viernes, 20 de enero de 2017

Ya está Trump en todo lo alto



Ya tenemos a ese Trump en todo lo alto. Pronto veremos cuándo y qué estropicios hará. Entonces veremos cómo reaccionamos así en América del Norte y en los cuatro puntos cardinales del planeta. Ya es presidente cómo querían millones de estadounidenses y hasta ese pánfilo de Stanley Payne. El anciano historiador ha declarado que «voté a Trump porque si se pasa lo destituirán». Sancta simplicitas!. Pero millones de personas le han votado por intereses o convicciones.

Pero hay un gentío enorme de la izquierda llorona que, exhibiendo cinco duros de quincalla ideológica, facilitó con su abstención que ese personaje se hiciera con el sillón de Abraham Lincoln. Sabían qué se les vendría encima si Trump ganara la partida. Pero se quedaron en casa, porque la Clinton «es la casta, la casta de todas las castas». Y ha habido intelectuales norteamericanos que pusieron más énfasis en que no se votara a la madre de todas las castas que en impedir que Trump y sus alabarderos se hicieran con las riendas del caballo. No es la pureza de los principios, es la confusión entre gilipollescencia y principios. Ahora nos enseñarán que si patatín, que si patatán. Pero Trump ya está ahí arriba. Organizarán nuevamente la cofradía de abajofirmantes para denunciar los desmanes del caballero rubio. Pero el hombre rubio ya está en todo lo alto. No os pido que os calléis, solamente que os toméis un lustro sabático y, retirados a un monasterio, reflexionéis sobre la trágica chorrada que habéis organizado.   


No hay comentarios: