lunes, 28 de abril de 2014

¿CLIMA DE VIOLENCIA EN CATALUÑA?



1.--  Los medios de comunicación han dado cumplida noticia del incidente de ayer en Terrassa: una mujer de cincuenta años le da un puñetazo en la cara a Pere Navarro, primer secretario de los socialistas catalanes,  al tiempo que le propina un sonoro “¡hijo puta!”. Más información en http://www.elperiodico.com/es/noticias/politica/agresion-pere-navarro-psc-terrassa-3259938.  De la misma manera que apareció, tan levantisca mujer se quitó de en medio. Hasta la presente nada se sabe qué le impulsó a cometer tan incivil comportamiento. De la misma manera sabemos que el dirigente político pidió a sus acompañantes que no la molestaran. Como es natural, a través de las redes sociales, llovieron las muestras de solidaridad con Pere Navarro tanto desde sus parciales como de las propias instituciones catalanas.

Ahora bien, lo que parece sorprendente es que algunos medios socialistas, a través de twitter y otros aparatos, vincularan el comportamiento de la mujeruca «con el clima que está provocando el debate soberanista en Cataluña». O la no menos sorprendente declaración de un pintoresco ex diputado jabalí catalán de Ciutadans afirmando que "la siembra del odio empieza a recoger sus venenosos frutos". O finalmente el no menos estridente twiter del dirigente político agredido: «Agraeixo las nombrossísimes mostres de solidaritat que m'animen a seguir treballant perquè el diàleg superi per sempre més la violència. PNM. — Pere Navarro Morera (@pere_navarro) April 27, 2014»

2.--  Pregunto: ¿tan rápida ha sido la investigación de los medios socialistas, tan eficaz ha sido dicha investigación que en menos que canta un gallo llegan a la conclusión de, primero, en Cataluña se vive un clima de violencia, y, segundo, que dicha situación de violencia y odio está relacionada con el debate soberanista? Como mínimo quienes han hablado de esa manera son rematadamente imprudentes, al menos mientras no lo demuestren. Imprudentes por partida doble: de un lado, improvisando intencionadamente un vínculo que no han demostrado; de otro lado, abriendo el melón de un argumento que puede traer unas consecuencias indeseables. Ahora bien, quien se lleva la palma de todo ello es el agredido que ha demostrado poca templanza.    Porque está dando por sentado que existe ya «un clima de violencia». Más todavía, poca templanza y un comportamiento naïf cuando no muestra interés en saber quién es la cincuentona trabucaire.

Apostilla. Investíguese a fondo quién es esta mujer pegahostias; expliquen los apresurados amanuenses por qué relacionan el tortazo con el debate soberanista; y, finalmente, aclárenos Pere Navarro qué entiende por clima de odio y violencia. Todos nos merecemos una explicación; también los que no somos independentistas.  


Radio Parapanda.   ¡VIVA PREMURA! Por Paco Rodríguez de Lecea



1 comentario:

Jesús Turmo dijo...

Sea quien sea la agresora, hay poca duda de que aplicó violencia y no diálogo. Si nos ceñimos al tweet de Navarro, su contenido parece muy medido, y ni siquiera circunscribe el tema al ámbito catalán: un genérico 'diálogo y no violencia' que vale tanto para el actual clima político como social, y ampliable al territorio catalán, español y europeo como mínimo.
Del conjunto de comentaristas me llama la atención un punto en común entre muchos que se han empleado en insultar, ridiculizar y cuestionar de otros modos posibles a Navarro (no sea que la lógica corriente de simpatía hacia él ponga en riesgo 'el procés'): En una investigación paralela llegan a la conclusión de que la agresora es una sin techo, y establecido esto declaran desechada la posibilidad de que el incidente se pueda relacionar con el citado 'clima de tensión'... Esto es 'Soberanismo todavía-hay-clases', si eres sin techo ni cuentas, ni siquiera como sujeto susceptible de recibir influencia del 'clima general'.