregunta del senyor Esteve: «Mientras estamos aquí fuera de la tienda, ¿quién se ocupa del mostrador?».  Vale. 




lunes, 13 de enero de 2020

Ayer domingo en Madrid y en TV3


Ni los cien días de cortesía parlamentaria. Leña a Sánchez hasta que hable esperanto. Peor todavía, antes de que los ministros tomen posesión de sus carteras la ultraderecha se tira a la calle en su contra. Es «el nacional populismo, la máscara del viejo fascismo», dice Javier Cercas hoy en La Vanguardia.

Ayer domingo tuvieron lugar concentraciones, presididas por un lema que hará furor en esta legislatura: «España existe».  Es una frase que recuerda la vieja copla de aquel Pepe Blanco famoso: España no hay más que una. España existe, una frase que resume las angustias y retortijones del espíritu de cuantos ven que su España se va desvaneciendo. Es como la desazón de aquel ricachón que, cuando viajó por primera vez en avión,  a medida que el aparato iba subiendo, veía que su latifundio se iba haciendo más chico.

Ayer domingo hubo concentraciones de protesta: todos los asistentes cabrían en el tendido del 7 de la plaza de las Ventas.

Y ayer también fue domingo en TV3, llamada por algunos caricatos Tele Procés. Tal como estaba programado se entrevista al viejo patriarca, aquel Jordi Pujol que dio mucho que hablar no hace tanto tiempo. Me refiero a aquel personaje que se disfrazó de político para no infundir sospechas. El tema y la excusa de la entrevista era el 0,7 por ciento de la ayuda internacional de cooperación a los países en vías de desarrollo. He dicho el 0,7, así pues no hay errata. No lo confundan con el no menos famoso 3 por cien.

Como era de esperar la entrevista ha provocado un terremoto. Hasta Esquerra Republicana de Catalunya ha puesto el grito en el cielo. Por supuesto, el Comité de empresa dijo lo que tenía que decir: las tres verdades del barquero de Talaván.  

En todo caso hay quien sospecha que la intención de la epifanía pujoliana en Tele Procés es demostrar que «Pujol existe».  Cierto, al menos ayer domingo Pujol existía.

P/S.---   Esto avanza:  https://www.facebook.com/groups/676264126501899/

domingo, 12 de enero de 2020

El FMI y el programa fiscal del gobierno de coalición




Donde no hay harina todo es mohína, decía la antigua sabiduría. En el Partido Popular, desde hace mucho tiempo, no hay harina. De ahí que su irascibilidad vaya aumentando a marchas forzadas. Tantas toneladas de ira le incapacitan para tomar decisiones que suenen a derecha política. Con lo que su deriva es realmente inédita: no solo abandona sus sedicentes pretensiones de centrismo sino que se adentra peligrosamente en el campo de lo ultra. Tres cuartos de lo mismo le sucede al minifundio de Ciudadanos donde su única voz visible, Arrimadas, quiere disputarle a los de Casado las llaves del sepulcro del Cid. A disputarle a través de la gestualidad de los echaos p´delante de los manolos y los chisperos. El objetivo es bien reconocible: el «gobierno comunista», apoyado por etarras, independentistas y sus islas adyacentes.

Casado y Arrimadas han visto cómo la presidenta del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva,  ha publicado un artículo en el boletín del Fondo, Reducir la desigualdad para generar oportunidades, donde se aboga por el tipo de política fiscal que propone el Pacto de gobierno español (1). Nota bene: no consta que doña Kristalina sea una peligrosa izquierdista infiltrada en las covachuelas del FMI; es sencillamente un planteamiento para invertir el estado actual de las cosas que ha llegado a un límite peligroso.


P/S.---  Da gusto ver el muro de Facebook relativo al grupo de amistades de la plataforma de apoyo al programa de gobierno. Crece el número de los que se apuntan y se participa en una animada presencia. Vean:  https://www.facebook.com/groups/676264126501899/ 



sábado, 11 de enero de 2020

La semana laboral de 4 días, oiga




La semana de cuatro días laborables no es una quimera; ya es una realidad en la empresa Software Delsol, que está en el Parque Tecnológico de la ciudad de Mengíbar en el área metropolitana de Jaén. Sus trabajadores son 181. Concretamente ha entrado en vigencia el día 1 de Enero. La distribución de los horarios queda así: 36 horas semanales en el horario de invierno y 28 horas en el de verano. Nota bene: con el mismo salario. Mejor dicho, con el compromiso de incrementos salariales para cada año. Para el presente será un 3,2 por ciento. Vale la pena resaltar que esta reordenación de los horarios ha sido fruto de un intenso proceso de negociaciones entre la dirección y el comité  de empresa.

La noticia ha tenido una amplia repercusión en la prensa que, por lo general, ha tenido comentarios asépticos, posiblemente a la espera de opinión subvencionada por las organizaciones empresariales. A ver cómo salen de esta después de augurado, desde la noche de los tiempos, que toda reducción de los horarios de trabajo acarrearía las siete plagas de Egipto sobre la empresa que hiciera tal temeridad. Por lo demás, me parece chocante que una experiencia de este calibre apenas si ha suscitado comentarios sindicales. Todavía no he visto nada sobre el particular en el frondoso árbol de las redes sociales sindicales.  

Digámoslo con claridad: se trata de la experiencia más importante en los últimos años en lo atinente a la reducción de los horarios y la redistribución de los tiempos de trabajo. Algo por lo que hemos venido insistiendo, desde este blog, desde los tiempos de María Castaña. Que, además, enlaza  con lo que hemos planteado de transformar la flexibilidad de las patologías en la flexibilidad que se traduce en la mejora de las condiciones de trabajo y vida, o flexibilidad positiva.

Ya veremos qué enseñanzas depara esta experiencia al movimiento sindical.

P/S.---  Dispense la impertinencia: ¿se ha ´apuntado´  usted a ese grupo que apoya el Programa de Gobierno? Lo tiene en  https://www.facebook.com/groups/676264126501899/  

viernes, 10 de enero de 2020

La caverna contra los maestros de escuela


Joan Baldoví es maestro de escuela. Tengo para mí que tan noble profesión ha hecho más por la formación y la cultura que todas las demás juntas. A pesar de ello –o precisamente por ello--  no pocos diputados de la caverna se mondaron de risa despectiva cuando Baldoví dijo desde la tribuna del Congreso que él es maestro. Maestro de escuela. Este es, entre otras, la resultante del cambio de metabolismo de la derecha española que abruptamente ha transitado a posiciones ultras. Mi compañero Gabriel Abascal ha comentado lo siguiente sobre el particular: «Nuestra derecha rancia y clasista: no consta que nadie en el Parlamento sueco se haya reído nunca de Kjell Stefan Löfven porque fuera soldador de profesión antes de dedicarse de pleno a la política, convertirse en presidente del Partido Socialdemócrata Sueco y ser actualmente Primer Ministro de Suecia».

Las risas de esos diputados son un insulto en toda la regla, no sólo contra el diputado de Compromís, sino especialmente contra toda la profesión y lo que históricamente ha representado en España. La gente de mi generación recordamos en Santa Fe, capital de la Vega de Granada, a don José Viera, natural de Coria (Cáceres) que nos enseñó nuestros primeros saberes. Era el prototipo del maestro de aquellos tiempos: duro y, cuando se terciaba, te ponía la palma de la mano ardiendo con sus palmetazos; respetado, sin embargo, por los alumnos, y por toda la población santaferina. Atención: nunca se cantó el Cara al Sol en su aula ni se rezó un padrenuestro; tampoco se le vio en ninguna  procesión religiosa. Y es que los maestros de escuela han sido, por lo general, los primeros pedagogos de los constructores de la democracia y, también, interferencias contra los poderosos. Cuenta Antonio Rodríguez Avellaneda, destacadísimo dirigente de Comisiones Obreras de Mataró en su libro de memorias, Siempre en la brecha,  que su maestro era «más de derechas que las almejas», pero un magnífico educador. Ésa fue la fuente de la magnífica sintaxis de Antonio.  

La derecha de secano y orinal siempre fue así. Don Dióscoro Galindo, el maestro de escuela fusilado junto al poeta de Fuente Vaqueros, es el paradigma de toda la violencia que se ha ejercido contra nuestros maestros.

P/S.--- Magnífica la iniciativa de  Salvi Jacomet, que ha creado un espacio para que se ´apunten´  los amigos que dan soporte al Programa de Gobierno.

Aquí se pueden inscribir tú y a quienes invites:  https://www.facebook.com/groups/676264126501899/

jueves, 9 de enero de 2020

Aclaraciones sobre una propuesta


Amigos, conocidos y saludados se han puesto en contacto con un servidor a raíz de la propuesta que hemos planteado Isidor Boix y yo mismo (1). Nuestros comunicantes son de los cuatro puntos cardinales y, en síntesis, nos dicen: «Me apunto» o «Cuenta conmigo». De ahí que me parezca conveniente aclarar algunas cuestiones.

A mi juicio se trata de un movimiento sin jerarquías ni centro de mando alguno. Su coordinación vendrá en función de las experiencias que vaya acumulando en esta fase previa en la que nos encontramos. Ya hemos dicho que el hilo conductor de todo ese movimiento es el apoyo al Programa del Gobierno que han suscrito el PSOE y Unidas Podemos. Es un apoyo interesado. Interesado en que se cumpla por su utilidad a las personas de carne y huesos. Interesado, también, porque su fisicidad es argamasa pura de consolidación y extensión de la democracia.

Dejemos claro que este movimiento no es la prolongación de los partidos que han pactado el Programa. Es más, pueden formar parte de este movimiento –a mi juicio--  quienes apoyen dicho programa. Este es el único requisito que se precisa.

Aclaraciones necesarias: en esta fase de iniciación no se trataría tanto de «apuntarse» como de que cada cual que quiera formar parte organice en su ámbito concreto una agrupación –o algo por el estilo--  de hombres y mujeres de este movimiento, que en un momento dado debería tener un nombre que lo identificara. Estructurar ese movimiento de manera flexible tanto presencial como a través de las redes sociales. De momento el lugar más próximo a quienes deseen participar sería Facebook. En fases sucesivas ya iremos viendo.  Para muchos será volver a empezar. 

miércoles, 8 de enero de 2020

Una sugerencia a los partidos de la coalición progresista





Es cierto: Pedro Sánchez ha salido investido por los pelos. Pero no es menos cierto que el búnker ha sido derrotado. La alianza de los inquilinos del búnker ha fracasado estrepitosamente. Son las facciones políticas de secano y orinal, la Brigada Aranzadi, los periodistas de fortuna, de los almogávares de Waterloo y la Adoración Nocturna de Mosén Cañizares, príncipe de la Iglesia. Derrota, pues, sin paliativos del arma de la intimidación; de la interpretación torticera, a sabiendas y queriendas, de la legislación; de la práctica paroxísticamente mendaz de una opinión publicada por parte de escribas agachados; y, definitivamente, revés del nuevo Palmar de Troya: no consiguió el necesario quórum para rezar por España. O, tal vez, Dios no ha querido tener problemas con doña Correlación de Fuerzas. Y hablando de tan ilustre dama, doña Correlación, sería de interés provocar alguna reflexión. 

Sabemos por experiencia que cuando los partidos de izquierda acceden al gobierno tienen como fea costumbre desatender hasta límites insospechados su organización interna. Se diría que el partido queda subsumido en la acción de gobierno que sólo es divulgada a través de las comunicaciones mediáticas de los dirigentes. Las estructuras intermedias se convierten en terminales burocráticas de las orientaciones que se envían desde los gabinetes de prensa. El twit es el medio de este vicio. De donde se infiere que la estructura se da por informada y, a la vez, comoquiera que sabe que el líder, ya en el gobierno, se comunica con la sociedad a través de la televisión, cree que se hace innecesaria la participación activa.

Ahora más que nunca se precisa la recuperación de la militancia, la militancia creativa. Más todavía, los partidos de  izquierda deberían considerar que los desafíos que comporta el programa de la coalición de progreso requieren nuevas incorporaciones.  En resumidas cuentas, la acción propia de cada partido de la coalición de izquierda –con su propia identidad--  es algo insoslayable a partir de ahora, justamente para que la relación de fuerzas les sea beneficiosa. Para que, frente al secano de las derechas, pueda decirse ¡qué verde era mi valle!  

P/S.---  No está confirmado que Steve Bannon se haya visto empinando abusivamente el codo. El padrastro del populismo europeo está cosechando fracasos a granel. El de ayer fue de armas tomar. 

martes, 7 de enero de 2020

El necesario apoyo organizado al programa de izquierdas: una propuesta concreta




Dios ha hecho oídos sordos a uno de sus hombres en la Tierra, el cardenal Cañizares. Dios no ha querido saber nada de tan ultraderechista alto funcionario de la Iglesia. O no se ha rezado suficiente en las iglesias de España o Dios no ha estado por la labor. El caso es que Pedro Sánchez es ya el presidente del gobierno. Por los pelos. Con lo que se ha abierto la legislatura más complicada de la historia de nuestra reciente democracia. Se requerirá por parte de la coalición de izquierdas –la gran novedad de nuestros días--  mucho temple y, sobre todo, mucha mano izquierda. Y, al mismo tiempo, mucha inteligencia porque no habrá una oposición convencional, sino la práctica de la reyerta, la dialéctica de los puños y los insultos. Lo más amable que hará el búnker será escupir por el colmillo.

Pero, ante todo y sobre todo, se precisa una potente visibilidad del gradual cumplimiento del programa de la coalición. Por dos razones obvias: a) en aplicación de los compromisos, y b) la puesta en marcha de una relación fecunda entre los representantes y los representados. O, lo que es lo mismo: la utilidad del programa en la condición concreta de las personas de carne y huesos. Más todavía, la gradualidad del cumplimiento dará confianza. En definitiva, se traduciría en respaldo popular a una coalición, cuantitativamente frágil. Por supuesto, los principales actores han de ser las organizaciones políticas firmantes del acuerdo. También, por supuesto, los movimientos sociales ya sean de naturaleza sectorial como de general.

Si partimos de que se precisa la ampliación de la base social que apoya la coalición y su programa. De ahí que me parezca importante –sobre todo, necesario— la puesta en marcha de un movimiento de sostén al gobierno de coalición. De entrada ya han surgido voces autorizadas planteando algo similar. Isidor Boix lo argumenta y concreta así: «Más allá de la legítima, y conveniente, adhesión a la propuesta política partidaria más afín a cada un@, sugiero una organización ("Foro" u otra denominación) cuya única referencia programática sea el actual PROGRAMA DE GOBIERNO PROGERSISTA, y que, por no pretender constituirse, ni ahora ni después, en partido, admita y agrupe tanto a personas ya afiliadas a los respectivos partidos como a otros que hoy no lo estamos».

Comparto la propuesta de Isidor, y sólo me permito un matiz: que ese Foro –o como quiera que se llame finalmente--  en vez de ser una organización debería ser un movimiento. Un movimiento que se propague por los cuatro puntos cardinales de la península en cada ciudad, pueblo y lugar.  A mi juicio este movimiento no debe ser la prolongación de los partidos sino la expresión de quienes establecen implícitamente un pacto de conveniencia con el gobierno: un dot ut des  que favorece los intereses comunes y, de esa manera, expresa las utilidades mutuas.

Alguien tendrá que ponerse manos a la obra. Corríjase el vicio de dejar las cosas para mañana.


lunes, 6 de enero de 2020

El búnker hallado en el templo



Las ultraderechas tienen mala bebida, especialmente en las fiestas de guardar. La Conferencia Episcopal Española recupera su más acendrada tradición de asustaviejas. Los periodistas de fortuna --«fiel espada toledana»--  escriben sus artículos con las picas que sobraron cuando lo de los Tercios de Flandes. Es una agrupación de desubicados que ha decidido reinstaurar el búnker, que estaba perdido y ha sido hallado en el templo.  Este es el panorama antropológico antes, durante y después de la primera sesión de investidura.

Así las cosas, les propongo a ustedes una consideración inquietante: al menos durante estos días en España no ha existido la derecha. La derecha a secas. Ha estado presente la ultraderecha en sus tres versiones: la puramente de secano; la militantemente falangista; y la infantilmente ruin, cuyos representantes caben en un coche de caballos. Es la tríada que conforman Casado, Abascal y Arrimadas. Se trata de un triángulo escaleno que importa del Lejano Oriente las técnicas de la intimidación de pensamiento, palabra y obra. Es la tríada que exhibe su bravuconería al sentirse acompañada por la Brigada Aranzadi y bendecida por la sagrada hermandad de Mosén Cañizares, Sociedad Limitada.


Conclusión. Veremos en qué acaba lo de la investidura. En la Iliada, casí al inicio, nuestro padre Homero pone en boca de uno de los personajes: «Todo es posible si un Dios lo maquina». Toquemos madera. Lo que sí sabemos es que, si el resultado es favorable a la coalición de izquierdas, la cosa irá por los pelos. Por lo que la legislatura estará pendiente de un hilo. De manera que vale la pena considerar qué papel protagonista le corresponde a ese amplio sector de la sociedad que apoya el programa firmado por el PSOE y UP. Vayan pensando, porque quien quiera peces debe mojarse, como mínimo, el culo.  Pronto insistiremos en este asunto.

domingo, 5 de enero de 2020

Los hunos se parecen a los hotros


Dios se esforzó en hacerlos diferentes, pero ellos se empeñan en parecerse. Comoquiera que algunos necesitan que se les aclare lo obvio, diremos que el hecho de parecerse no equivale a ser iguales. Se trata simplemente de tener semejanza. De ahí que propongamos  que las derechas de secano y orinal, toponímicamente celtibéricas, «se parecen» a ese sector del independentismo ya post post post convergente. Sus líderes –como es sobradamente conocido--  son el hombre de Waterloo y su vicario. Más todavía, la existencia de los hunos es una condición necesaria y aproximadamente suficiente para la subsistencia de los hotros.

La similitud entre ambas toponomásticas políticas está en los siguientes elementos: a) el ´no´ irasciblemente ideológico a la formación de un gobierno de coalición de izquierdas en España; b) los ataques, retóricamente desaforados, de ambos a quienes se orientan a favorecer la investidura; y c)  la violencia, ya no sólo verbal, contra dicha investidura. Son como los halcones del Pentágono y los del Kremlin que, en tiempos de la guerra fría, organizaban de mutuo acuerdo la bronca geoestratégica para que a sus respectivos pesebres no les faltara nada: una variante de la versión "amigo—enemigo"  de aquel Carl Schmitt.

Como se ha dicho, Dios se esforzó en hacerlos diferentes: a los convocantes de la manifestación madrileña, con su alcalde a la cabeza, contra la investidura y a los convocantes de las agresiones a las sedes de Esquerra Republicana de Catalunya, las franquicias de Waterloo. Que, además, sacan réditos de la «provaricación» de la Junta Electoral Central. Léase provaricación, que es cosa parecida pero no exactamente igual que prevaricación.  

P/S.---  Regálese usted para Reyes la lectura de un post con gran enjundia: JUGANDO CON LA SOMBRA DEL TAMAYAZO. Su autor, Paco Rodríguez de Lecea, debe tener ancestros de Santa Fé porque su elegante malafoyá es inmarcesible. Recuérdese que ´malafoyá´ es la retranca elevada a la cuarta potencia.  



sábado, 4 de enero de 2020

La Junta Electoral Central provarica

He escrito «provaricar», no prevaricar.

La Brigada Aranzadi estaba molesta por la pérdida de protagonismo y su fracaso a la hora de impedir la investidura de Pedro Sánchez. Por lo que decidió quemar sus naves y dar el do de pecho, Por lo que retoma el constructo medieval del Fiat iustitiam et  pereat mundus, o –lo que es lo mismo--  aunque el mundo estalle, hágase justicia. Y temerariamente decide inhabilitar a Torra y que Junqueras no puede ser europarlamentario. La Brigada Aranzadi, vestida de Junta Electoral Central, toma tamaña decisión en la mismísima víspera de la sesión de investidura. Sus señorías son perfectamente conocedoras de que las casualidades no existen. Las casualidades son metáforas de lo que se quiere hacer adrede, a cosica hecha que decimos en la Vega de Granada. Y, puestos ya a aprovechar las no casualidades, la Brigada Aranzadi, disfrazada de Junta Electoral Central, decide provaricar. Nota bene: no he dicho prevaricar, sino provaricar.

Las consecuencias de esta «provaricación» son las siguientes: embarrar el contexto político, obliterar las posibilidades de solución del pleito catalán y mantener la técnica de la judicialización de la política, que parecía estar en retirada en las últimas semanas. La judicialización de la política tiene además un aliciente en tanto que abrevadero de la Brigada Aranzadi y asimilados. Pero la judicialización de la política, tras esta provaricación, tiene una novedad: aparece una lucha anárquica entre las competencias de la Junta Electoral y el Tribunal Supremo. Conclusión: todo lo que tocan nuestras extravagantes derechas se echa a perder.


Mientras escribo Pedro Sánchez está interviniendo.