viernes, 25 de marzo de 2016

Cruyff y la Asamblea de Catalunya





Ya no está entre nosotros Johan Cruyff. Ayer hizo las maletas y nos dejó de repente. Él mismo hubiera dicho que se fue «en un momento dado», una de las frases que traía a colación cada dos por tres. La noticia nos puso a muchos «la gallina de piel», otro de sus dichos míticos. No vamos a hablarles a ustedes de su condición de formidable futbolista, de sobra lo saben. Sí les vamos a explicar algo de lo que nunca presumió y que con el tiempo ha ido quedando en el olvido.

Corría el mes de Octubre de 1973.

Nada más llegar a Barcelona, procedente del Ajax, se produce la famosa detención de los 113 miembros de l´ Assemblea de Catalunya en la iglesia de Santa María Medianera. Entre ellos: Antonio Gutiérrez Díaz, Josep Solé Barberá, Raimon Obiols, Paco Frutos, Agustí de Semir… Dispensen, no puedo citarlos a todos. La noticia provoca una enorme movilización: los trabajadores de más de un centenar de grandes empresas del cinturón industrial de Barcelona se movilizan con asambleas en el centro de trabajo, los Colegios Profesionales y los estudiantes se movilizan… Armand Carabén, uno de los managers del Barça le explica al Flaco, lo que está sucediendo.  Cruyff no da crédito de lo que ocurre. Él no tiene una especial conciencia política, pero como demócrata holandés no le cabe en la cabeza esa represión.

«En un momento dado», un grupo de personalidades barcelonesas se reúnen para ver de qué manera hay que reaccionar contra las detenciones. Uno de los presentes hace un planteamiento que, en principio, es tomado como una boutade: visitar a Cruyff y pedirle que le envíe un autógrafo a los detenidos. Aceptado, responde le presidencia de la reunión. Y esta moción se incorpora al conjunto de propuestas. Se decide que Xavier Folch, el Enviado de Tàpies en la Tierra, visite al Flaco y le haga la propuesta. Dicho y hecho.

Días después los detenidos recibieron una foto con una dedicatoria y la firma del holandés: "A los aficionados del Barça que no pueden acudir al Camp Nou, deseando que pronto puedan ver los triunfos del club".

Años más tarde, en la primavera barcelonesa de 1976, la misma Assemblea de Catalunya pone en pie la gigantesca movilización de la Llibertat, Amnistia i Estatut d´ Autonomia. Cruyff y Neskens proponen al vestuario firmar un documento en solidaridad con las movilizaciones. Se quedaron en una raquítica minoría.


Flaco, no sólo le recuerda a usted el fútbol. 

2 comentarios:

Jordi Arnaiz Moreno dijo...

Excelente articulo , yo desconocia su comproniso con la asamblea de Catalunya. Un crack , cono futbolista y como persona , , comprometido con la lucha !

Pilar Saborido dijo...

Y el que forma parte del cuarteto máximo del futbol mundial, no creía en ningún Dios. Lo dijeron el otro día, de pasada, en un reportaje sobre su vida. Yo le debo los buenos ratos que pasé viéndolo jugar en el Ayax y en la selección naranja, en 1973 y 1974, cuando les "robaron" el campeonato del mundo en Alemania. Estaba en la cárcel de Carabanchel por el proceso " 1001 ". Era de las pocas cosas que me hacían olvidar dónde estaba. ¡ Gracias monstruo !!