lunes, 20 de junio de 2016

La formación de dirigentes sindicales 4.0




Primer tranquillo

«… Para esto,  es una excelente noticia que estas últimas semanas la Confederación Europea de Sindicatos (CES) haya anunciado su compromiso prioritario de intervenir con sus propuestas y discusión y la formación de sus cuadros sindicales, en todo aquello que representa la Industria 4.0, la digitalización de la economía y la robotización, para    garantizar que las personas estén presentes en el debate público e institucional y en la negociacion colectiva. Y, por qué no, también, utilizando las nuevas posibilidades que las tecnologías ofrecen a los sindicatos para forjarse un nuevo papel en las empresas y en la sociedad.» Es el colofón de un artículo de Joaquim González, Industria 4.0, los trabajadores no somos robots en http://lopezbulla.blogspot.com.es/2016/06/industria-40-los-trabajadores-no-somos.html

Hay que decir que es una decisión atinada. La acción sindical en su conjunto requiere también priorizar, y en este caso la prioridad en la formación de dirigentes sindicales la CES se orienta adecuadamente. Por este motivo: las decisivas aportaciones que, por lo general, se han hecho al sindicalismo, a lo largo de la historia, han tenido, por lo general, su origen en el centro de trabajo innovado. De ahí se alargaron, primero, al conjunto del universo fabril y, después, al resto de los centros de trabajo y estudio. Hoy, con el fordismo en estado de senescencia, la prioridad de la formación sindical pasa, según la CES, por la industria que llamamos 4.0. No hace falta decir que dar prioridad no significa abandonar nada, simplemente se trata de saber dónde y cómo poner el acento principal.

Segundo tranquillo

Parece obvio que toda operación de refundación del sindicato ponga en primerísimo lugar una didáctica convincente en  lo que dimos en llamar la formación de cuadros. Me imagino que no hay que insistir demasiado en ello, en particular cuando se ha dejado atrás la fase ascendente del movimiento organizado de los trabajadores y se ha pasado a lo que llamé en su día La parábola del sindicato: http://lopezbulla.blogspot.com.es/2014/09/la-parabola-del-sindicato.html. El cambio de situación ha sido de grandes proporciones y todavía está por ver en toda su dimensión las consecuencias de ello, especialmente por la falta de investigaciones sobre el particular.

Tercer tranquillo

En la pirámide de edad de los dirigentes sindicales a todos los niveles podemos observar que la mayoría de los cuadros son cincuentones. No sólo no es preocupante sino que, en mi opinión, me parece una edad idónea para las tareas que tienen encomendadas. Cuestión diferente es que, por muchas razones, haya dificultades para el refresco y la emergencia de nuevas generaciones en la dirigencia sindical. Más todavía, dado que los sociólogos se empeñan en considerar que cada año que pasa aumenta la edad (también de los sindicalistas), es conveniente estar al tanto de ello, pues en menos que canta un gallo los grupos dirigentes puede parecer miembros de un sanedrín.

Ahora bien, si se sigue el atinado método de la CES conviene tener presente algunas cuestiones, así para los cincuentones como para los (insuficientes) cuadros de menor edad, pues estos últimos han sido orientados e influenciados (como no podía ser de otra manera) por los veteranos.

Los sindicalistas cincuentones –y más todavía los de mayor edad--  se han formado y han ejercido sus responsabilidades en la fase del sindicalismo ascendente. Y para mayor precisión en un contexto de certidumbres o aparentes certezas. Fue una fase de continuo incremento de conquistas que, aunque con relativa lentitud, hacía visible la utilidad del sindicalismo y concretamente la utilidad de estar afiliado. Lo sabemos, nunca fue fácil, ni cómodo. Pero, con todos los matices que se quieran poner, ello fue incontestable para quien no tenga legañas  en los ojos.

En el actual paradigma de la parábola descendente del sindicalismo ya no estamos en la fase de ampliación de derechos y controles, sino en la defensa de lo anteriormente conquistado, un importante almacén de derechos democráticos, algunos de ellos cercenados y otros seriamente amenazados. No sólo en España: ahí tenemos las importantes movilizaciones francesas como botón de muestra y, anteriormente, la situación italiana.

En resumidas cuentas, el tránsito de la fase de ampliación a la de defensa es algo en que se encuentran ubicados todos los grupos dirigentes sindicales. Esta es una característica a tener en todo proceso de esa importante tarea de la formación de cuadros. Porque el ejercicio del conflicto social, en cualquiera de sus manifestaciones democráticas, es ante todo un conflicto de saberes y conocimientos concretos en esta fase de 4.0.