viernes, 19 de agosto de 2016

Hollande y el Papa Francisco perdieron el pulso



Quiero suponer que la negativa del Estado Vaticano a dar el placet al embajador de Francia es cosa de la Curia. El embajador, católico por  más señas, se declaró gay hace tiempo.  Así pues, los viejos galápagos le pusieron la proa y, después de un largo contencioso, Hollande –acribillado de problemas por los cuatro costados--  se ha tragado el sapo y retirado al embajador. O lá, lá.  Digamos, además, que Francisco --«¿Quién soy yo para juzgar a una persona que se declara homosexual?»--  ha arriado, en este caso, las velas pontificias.

A mi juicio hay, por lo menos, dos elementos sobre los que conviene cavilar. Uno, Francisco sigue estando en una considerable fragilidad; de momento la Curia le deja que hable, pero sigue controlando las bridas y los aparatos de poder de la transnacional vaticana. Dos, Hollande –crucificado y ya casi exangüe--  propina una patada en los mismísimos a los derechos civiles. Y, además –si nuestra hipótesis tiene sentido--  debilita la autoridad y la auctoritas de Francisco. El presidente francés lo hizo bien durante un tiempo manteniendo al embajador contra viento y marea. Pero llegó un momento que perdió el pulso ante el galapagar de la Curia, cuyo poder material sigue siendo enorme y, más todavía, el inmaterial.

Lo que, en todo caso, parece evidente es la debilidad de Francisco. Los únicos que muestran su desabrimiento son la muy importante legión de ultras que, a pecho descubierto y organizadamente, están abriendo fuego con una artillería pesada contra las libertades civiles en todo el mundo con sus posiciones anteriores al Concilio Vaticano Segundo. Al mando de estos legionarios están cardenales de vieja estampa, obispos de alto copete y curas de olla, que siguen gustosamente la vieja máximo de «mi Reino es de este mundo, vaya que sí». Es el catolicismo de faralaes y casquería que se disfraza de pueblo para echarle la mano a la garganta.


¿Dónde están las comunidades cristianas de base?

No hay comentarios: