miércoles, 7 de diciembre de 2016

El PSOE y los Presupuestos del Estado




Homenaje a Carles Navales


Que el PSOE apruebe los Presupuestos Generales del Estado es un «imposible medieval», ha declarado el presidente de la Gestora. (Gestora no hay más que una, y a ti te encontré en la calle). El caballero no debe ser ducho en la materia, pues a continuación añadió precavidamente «sea esto lo que fuere». Con ello el hombre de OK Ferraz desluce su discurso porque no define qué es exactamente eso, el mentado imposible medieval. Y nos somete al arduo trabajo de desempolvar viejos libros de antaño para estar al tanto de lo que intenta decirnos don Javier Fernández, de profesión ingeniero y que, por ello, debería ser más preciso. O consultar con ese sabelotodo de don Google. Ni los libros ni ese don nos dicen nada sobre el particular.

En todo caso nos viene una cierta inquietud porque los artificios de la vieja retórica podrían depararnos alguna que otra sorpresa, ya que nada nos garantiza que de un imposible medieval pueda sacarse la conclusión de que Ferraz ordene que se aprueben los presupuestos generales. Uno de los artificios más jugosos nos lo da el llamado silogismo cornudo, o sea: el dilema que nos lleva a donde no deseamos ir, sea cual fuere el brazo que decidamos escoger.


En todo caso, una hipótesis menos comprometida nos indicaría que el constructo del presidente de la Gestora parte de una técnica más concreta, vale decir, evitar la claridad en la exposición para que, de esta manera, nadie te pueda sacar posteriormente los colores. Por ejemplo, el tan sobado caso del «No es no», que ha dado la vuelta al mundo en menos de ochenta días. El inolvidable Carles Navales nos explicaba a un grupo de cofrades que su viejo director en una oficina de prensa le imponía esta máxima: «Carlitos, las notas de prensa deben ser breves y confusas».