sábado, 22 de agosto de 2015

La forja de un catalán sin apellidos y la solidaridad española


Escribe: Pedro López Provencio, dirigente histórico de CC.OO. de Seat


El señorito despidió a mi padre de su trabajo en el molino. De eso pronto se cumplirán 70 años. Los motivos los contaré en otra ocasión.  Una hermana de mi madre, que a la sazón era la jefa del auxilio social del pueblo, consiguió que unos conocidos suyos le facilitasen un empleo en “Lámparas Z”. En Barcelona, a más de 600 km de distancia. Como esa emigración forzosa fue “con papeles” se pudo librar de ser internado en el estadio de Montjuic, uno de los lugares donde encerraban, en condiciones infrahumanas, a los inmigrantes pobres, que llegaban de otras partes de España sin un empleo, hasta que los devolvían a sus lugares de origen.

Unos meses más tarde, mi madre, mi hermana y yo, nos reuníamos con él. Para vivir, inicialmente, en una habitación realquilada «con derecho a cocina». Las condiciones de trabajo de mi padre eran al principio deplorables. Para paliar la toxicidad le proporcionaban leche que debía beber durante las interminables jornadas laborales. Si malo fue el día a día de mi padre, la situación de mi madre se puede calificar sin reparos de extremadamente cruel. Vivir en el Poble Sec de entonces, sin familia y sin amigos en su entorno. Desconociendo el idioma popular reprimido oficialmente. Hablando el idioma de los opresores, aunque muchos de estos fuesen catalanes. Con cultura y costumbres muy diferentes a las de sus vecinos. Soportando el rencor de algunas personas que debían creerse con mejor derecho para ocupar el trabajo de  mi padre.

En 1950, acabada de nacer mi segunda hermana, consiguieron un pequeño piso de alquiler en Hostafrancs. Un barrio obrero acogedor y solidario. Entenderse con los vecinos ya no fue un problema de idioma sino de pertenecer a una misma clase social. Los niños jugábamos en la calle a caball fort, futbol y punta pala, y contando “aventis”, sin reparar  en si éramos de aquí o de allá. Cuando murió mi madre y recuperé mis álbumes de trabajos escolares, que ella conservaba como un tesoro, descubrí con asombro que estaban escritos casi al 50% en catalán y en castellano.

Del 55 al 63 estuve en Gijón, estudiando con una beca en la Universidad Laboral. Desconectado del barrio. Los veranos en Barcelona los ocupaba trabajando en pequeños talleres mecánicos. El idioma y la cultura catalana me fueron ajenos en ese tiempo. Llegué a sostener, ante el escándalo de mis interlocutores, que si con el castellano ya nos entendíamos todos ¿para qué había que aprender catalán? Y otras lindezas que no me atrevo a reproducir.

En los siguientes años 60 me incorporé al Centro Católico de Hostafrancs y empecé a trabajar en la SEAT. Con los amigos y compañeros que fui encontrando, muy especialmente en CC.OO y en el PSUC, se produjo un cambio espectacular. Trabajar durante el día, estudiar dos carreras por la noche, hacer de sindicalista, leer y asumir la funesta manía de pensar, pueden reconvertir al más duro de mollera.

Así fui comprendiendo que carecíamos de los más elementales derechos y libertades. Principalmente laborales y políticos. Pero también sociales, culturales y lingüísticos. Que la Dictadura pusiese todos los medios para evitarlo, no nos impidió irlos imponiendo y ejerciendo. Nos asociamos, nos reunimos, divulgamos nuestras opiniones por escrito en octavillas y de viva voz en las asambleas. Y nos manifestamos cada 30 de abril, víspera del 1º de Mayo, y cada 11 de setiembre, Diada nacional de Cataluña. Eso nos valió despidos del trabajo e inscripción en listas negras, procesamientos en el TOP y en los tribunales militares, encarcelamientos, tortura y la muerte de algunos compañeros.

Durante los años 70, cuando iba por otros pueblos y ciudades de España, podía comprobar el aprecio y la solidaridad que despertaba nuestra lucha. El respeto por nuestras demandas culturales e idiomáticas. Se podía notar la admiración que despertaba Barcelona, como ciudad abierta y acogedora, cosmopolita e integradora. Culta en humanidades y en ciencias. En donde se intentaba la síntesis de los valores humanos, con las normas de conducta y la libertad. Donde procuraba habitar sin conflicto el individuo y la comunidad. Donde la identidad y la diversidad ensayaban la coexistencia en armonía. La fascinación que ello despertaba fue lo que me hizo sentir el honor de ser catalán que todos me atribuían. Empecé a serlo el día en que, de niño, oí decir a mi padre “yo soy de donde doy de comer a mis hijos” y lo confirmé cuando un amigo, catalán de origen, me dijo “ésta es nuestra casa, usemos y disfrutemos de todo lo nuestro, especialmente de nuestro idioma y de nuestra cultura”.

Así nuestra lucha, junto a la de otros muchos españoles, acabó con la Dictadura. Pero tuvimos que pactar. Aprobamos una Constitución y un Estatuto de Autonomía. Con ello dimos por ejercido el Derecho de Autodeterminación que el PSUC había venido reivindicando. La “señora correlación de fuerzas” nos hizo aceptar algunas partes, de esas normas fundamentales, que no nos gustaban. Otras se dejaron conscientemente abiertas o sin la suficiente concreción. Esperando mejorarlas en un futuro conforme alcanzásemos los gobiernos y el Poder.

Lamentablemente, como es notorio, los gobiernos han sido habitualmente fagocitados por la derecha y el Poder se ha mantenido en casi las mismas manos. Internacionalizándose en los últimos tiempos, para peor. Y con el nuevo siglo llegó la crisis, que enriquece a unos pocos y nos perjudica a la inmensa mayoría. La resultante es un retroceso en derechos y libertades socio-laborales. Y no por culpa de los contenidos en la Constitución o el Estatuto, sino por quienes han tenido la facultad de interpretarlos, aplicarlos y legislar en su beneficio. Con la amalgama de corruptores y corruptos.

Resulta indudable que, durante las dos últimas décadas del siglo pasado, las clases populares fuimos mejorando considerablemente. Teniendo en cuenta de donde veníamos, claro. En función de eso, sindicalistas y otras fuerzas sociales, fuimos rebajando el nivel de conflictividad y de reivindicación. La abundancia ficticia que proporcionó la burbuja inmobiliaria consiguió desmotivar, desmovilizar y desorganizar a buena parte de la clase trabajadora.

Sin embargo los nacionalistas jamás reconocieron avance alguno y mantuvieron bien en alto su enfrentamiento. Hoy hay quien se atreve a decir sin rubor que existe una acción genocida del Estado contra todo lo catalán. Y absurdos de similar envergadura. De tal manera que cuando la crisis nos golpeó de forma inmisericorde encontraron inmediatamente al culpable: España, que nos roba y no nos quiere.

Parece evidente que los gobiernos de PP y CiU comparten ideología y colaboran con entusiasmo contenido. En los traspasos hacia la sanidad privada, el deterioro de la escuela pública, la disminución de los servicios sociales y, en general, en el retroceso en derechos y libertades, especialmente los laborales. Aportan millones de dinero público al sistema financiero privado. Y los casos de corrupción los acorralan sin tregua.

Al tiempo, los convergentes y otros acólitos anuncian la posibilidad de que la patria catalana se “libere del oprobioso yugo tricentenario” sin coste alguno y con todas las ventajas y beneficios imaginables. Los peperos advierten del “peligro” de disgregación de la patria española inmutable. A ese filón se lanzan y, sorprendentemente, consiguen la adhesión de una parte muy numerosa de la población. ¡En el siglo XXI!. Y ahí estamos, primero la independencia, o no, y después ya veremos, pero mandando los de siempre.

La triste realidad actual es que, junto a la unidad de los patriotas, se impulsa el enfrentamiento entre unos y otros catalanes y los demás españoles, entre los que tienen un trabajo fijo y los que lo tienen temporal, entre parados, en busca de un empleo escaso y precario, entre inmigrantes y autóctonos, entre manteros y pequeños comerciantes, entre vecinos y turistas, etc. Divide, vencerás y entretendrás.

Y en esta situación de retroceso en la solidaridad, en la empatía y en la buena voluntad, este catalán atribulado mantiene la esperanza de un cambio. Que se abandone pronto este nuevo sindicato vertical en el que “patronos y productores” han de perseguir un objetivo común, como requiere todo nacionalismo. Que aquellos que durante la noche franquista nos escuchaban, nos admiraban y se solidarizaban con nuestra lucha, no tengan que volver a decirme, al intentar darles alguna explicación de lo que nos pasa, “si queréis la secesión hacedla pero ahorradnos las explicaciones”.


Seguramente se tendrá que inventar algo parecido a lo que en su día fue la “unión de las fuerzas del trabajo y de la cultura” para la nueva batalla, que también tiene sus implicaciones europeas e internacionales. Es bonito el ombligo pero dejemos de mirárnoslo.

8 comentarios:

Temujin dijo...

Enhorabuena...

José Luis Prados Vallés dijo...

Como me identifico con lo que se narra, a pesar de que lo hace alguien que ha habitado casi siempre en esa Castilla que cuentan como opresora, cuando era la mas opeimida.
Cuanta admiracion ha despertado siempre entre muchos de nosotros esa Barcelona moderna, antesala de la Europa que anhelabamos!
Como hemos gritado en las calles, libertad, unido a autonomia!
y desde ese cariño, hoy defendemos el federalismo como la solucion a las justas demandas de respeto a cultura, lengua, diferencias, pero tambien a nuestro deseo de seguir juntos para ser mas fuertes, para intecambiarnos lo bueno de cada uno y sobre todo, porque juntos, los trabajadosres, conseguimos arrancar a la derecha gobernante a los dos lados del Ebro, el poder y las conquistas sociales que se empeñan en anular.
Gracias y felicidades por tu articulo y animo en esta nueva lucha.

Juan Zamora dijo...

Un comentario emocionante más que oportuno en una situación en la que las emociones están monopolizadas por los nacionalistas, que dejan el campo de la razón a quienes detestamos el culto a la patria y la devoción "a lo nuestro". Saben que las emociones ganan siempre, al menos a corto y medio plazo, la batalla a la razón. Felicidades, Pedro.

sergi salgado i formatger dijo...

Molt be, Pedro.
Ets el meu heroi
Una abraçada
Sergi

Pep dijo...

Hola company.
Sóc Josep Boltaina Foz i voldria donar la meva opinió al teu escrit, que l’admirat López Bulla ha fet seu. Seguirè una mica el teu propi guió, demanant-te excuses per la seva longitud i, al mateix temps, amb el prec que ho vulguis incloure com a comentari al teu blog, si et sembla prou interessant.
“ El meu pare era pastor al Matarranya. Després de la guerra civil i de passar pels camps de concentració franquistes, arriba a Barcelona perquè al seu poble no hi tenia cap possibilitat: era anarquista i de la CNT!. Es va casar amb ma mare, que era del mateix poble. I també va fer venir a l’abuela per pura necessitat. Vivien tots tres en una habitació del barri de Sants, rellogats. I vaig venir jo, per fer el quartet perfecte.
Les meves primeres paraules van ser en català (com sabeu era i és l’idioma de la gent del Matarranya, malgrat la pisonadora del “hable ud. en cristiano”). Però també vaig ser testimoni de l’apallisament , en una cua del racionament (recordeu?) d’un pobre home que no sabia ni un borrall de castellà. Coses del franquisme…
A 14 anys, després d’intentar fer d’aprenent a la Seat, on no em van admetre pels antecedents del meu pare (ell m’ho va explicar així)vaig començar a estudiar el peritatge industrial per la nit, a més de treballar com a noi dels encarregs a diverses empreses. Això ho vaig poder fer per l’esforç dels meus pares treballant de dilluns a diumenge ,peò de la construcció i de dona de fer feines.
La parròquia de Sant Medir de Sants, tant important pels antifranquistes, va ser el primer lloc d’organització social, amb un grup de cristians molt actius i progressistes.Aviat, però, els meus dubtes existencials van fer que la religió deixés de ser la meva opció, però em van quedar gravats els valors cristians de solidaritat, no violència i “germandat” per tothom.
Llavors la mili, el contacte amb gent represaliada del SDEUB i l’accés a les Comissions de Solidaritat amb els Presos Polítics, el PSUC i les Comissions de barri-Associacions de veïns (Centre Social de Sants, Badal brasil i adjacents…).
I al PSUC, valors com la organització social,l’Aliança de les forces del treball i la cultura, l’autodeterminació dels pobles i moltes hores de treball i de lluita. No cal dir que mai vaig entendre com en plena “recuperació democràtica” i per aconseguir la legalització sense traumes, en Santiago Carrillo i el PCE (i per tant el PSUC) va passar de república a monarquia, de la bandera tricolor a la del franquisme edulcorada i primar la lluita parlamentària a la lluita popular, excepte honroses excepcions, com el moviment obrer dels primers temps. I la desfeta del V Congrés on vaig viure amb angoixa i desesperació les lluites fratricides, textualment.
Que la gent senzilla som molt donats al gregarisme i el “¿donde va Vicente?, donde va la gente”, ens ho testifica, una vegada més, la disolució de la consciència de classe que va acompanyar a l’alegria econòmica , on unes engrunes del “pa del capital” van fer que fins i tot molts obrers alardejaven de “inversions rentables” “% per sobre de les millors expectatives”, “amb els crèdits i hipoteques ens ho podem permetre”, mirant malament als que no volien fer inversions ni especulacions per petites que fosin.
I la corrupció? Això és o va ser una gangrena social que li permet a poca gent llençar la primera pedra: Escapolir-se en el pagament de l’IVA, baixes laborals no justificades encara que les firmés un metge, buscar amics “ben relacionats” per aconseguir una feina. De les grans corrupcions, que socialment eren molt més greus, ja n’anem tenint constància, produeixen grans estralls, però hem de fer net en nosaltres mateixos si volem netejar les estructures.

Pep dijo...

SEGUEIXO!!!! Serveixi tot això d’antecedent per continuar comentant el teu escrit.
Jo mai he cregut que el dret a la autodeterminació tingués data de caducitat. El PSUC no ho va dir mai que amb l’autonomia es donava per exercit aquest dret, que jo sàpiga.
És bastant clar que l’actuació del PP i de CiU està afavorint les privatitzacions, la disminució de l’estat del benestar, la corrupció a gran escala i d’altres agressions a les classes populars. Però no cal ser nacionalista per adonar-se’n de la importància que té la nefasta actuació de “tiris i troians” de l’Estat Espanyol vers les necessitats econòmiques, socials, culturals… de Catalunya. Crec que no cal fer un memorial de greuges , suficientment conegut per qui vulgui saber-ho. Espanya no ens roba. Qui ens maltracta en tots els àmbits son els governs, les classes polítiques i, com ara es diu, la “casta” que viu a la seva ombra.
-Una sacsejada com la que s’està produint a Catalunya i, en menor mesura, a l’Estat Espanyol, ha començat amb les manifestacions multitudinàries de la gent , del poble (una part, però important) català (juntament amb les movilitzacions del 15M i posteriors)que ha fet trontollar l’apatia i el tantmefotisme instal.lat arreu. Temes com el federalisme, la reforma constitucional,etc., ¿algú creu que estarien a l’ordre del dia sense els 11 de setembre darrers?
Podem dir, amb la suficient sinceritat i coherència moral que tot això és producte d’un xarampió nacionalista? I algú pot mantenir que als independentistes, soberanistes o com volgueu dir-ho només ens mou la pulsió separatista?. No, company. Amb una certa innocéncia i amb un pel d’inconsciència, molts de nosaltres anem a buscar una sortida, una eina que pugui resucitar també alló de l’aliança de les forces del treball i de la cultura, amb molt d’esforç, però amb més mitjans i trempera.
Per altra banda , i per no cansar-te més, les conseqüències de tota aquesta moguda les haurem d’assumir amb tota la nostra responsabilitat, tant els que volem el canvi com els que no:
En el cas que el 27S hi hagi una majoria favorable al SI a la independència, TOTS estarem cridats a treballar per la construcció d’aquestes noves estructures més justes.
En el cas que la majoria sigui favorable al NO, tocarà als que ho defenseu aconseguir aquelles relacions més ???? amb l’Estat espanyol. Potser els del SI també us haurem d’ajudar, perquè la Història no s’acaba ni al setembre ni mai. Però ho farem sense il.lusió, convençuts com estem que el mur de la prepotencia, la superioritat i les majories aplas tants no el podrem derruir, si no aconseguim saltar-lo.
Així que ja anirem veient com evoluciona la situació. Sense crispacions, però amb amatent fermesa.
Salut, company.

sergi salgado i formatger dijo...

M' agraden molt els vostres comentaris, companys.
Salut i Revolució
El Sergi

Francesc Vila Prat dijo...

M'identifico totalment amb el que diu en Josep Boltaina en els seus dos comentaris, molt especialment amb els tres darrers paràgrafs del segon.
Sóc de Santpedor i estic jubilat després d'haver treballat més de 38 anys com a professor de Llengua espanyola i literatura a l'Institut Lacetània de Manresa. Vaig ser membre de les Comissions de Solidaritat els darrers anys de la dictadura i vaig militar al PSUC de 1975 a 1983. Ara defenso l'opció que Catalunya pugui ser un estat independent si així ho decideix la majoria dels seus ciutadans.
Encara que de cara al 27-S estiguem en posicions diferents (jo sóc un dels "candidats" de Junts pel Sí), després de les eleccions, i d'acord amb el mandat democràtic que hagi donat el poble de Catalunya, hem de saber treballar colze a colze tots els que defensem una Catalunya sobirana, en què la justícia i els drets socials estiguin en primera línia de l'acció de govern.