martes, 18 de octubre de 2016

Consultar a los militantes, y tal y cual



«No está en la cultura del PSOE consultar a los militantes», ha dicho, en re menor, el presidente de la Junta de Extremadura. Conclusión: el grupo dirigente del partido se auto legitima; los militantes quedan reducidos a la pasiva naturaleza de adheridos o –peor todavía--  a la condición de «servidumbre voluntaria», tal como la entendió Étienne de La Boétie. Así las cosas, la cotización monetaria que cada cual aporta al partido acaba siendo un remedo de impuesto.

El razonamiento del dirigente socialista Fernández Vara se empeña a ser un razonamiento metahistórico: lo que no está en la cultura del PSOE no tiene cabida en dicho partido. Y por extensión se podría razonar así: lo que no está en la tradición del pensamiento, de la ciencia, de la moral y de la política no tiene cabida en esas disciplinas. Sin embargo, sabemos que Aristóteles plantó cara a su maestro, Platón; que los creadores del sistema numeral indoarábigo se salieron con la suya no respetando la venerable tradición de los números latinos; que Galileo se confrontó con la física instalada; que Servet hizo tres cuartos de lo mismo en la medicina; y, en su campo, los Beatles crearon el Yesterday para contento de las generaciones de su tiempo. Moraleja, hasta el Camarón de la Isla –renovando el cante jondo— parece sacarle los colores a Fernández Vara.

Entiendo que las palabras de este caballero explican, aunque parcialmente, no sólo la crisis de la socialdemocracia sino la abulia en salir de ella. El militante, reducido a la vaporosa condición de adherido, es solamente la prótesis del dirigente. Es posible que, desde algunos puentes de mando, le hayan dicho: «No nos ayudes, compadre».  

        1) http://www.eldiario.es/politica/Vara-abstencion-PSOE-Rajoy-presidente_0_570443050.html