jueves, 27 de enero de 2011

EL PREACUERDO SOBRE PENSIONES


He leído el texto del preacuerdo sobre pensiones. Como no se trata de establecer una competición de adjetivos, diré simplemente: si yo hubiera estado en la mesa de negociaciones habría firmado el documento. Los motivos que me llevan a la defensa de la firma son diversos. Vayamos por partes.


En primer lugar por sus contenidos; valorarlos pormenorizadamente, como es natural, se encargarán los que han estado, dale que te pego, en la mesa de negociaciones. En segundo lugar porque el sindicalismo confederal ha roto la estrategia gubernamental, a saber, que las disposiciones sobre pensiones fueran única y exclusivamente obra del Ejecutivo. En tercer lugar, la quiebra del planteamiento de sólo (y solamente) la jubilación a los sesenta y siete años. Dicho lo cual, me permito hacer una segunda reflexión.


Está claro que una zona no irrelevante del Gobierno no sólo apostó contra la negociación sino que incluso casi a última hora intentó dinamitar el acuerdo, al tiempo que buscaba apoyos a tal fin en el grupo de los 100 economistas que publicaron un chipiritifláutico artículo de viejas resonancias colonialistas: “Más vale honra si barcos que barcos sin honra”. Por lo demás, sea como fuere el caso es que el Gobierno ha ido (en la recta final) al acuerdo obligado por las circunstancias, no porque crea realmente en que tan importantes asuntos deban ser negociados.


Los dirigentes sindicales han estado a la altura.

7 comentarios:

Run Lola Run dijo...

Gracias. Estamos un poco faltos de opiniones.

Señor G dijo...

Su opinión es importante, la lectura del acuerdo y la experiencia la avalan. A mi, que no le he leido el acuerdo, la sensación que me queda es que el gobierno (y amigos de 100=FEDEA )queria la jubilación a los 67 y la tiene. Matizada por la negociación, vale, ¿pero lo que les falta para tenerla de aquí a que me jubile no se habrá vuelto a negociar y cada vez además con más fuerz de ellos y menos nuestra?.
Es que yo podría entender además que hay que apretarse el cinturón, y ser más cara para mi la jubilación, pero esto no va sólo. Va acompañada por la venta de las cajas, con que la burbuja inmobilaria no tiene ni responsables políticos que no hicieron políticas de vivienda, ni responsables financieros que daba hipotecas incumpliendo sus propias normativas, la iglesia sigue aumentando su financiación, que los que tanto cacarean que hay que jubilarse más tarde y por menos cobran ahora y cuando se retiren autenticas indecencias, con que cada vez es más barato que me echen del trabajo... vamos todo junto nos va agrandando el roto.

Señor G dijo...

Y espero que para mi tardía jubilación haya mayor baja por maternidad y más guardería, pq si no no sé que hará mi hijo con su nieto. :-) yo ahora tiro de mis padre pre-jubilado y de mi madre pre-jubilada consorte.

Heitor dijo...

Estoy decepcionado por la actuación de CC.OO. y UGT. Lo que hace un mes eran "líneas rojas" -- http://t.co/CExNPhO -- ahora se han descolorido hasta volverse amarillas.

gallo rojo dijo...

Vaya razonamiento:
J.L.B. nos viene a decir que el tema se ha negociado y esta es la virtud. Pero no dice nada sobre el contenifo del acuerdo que no es otra cosa que una rebaja generalizada de pensiones, o sea una disminución del salario indirectoa para todo el universo de los trabajadores.

Es como si fuésemos a la asamblea y los negociadores nos digeran: Compañeros hemos tenido éxito y la patronal ha aceptado firmar el convenio, sin embargo olvidaros de nuestra plataforma reivindicativa ya que hemos negociado en función de la plataforma reivindicativa de los patronos.

Parece que lo que JLB intenta hacer es felicitarse por el logro de mantener la legitimidad de los negociadores. Pero pierder de vista el contenido del pacto, que resulta perjudicial para los trabajadores en nombre de los cuales supuestamente se debía negociar.

Antonio Arnau dijo...

No esperabamos menos de ti, de la misma forma que nos temíamos la "posición" de Jordi. Y ahora, por favor, permitirme "la contradicción" de confluir en el pensamiento fundamentado en el idealismo filosófico y, empezar a creer y decirlo, que no hay un solo Ribo bueno para la causa de los de abajo.

Antonio Arnau dijo...

"Es como si fuésemos a la asamblea y los negociadores nos digeran: Compañeros hemos tenido éxito y la patronal ha aceptado firmar el convenio, sin embargo olvidaros de nuestra plataforma reivindicativa ya que hemos negociado en función de la plataforma reivindicativa de los patronos."
Gallo rojo ha expuesto la clave y, el que todavia pueda entender, entienda.