jueves, 4 de agosto de 2016

Daniel Ortega, el nuevo Tirano Banderas



Hace tiempo que observo con estupor los acontecimientos políticos en Nicaragua. Nada menos que Miguel Núñez, el legendario dirigente del comunismo catalán, me previno del cariz que tomaba la situación en aquel país y muy especialmente de la involución de Daniel Ortega. Núñez lo conocía a fondo, porque desde Las Segovias, estuvo colaborando en la reconstrucción de Nicaragua. Nadie podrá decir que Núñez tuviera ni medio gramo de sectarismo. Fue el primero en llamarnos la atención de bolsas de corrupción y de autoritarismo en el partido de Ortega. Miguel fue el primero en ver que los sueños se iban haciendo pesadillas.

Ortega ha pasado de ser un líder guerrillero anti somocista a un nuevo Tirano Banderas. Y sin embargo me juego lo que sea a que, desde algunas trincheras de la izquierda (sector mugre), habrá quien le coloque en el panteón viviente de la lucha contra el imperialismo. De momento callan.