sábado, 15 de octubre de 2016

La izquierda necesaria, ¿axioma o teorema?






Estamos repitiendo hasta la extenuación que la izquierda es necesaria. Me permito, no obstante, una ampliación: las izquierdas son necesarias. Esta necesidad se viene repitiendo desde los tiempos de antañazo. Al menos de cuando se dejó sentado otro constructo con aires de dogma: «obrero naturaliter socialista». Que fue, incluso en aquellas fechas, no sólo exagerado sino completamente gratuito. Es más, que la izquierda sea «necesaria» choca abruptamente con su empeño en demostrar, en los hecho, que no lo es. O, lo que es lo mismo, las izquierdas parecen empeñadas en evidenciar  en la práctica su escasa capacidad para ser necesarias.

Un servidor (y quienes hablamos de esa manera, esto es, la necesidad de la izquierda) tenemos la tendencia a considerar que ello es un axioma, a saber, lo que no necesita demostración. Cuando en realidad –dicho metafóricamente--  es un teorema. Un teorema, por definición, debe demostrarse. Y, ¿quién debe hacerlo? Aquellos agentes políticos que se proclaman como tales, de izquierdas. Porque un concepto auto referencial no demuestra nada. Solamente es un deseo, que de manera frecuente, no se molesta en resolver las aspiraciones, nuevas y viejas, de los necesitados de tutela y protección. 





Se trata de una izquierda que no acostumbra a auto verificar si su práctica es útil. En suma, que no demuestra que es un agente necesario. Que sólo está empeñada en publicitar que es necesaria.  Más todavía, que está lejos de aplicarse al viejo apotegma: «obras son amores y no buenas razones».  

Comoquiera que tales publicistas no me demuestran que son necesarios me pongo a cavilar. Y ya que creo en esa necesidad, me esfuerzo en que mis reflexiones partan de estos pilares: 1) que las izquierdas dispongan de un proyecto de transformación del  trabajo y en el trabajo;  2) la remoción de todos los mecanismos que provocan las desigualdades sociales; 3) la más alta participación activa e inteligente de las personas; 4) la relación virtuosa entre la ética de los medios y la ética de los fines.

Este es el esquema central. Me propongo rellenarlo cuando disponga del tiempo necesario para ello. Ahora, me dedico a darle la segunda mano de pintura al libro que me publicará Plataforma Editorial. En dicho ensayo intentaré demostrar qué entiendo por sindicalismo útil, eficaz y, por tanto, necesario. Es obvio que estoy haciendo propaganda o, según se mire, publicidad. Porque si no me la hago está por ver que alguien me eche un capote.  




2 comentarios:

Ulises dijo...

Echado ese capote a ese libro, que seguro que es "necesario"; al menos y lo espero así. Hecho lo echado procedo al intento de aportar mis ideas a esa izquierda como axioma o teorema.

Parece que al inicio de cualquier discusión sobre un objeto de pensamiento convenga centrar ese objeto e insertarlo en un contexto lo más preciso posible. Antes de emprender lo que parecería el primer paso para analiza ese objeto -es decir, definir el objeto de estudio- habrá que justificar la necesidad de esa definición. A ello voy.

¿De dónde surge esa necesidad?
Surge del axioma "ha existido izquierda". Según este reconocimiento de realidad, la existencia de la izquierda, léase izquierdas, ha de tener su correlato lógico en la necesidad. Si existió fue necesario. Entiéndase bien, también, este concepto de "necesidad". Está expresado en el siguiente sentido absoluto: Todo lo que existe es necesario, dadas unas condiciones. Y, por tanto, de hacerse, si se hiciese "valoración", axiología de ese predicado debería hacerse sobre las "condiciones" y no sobre la "existencia". La conclusión es que la izquierda fue necesaria en el pasado es un hecho cerrado y que la izquierda sea necesaria hoy es un hecho abierto.

Sobre la definición.
No intentaré una definición personal ni de ningún otro tipo sobre la/s izquierdas ni de ningún otro tipo y propongo una definición comprensiva de todas las definiciones que tenemos en mente los que nos proclamamos de izquierdas.

Es evidente, que en el sentido de esta definición propuesta y de acuerdo con el breve exordio que la antecede el pensamiento quedaría cerrado en cuanto al debate de necesidad o no de la izquierda. Quiero decir que, primero porque"nosotros" somos necesarios y las definiciones que tenemos de las izquierdas que proclamamos han de ser, con nosotros, también necesarias pero, además, que "ahora" cuando nos hacemos esta pregunta estamos reconociendo la existencia de la izquierda y nos preguntamos sobre su necesidad de acuerdo a unas condiciones -condiciones en las que entraría la percepción extrasubjetiva de la sociedad, de los otros-. Estas condiciones no son las mismas "ahora" que en el "pasado".

Haces, José Luis, cuatro propuestas para centrar ese debate de necesidad. Considera la siguiente addenda que habrá de quedar pendiente, por mi parte de relleno, dada la extensión previsible aunque tampoco apabullante de los puntos. Quedaría así:

1. Añadido: Hacia una nueva definición del "trabajo".
2, 3 y 4, enteramente suscritos.
5.Desentrañando la realidad capitalista.
6.Derivas de las izquierdas.
7.La responsabilidad asumida en los proyectos de izquierdas. Proyectos políticos de izquierdas responsables.
8.Individuo y Grupo: dilema de la izquierda nueva necesaria. Sociedad global.

Gracias, José Luis, por esta entrada y tus reflexiones.

Pepe Luis López Bulla dijo...

Gracias a tí, Ulises. Nos vemos en Itaca.