lunes, 31 de octubre de 2016

El twitter o la continuidad de la guerra por otros medios



La guerra de OK Ferraz sigue ahora, parodiando a Clausewitz, por otros medios. Para un servidor son no menos preocupantes. Ni siquiera la entronización del hombre de Pontevedra en los altares ha provocado un alto el fuego. Ahora, sin embargo, los obuses circulan a golpe de twitter. Gestorianos y sanchistas –dispensen la tosca denominación de estas banderías-- andan zurrándose la badana con un estajanovismo caballuno. Un ejemplo inquietante es el duelo entre el Presidente de la Junta de Aragón y el Alcalde de Valladolid. Uno entre tantos. Ok Ferraz está asediada de twiters por todos los lados, menos por uno que le une al barranco.

El presidente de Aragón y del PSOE en esa comunidad, Javier Lambán, ha provocado ampollas con un tuit en el que pide dar "por concluida la Operación Triunfo que empezó en julio de 2014" y hay que "tomar en serio a España y al PSOE", una clara crítica a las primarias en las que salió elegido Pedro Sánchez como secretario general. El primer edil vallisoletano, Oscar Puente, responde sin miramientos: «Espero que si hay expedientes de expulsión del PSOE, el de este señor se tramite el primero». Lambán es un señor, no un compañero. Primera consideración: aquí no tiene cabida la máxima bíblica del “amaos los unos a los otros”. Ahora es tuitearos los unos contra los otros, a ser posible descalabrándose. Del twitter de Lambán se desprende la primera impugnación de que la elección de Pedro Sánchez y del método de las primarias como secretario general fue una bagatela del espíritu, y Sánchez solamente el resultado de la Operación Triunfo y las primarias fueron una verbena. ¿Bisbal o Bustamante?

Como es natural el obús de Lambán se lanzó para que alguien contestara. Nadie de los gestorianos cayó en la cuenta que la reciente biografía del partido –desde el Congreso de Sevilla hasta Ok Ferraz--  había quedado reducida a banalidad de banalidades. Oscar Puente, sanchista, le responde con un do de pecho con la misma contundencia que Franco Corelli lo hacía en la famosa Di quella pira. En resumidas cuentas, la lista de los caídos en este combate puede ser más larga que la de cualquier novela de don Marcial Lafuente Estefanía.

Este permanente Ok Ferraz es un despropósito, especialmente cuando en esa reyerta intervienen representantes institucionales de tan altas responsabilidades como, entre otros, Lambán y Puente. Porque, se quiera o no, se acaba visualizando  un conflicto entre instituciones. Ese conflicto se corresponde, además, con el exagerado uso obscenamente partidista que se hace de las instituciones. Máxime cuando en algunas de ellas se convierten en intendencia para disparar contra el adversario o enemigo.

Hemos visto, entre otros, a presidentes de Comunidades autónomas chicolear durante más eapacio-tiempo en los rifirrafes políticos que en el ejercicio de su cargo institucional. Esa indistinción entre cargo público y responsabilidad política partidaria no conduce a nada bueno. Cosa que acaba siendo una fuente gratuita de conflictos innecesarios. Que a estas alturas haya que decir estas cosas es asaz preocupante. Quiere decir que a la democracia española todavía no le han salido pelos en los sobacos.

Radio Parapanda.  José Ramón Íñigo: https://encampoabierto.com/2016/10/30/cultura-obrera/