lunes, 12 de junio de 2017

Los conspiradores piden perdón



De ellos hubiera dicho Michel de Montaigne que decidieron «embridar el asno por la cola». Viejos líderes del Labour Party (Dan Jarvis, Yvette Cooper, Chuka Umumna y otros), herederos de la sonrisa vertical de Tony Blair han pedido perdón. Lo explica Rafael Ramos en su crónica londinense de hoy (La Vanguardia).  Digamos que estos herederos del gordo y ubicuo Falstaff, anti héroe shakespeariano, tienen ahora buen olfato.

En menos de veinticuatro horas, tras el éxito de Corbyn, los herederos de Giddens – Blair han metabolizado, al menos aparentemente, el signo de los tiempos en el Reino Unido. Y, en vez de auto proponerse una larga cuarentena, y, tras pedir perdón, se ponen a disposición de Corbyn por si los necesita para formar el gobierno en la sombra. Falstaff en estado puro.


Post scriptum. Aprovecho la ocasión para hacer publicidad, ya que mi editorial no se gasta un duro en propagar el libro citado arriba. Les recuerdo a todos ustedes que el miércoles a las 19 horas presentaremos el libro «No tengáis miedo de lo nuevo, trabajo y sindicato en el capitalismo globalizado» en la sede de Comisiones Obreras de Cataluña. Un detalle: me dicen los organizadores del acto que el aire acondicionado irá a todo meter. Se agradece el gesto.   


No hay comentarios: