miércoles, 7 de septiembre de 2016

¿Qué está pasando en el grupo PRISA?



Empiezo a alarmarme con lo que está sucediendo en El País y sus islas adyacentes. De un tiempo a esta parte se están produciendo sospechosas rescisiones de contratos, y –según fuentes cercanas de absoluta seriedad profesional--  se trata de despidos. He preguntado a un amigo qué está pasando en ese archipiélago. La respuesta me parece, en principio, surrealista: «El País quiere ser los Luca de Tena del siglo XXI». Más tarde, después de reposar dicha respuesta, caigo en la cuenta de que no es una metáfora.

Y sigo alarmándome cuando constato que esta serie de despidos escalonados no ha provocado ninguna reacción de protesta por parte de la plantilla. Ni tampoco ha habido ninguna reacción de la profesión. Hablo telefónicamente con un amigo; su respuesta me congela: «La profesión no existe». Y me entra un malhumor de mil demonios.

¿Qué hacer, pues? Si Cebrián se disfraza de Luca de Tena, si nadie en el diario quiere alzar la voz, y si ahora no tengo ganas de cavilar sobre la existencia o no de la profesión, no me queda otro recurso que abstenerme de la compra de El País. Lo leeré de gañote on line.

Radio Parapanda.--  Es una imperiosa necesidad que el PP haga una larga travesía por el desierto. Escribe un ya activo bloguero Joaquín Aparicio Tovar