lunes, 18 de mayo de 2015

Aceptaré la sanción que me imponga el sindicato

Esta mañana me he quedado de piedra. Me para un señor con pinta de sesentón por la calle. Me dice que tiene un problema con la Seguridad Social y me pide que le eche una mano. En un momento de la conversación me aclara que va a votar al Partido Popular en las elecciones municipales. A pesar de ello, me dice, que confía en un servidor  para que se arregle su contencioso. A continuación pongo mi cara más amable y, educadamente, le digo: «Verá, usted me ha tomado por san Francisco de Asís.  Me pide que le ayude y, a continuación, me informa que votará al Partido Popular. Hable con el maestro Armero o con Mariano Rajoy. Conmigo no cuente ni siquiera para mover el dedo meñique de mi mano izquierda». El sesentón se ofende e intenta teorizar que el sindicato está para ayudar a todos, voten lo que voten. Le respondo: hable usted con el sindicato y dé parte de mi falta de consideración. Y le di la espalda sin despedirme del sujeto de marras.


Lo curioso del caso es que no tengo mala conciencia por haber incumplido uno de los preceptos más serios del sindicato: echar una mano a quien tenga problemas. ¿Estaré relativizando algunas cosas? Puede ser, pero ya empiezo a estar jartico de algunos catamañanas. En todo caso, aceptaré la sanción que estatutariamente me imponga el sindicato.  

1 comentario:

luis Carmona dijo...

Bueno sea como fuese al parecer el Sindicato no te sancionó. Si no me equivoco la posible Sanción ya está prescrita o en caducidad.
Es cierto que a veces hay que mandar un poquito a " tomar viento fresco", por no mandarlos a otro lugar más apestoso, a aquellos que abusan de la estructura del Sindicato sin el concepto de UNIÓN sindical. También es cierto que existen miles de personas de a pie que desconocen las tendencias políticas con sus respectivas idelogías, hablan sin conocimiento, Votan por inercia y a ésos si que deberíamos realmente ayudarlos ya que se trata de personas que de una forma u otra están desamparadas. Pero a aquellos elementos que están radicalizados en la Derecha.. sin duda hay que mandarlos a tomar ése viento fresco al que me refería.
Salud.