miércoles, 14 de diciembre de 2016

La disparatada propuesta de Báñez con eso de la jornada laboral



Dispensen la ministra Báñez y sus añagueros mi tonillo pontifical: creo que, en el mejor de los casos, no saben de qué están hablando con la propuesta de finalizar la jornada laboral a las seis de la tarde. Más todavía, entiendo que no tienen una cabal idea de a qué país, ni a qué estructura económica se están refiriendo. Un país mayoritariamente de servicios no encaja en ese planteamiento. Más todavía, la flexibilidad negociada de las oportunidades –no la flexibilidad impuesta de las patologías--  se da de bruces con lo expresado tan disparatadamente por esta señora.

Ahora bien, Báñez ha abierto el melón de los horarios en España. Y, tras decirle que no, los sindicatos sabrán si es el momento de tomarle la palabra y transformar ese dislate en algo con cara y ojos. Algo serio. Que por la vía de los convenios colectivos recupere la idea de la reordenación y reducción de los horarios. Con un entramado  contractual tanto en los sectores como en el territorio. Con experiencias piloto que vayan haciendo tanteos sucesivos.


Radio ParapandaEL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL: VUELVE LA BURRA AL TRIGO, que escribe Joaquín Aparicio Tovar