viernes, 17 de febrero de 2017

La Infanta tontuela

El dómine Cebra


Todavía queda mucho trecho para hablar de igualdad real de la mujer en comparación con los hombres en España. En todos los ámbitos: en el trabajo asalariado, en la dirección de las empresas, en la política… Tan cierto como decir que el rio Genil atraviesa lentamente la Vega de Granada. Incluso a pesar del salto de cualidad que, de un tiempo a esta parte, está teniendo la presencia de la mujer en la vida social, cultural y política española. Y la conquista (todavía insuficiente) de la mujer en los espacios de la sociedad. Una conquista fatigosa y, según cómo se mire, heroica.

No es este el caso de Cristina de Borbón y Grecia, que las  convenciones al uso la hacen ser infanta de España. Tras la sentencia del Tribunal que ha visto el llamado caso Nóo´s ha quedado como una tontuela e ignorantona. A pesar de su titulación como licenciada en Ciencias Políticas, según consta en los registros académicos. Nunca supo nada de las barrabasadas de su cónyuge. Sólo estaba allí: «del salón en el ángulo, de su dueño tal vez olvidada, silenciosa y cubierta de polvo, veíase la infanta». Que diría el poeta sevillano.  

Habrá que convenir que esta señora no es sociológicamente representativa de la mujer española, de lo que está siendo la mujer española. Es el pasado tontuelo. Es lo que definitivamente se está yendo. Esto es lo que sin decirlo ha manifestado la sentencia. 


No hay comentarios: